jrr-tolkien

John Ronald Reuel Tolkien (1892 – 1973) fue un prestigioso escritor, poeta, filólogo y profesor inglés, conocido como el autor de las obras clásicas de gran fantasía El hobbit, El señor de los anillos y El Silmarillion.

Trabajó como profesor catedrático y fue miembro de Pembroke College, Oxford, además fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II el 28 de marzo de 1972.

Después de la muerte de Tolkien, su hijo Christopher publicó una serie de trabajos basados ​​en las extensas notas y manuscritos inéditos de su padre, incluido The Silmarillion. Estos, junto con El Hobbit y El señor de los anillos, forman un conjunto de cuentos, poemas, historias de ficción, idiomas inventados y ensayos literarios relacionados con un mundo de fantasía llamado Arda y la Tierra Media. Entre 1951 y 1955, Tolkien aplicó el término legendarium a la mayor parte de estos escritos.

Si bien muchos otros autores habían publicado obras de fantasía antes de Tolkien, el gran éxito de El hobbit y El señor de los anillos condujo directamente a un resurgimiento popular del género. Esto ha hecho que Tolkien se identifique popularmente como el “padre” de la literatura de fantasía moderna, o, más precisamente, de la gran fantasía.

En 2008, The Times lo colocó en el sexto lugar en una lista de “Los 50 mejores escritores británicos desde 1945”. Forbes lo clasificó como el quinto “celebridad muerta” con mayores ingresos en 2009.

Citas célebres de J. R. R. Tolkien

Ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.

Desleal es aquel que desaparece cuando el camino es oscuro.

No debe prometer andar en la oscuridad quien no ha visto el anochecer.

La fantasía es, como muchas otras cosas, un derecho legítimo de todo ser humano, pues a través de ella se halla una completa libertad y satisfacción.

No había otro remedio que seguir y seguir, aun después de sentir que no podrían dar un paso más.

No diré: no llores; porque no todas las lágrimas son malas.

¡Hay siempre en ti más de lo que uno espera!

No es la fuerza del cuerpo lo que cuenta, sino la fuerza del espíritu.

Había una foto en particular que le molestaba. Comenzó con una hoja atrapada en el viento, y se convirtió en un árbol; y el árbol creció, enviando innumerables ramas y sacando las raíces más fantásticas.

Sólo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado.

señor-de-los-anillos

El que rompe una cosa para descubrir qué es lo que ha dejado, ha dejado el camino de la sabiduría.

Las guerras no son favorables a los placeres delicados.

Mi consejo para todos aquellos que tienen el tiempo y la predisposición para ocuparse de la lengua internacional sería: apoyad al esperanto con lealtad.

El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse.

Si no crees en dios, la cuestión ¿cuál es el propósito de la vida? Resulta incontestable. ¿A qué dirección mandarás la pregunta?

¡Eres sólo un simple individuo en un mundo enorme!

Los traicioneros son siempre desconfiados.

La desesperación es solo para aquellos que ven el fin más allá de toda duda. Nosotros no.

¿Cómo te mueves? Sigues adelante cuando tu corazón finalmente entiende que no hay vuelta atrás.

No todo lo que reluce es oro, ni toda la gente errante anda perdida.

Poco a poco, uno viaja lejos.

El que rompe algo para saber lo que es, ha perdido el camino de la sabiduría.

Me he dado cuenta que a menudo, los corazones de los hombres no son tan malos como sus actos, y casi nunca como la maldad de sus palabras.

Los atajos causan largos retrasos.

La fantasía es una forma superior del arte, de hecho, la forma más pura, y así, cuando se logra, la más potente.

No hay nada como mirar, si queréis encontrar algo.

Creo que lo que llaman cuentos de hadas es una de las formas más grandes que ha dado la literatura, asociada erróneamente con la niñez.

El que no tiene fe es el que se despide cuando el camino se oscurece.

Creo sinceramente que ningún entusiasmo a medias y ningún miedo mundano deben desviarnos de seguir la luz sin pestañear.

