Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770 – 1831) fue un famoso filósofo alemán que vivió en el siglo XVIII.

Durante su juventud se vio profundamente influenciado por la Revolución Francesa y la civilización helénica. Estudió Metafísica, Filosofía de la Historia, Filosofía Política, Lógica y Estética. Llevó a cabo un estudio profundo de las obras de Aristóteles, Platón, Sócrates, Kant y Fichte para buscar conocimiento.


Escribió varios libros y artículos, que se consideran las principales obras filosóficas de su tiempo. Es el fundador del hegelianismo historicismo, la ‘Naturphilosophie’ y pertenecía a la escuela del idealismo alemán junto con el idealismo absoluto y objetivo. Sus pensamientos incluían el idealismo absoluto, la dialéctica hegeliana y la «sublación».

En el momento de su muerte, era uno de los filósofos más destacados de Alemania. Sus puntos de vista son muy apreciados incluso hoy y son interpretados de manera diferente por conservadores de derecha y seguidores de izquierda, que están más inclinados hacia una posición atea.

Te dejamos una breve muestra de sus mejores citas para que puedas juzgar por ti mismo.

Citas célebres de Georg Wilhelm Friedrich Hegel

Conocer las limitaciones ya es estar más allá de ellas.

Aprendemos de la historia que no aprendemos de la historia.

Todo lo racional es real; y todo lo real es racional.

La verdad no se encuentra ni en la tesis ni en la antítesis, sino en una síntesis emergente que reconcilia las dos.

Si quieres amar debes servir, si quieres libertad debes morir.

Tengo el coraje de estar equivocado.

Al castigar al delincuente se le honra como ser racional.

La lectura del periódico es la oración matinal del hombre moderno.

El drama no es escoger entre el bien y el mal, sino entre el bien y el bien.

Cien años de injusticia no hacen derecho.

Con la existencia surge la particularidad.

Una pieza individual solo tiene significado cuando se ve como parte del todo.

Nada grande se ha hecho en el mundo sin una gran pasión.

Las tragedias genuinas en el mundo no son conflictos entre lo correcto y lo incorrecto. Son conflictos entre dos derechos.

Quien todo lo desea no quiere nada en realidad, y nada consigue.

Hacer que las abstracciones se mantengan en la realidad es destruir la realidad.

El valor que lucha es mejor que la debilidad que perdura.

La contradicción es la raíz de todo movimiento.

Las verdaderas tragedias no resultan del enfrentamiento entre un derecho y una injusticia. Surgen del choque entre dos derechos.

Ser independiente de la opinión pública es la primera condición formal para lograr algo grandioso.

Las diferencias de clases son universales.

Pero es absurdo creer que se pueda hacer algo, sin querer recibir satisfacción en ello.

El coraje de la verdad es la primera condición del estudio filosófico.

Coloca lo ideal, el pensamiento, entre la violencia del impulso y su satisfacción.

La belleza es simplemente lo espiritual que se da a conocer sensualmente.

El hombre que no es capaz de luchar por la libertad, no es un hombre, es un siervo.

La historia del mundo no es otra que el progreso de la conciencia de libertad.

Quien mira racionalmente el mundo, lo ve racional.

La duración del viaje debe ser soportada, ya que cada momento es necesario.

Las castas no son rígidas, sino que están en lucha y en contacto unas con otras; y asistimos con frecuencia a resistencias y desapariciones de castas.

La lechuza de Minerva extiende sus alas solo con la caída del anochecer.

La historia en general es, por lo tanto, el desarrollo del Espíritu en el Tiempo, ya que la Naturaleza es el desarrollo de la Idea en el Espacio.

El que aspira a algo grande, ha de saber limitar sus deseos; quien, al contrario, todo lo quiere y lo ambiciona, en realidad nada consigue.

Sólo cuando los individuos conocen sus fines existe la verdadera moralidad.

La independencia del hombre consiste en esto: en que sabe lo que lo determina.

Cada idea, extendida al infinito, se convierte en su propio opuesto.

El comportamiento simple del alma ingenua consiste en atenerse, con un convencimiento confiado, a la verdad públicamente reconocida, y edificar a partir de esos sólidos cimientos un modo de actuar y una posición firme en la vida.

La gente es esa parte del estado que no sabe lo que quiere.

El hombre no vale por ser judío o griego, por haber nacido bien o mal, sino por ser hombre.

Demasiado justo para adorar, demasiado divino para amar.

El filósofo debe hacer filosofía cuando ya la vida ha pasado.

La música es el arte del sentimiento.

La ciencia y el conocimiento, especialmente el de la filosofía, vinieron de los árabes a Occidente.

La limitación de la libertad es inaceptable en el orden moral.

Podríamos recluirnos en el egoísmo, que permanece en la playa tranquila, y contemplar seguros el lejano espectáculo de las confusas ruinas.

Antes del fin de los tiempos será el fin de la historia. Antes del fin de la historia será el fin del arte.

El sol, la luna, las estrellas, el Ganges, el Indo, los animales, las plantas, todo es para el indio un Dios.

Tened el valor de equivocaros.

El mal reside en la misma mirada que percibe el mal a su alrededor.

Lo que el hombre es realmente, tiene que serlo idealmente.

La historia mundial es un tribunal de justicia.

Ningún hombre es un héroe para su ayuda de cámara. Esto no es porque el héroe no sea un héroe, sino porque el valet es un valet.

Pensar y amar son cosas distintas. El pensamiento en sí mismo es inaccesible al amor; engendra el amor y lo gobierna, pero no es el amor.

Una idea es siempre una generalización, y la generalización es una propiedad del pensamiento. Generalizar significa pensar.

El que vence al furor vence a los enemigos.

Aquel para quien el pensamiento no sea lo único verdadero, lo supremo, no puede juzgar en absoluto el modo filosófico.

El pensamiento, tanto como la voluntad, debe comenzar por la obediencia.

Al hablar de un pueblo, hemos de exponer las potencias en que su espíritu se particulariza.

¡Bienvenido sea el dolor si es causa de arrepentimiento!

Un hombre que tiene un trabajo que le conviene y una esposa a quien ama, ha cuadrado sus cuentas con la vida.

Dios es Dios, tan sólo en tanto y en cuanto se conoce a sí mismo.

China tiene de peculiar el haberse desarrollado dentro de sí misma.

La diferencia de funciones se da necesariamente en todo Estado racional; las clases, pero todavía más los individuos, se destacan.

Dios es el ser eterno en sí por sí; y lo que en sí y por sí es universal es objeto del pensamiento, no del sentimiento.

Solo un hombre me entendió y él no me entendió.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here