El valor se encuentra en lugares poco probables.

the-hobbit-jrr-tolkien

No conozco a la mitad de ustedes, ni a la mitad de lo que querría, y lo que yo querría es menos de la mitad de lo que la mitad de ustedes merece.

En la duda, un hombre de bien ha de confiar en su propio juicio.

Quien no es capaz de desprenderse de un tesoro en un momento de necesidad es como un esclavo encadenado.

Me da mucho placer, un buen nombre. Siempre por escrito comienzo con un nombre. Dame un nombre y produce una historia, no al revés normalmente.

Si con mi vida o mi muerte puedo protegerte, lo haré.

El mundo está lleno de peligro, y en él hay muchos lugares oscuros; pero aún hay muchas cosas que son justas, y aunque en todas las tierras el amor ahora se mezcla con el dolor, quizás sea mayor el amor.

Tarde o temprano el crimen siempre sale a la luz.

Vivir por la fe incluye el llamado a algo más grande que la autoconservación cobarde.

¡Nunca te rías de dragones vivos!

El canto de los elfos no es para perdérselo, en junio bajo las estrellas, si te interesan esas cosas.

Que el viento bajo las alas os sostenga allá donde el sol navega y la luna camina.

El amanecer es siempre una esperanza para el hombre.

Si muchos de nosotros dieran más valor a la comida, la alegría y las canciones que al oro atesorado, éste sería un mundo más feliz.

Me alegro de que estés aquí conmigo. Aquí al final de todas las cosas.

Yo había pensado preguntarte si tú sabías la verdad. Y si un Elfo de los Bosques no lo sabe, ¿Qué podrá responder un hombre?

En estos lugares somos gente sencilla y tranquila y no estamos acostumbrados a las aventuras. ¡Cosas desagradables, molestas e incómodas que retrasan la cena!

Donde no falta voluntad siempre hay un camino.

tolkien-frases

Te advierto, si me aburres, me vengaré.

Solo puedes venir por la mañana a través de las sombras.

Verdaderamente intento leer muchos libros, especialmente de ciencia ficción o fantasía. Pero casi nunca encuentro un libro moderno que me llame la atención.

Ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.

¡Mi armadura es como diez escudos, mis dientes son espadas, mis garras lanzas, mi cola un rayo, mis alas un huracán, y mi aliento muerte!

Es el trabajo que nunca comienza, el que lleva más tiempo terminarlo.

A menudo, la esperanza nace cuando todo está desolado.

Cierto que casi siempre se encuentra algo, si se mira, pero no siempre es lo que uno busca.

Al este o al oeste, los bosques acabarán.

No me quejo si alguien que ha leído el libro lo encuentra aburrido, absurdo o despreciable, ya que yo tengo una opinión similar sobre sus comentarios.

Los lobos tienen miedo del fuego en cualquier circunstancia, pero éste era un fuego muy extraño y horroroso.

Poca gente es capaz de prever hacia donde les lleva el camino hasta que llegan a su fin.

El visitante que escapó por el techo, lo pensará dos veces antes de volver a entrar por la puerta.

El escenario de mi cuento es esta tierra, en la que actualmente vivimos. Pero el período histórico es imaginario.

Todo lo que tenemos que decidir es qué hacer con el tiempo que se nos da.

De hecho, soy un Hobbit (en todo menos en tamaño). Me gustan los jardines, los árboles y las tierras de cultivo no mecanizadas; Fumo una pipa, y me gusta la buena comida simple (sin refrigerar), pero detesto la cocina francesa; Me gustan, y hasta me atrevo a ponerme en estos días aburridos, chalecos ornamentales. Soy aficionado a las setas (fuera de un campo); tener un sentido del humor muy simple (que incluso mis críticos críticos encuentran aburrido); Me acuesto tarde y me levanto tarde (cuando es posible). No viajo mucho.

Que sea una luz para ti en lugares oscuros, cuando todas las demás luces se apaguen.

60 frases fantásticas de J. R. R. Tolkien
5 (100%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.