Wilhelm Reich
Wilhelm Reich

Wilhelm Reich (1897-1947) fue médico, psiquiatra y psicoanalista austriaco-estadounidense de origen judío. Fue miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, siendo inicialmente discípulo de Freud. Sin embargo, sus teorías se independizaron más tarde del psicoanálisis institucional. De sus estudios de Freud, los puntos que más le interesaron fueron el inconsciente, la neurosis y la libido.

Filósofo que trató de lograr la síntesis entre el marxismo y el psicoanálisis, mientras que algunos lo califican como uno de los pensadores más “lúcidos y revolucionarios” del siglo XX, cuyos libros fueron quemados; otros aseguran que sus ideas y teorías bien podrían catalogarse como delirios.

Citas célebres de Wilhelm Reich

La verdad se esconde en los sentimientos de las personas que se sienten oprimidas y no son capaces de expresarse.

Los estados emocionales y físicos pueden alterarse cambiando el patrón de respiración.

El hombre tiene derecho a conocer, aprender, preguntar y cometer errores, se deben investigar las emociones humanas, por supuesto, de forma segura, y la palabra “libertad” nunca debe ser más que un eslogan político vacío.

Una vez que nos abrimos al flujo de energía dentro de nuestro cuerpo, también podemos abrirnos al flujo de energía en el universo.

El amor es la ausencia de ansiedad.

Toda rigidez muscular contiene la historia y el significado de su origen.

Es la evasión básica de lo esencial lo que es el problema del hombre.

El trabajo pionero honesto en el campo de la ciencia siempre ha sido, y continuará siendo, el piloto de la vida. Por todos lados, la vida está rodeada de hostilidad. Esto nos pone bajo una obligación.

Acato al pie de la letra todas las leyes que tienen sentido, pero combato aquellas que son obsoletas o absurdas.

Las energías vitales se regulan naturalmente sin obligación o moralidad compulsiva, ambos son signos seguros de los impulsos antisociales existentes.

Solo una cosa importa: vivir una vida buena y feliz. Haz lo que te pida tu corazón, incluso cuando te lleve por caminos que las almas tímidas evitarían. Incluso cuando la vida sea un tormento, no dejes que te endurezca.

Si “libertad” significa, antes que nada, la responsabilidad de cada individuo para la determinación racional de su propia existencia personal, profesional y social, entonces no hay mayor temor que el establecimiento de la libertad general.

El hombre pequeño no sabe que es pequeño, y tiene miedo de saberlo. Él cubre su pequeñez y estrechez con ilusiones de fuerza y ​​grandeza.

La unidad y congruencia de la cultura y la naturaleza, el trabajo y el amor, la moralidad y la sexualidad, anheladas desde tiempos inmemoriales, seguirán siendo un sueño mientras el hombre continúe condenando la demanda biológica de la satisfacción sexual natural.

La cuestión es cómo y por qué las incrustaciones y las rigideces de la vida emocional humana nos llevan directamente a una vida vegetativa.

Toda manifestación positiva de la vida es agresiva. Gran parte de la perniciosa inhibición de la agresividad que sufren nuestros niños obedece a la equiparación de agresivo con perverso.

Solo la liberación de la capacidad natural de amor en los seres humanos puede dominar su destructividad sádica.

Y la verdad debe estar finalmente en lo que cada individuo oprimido siente dentro de sí mismo, pero no tiene el coraje de expresar.

El amor, el trabajo y el conocimiento son las fuentes de nuestra vida.

Toda acción destructiva aparentemente arbitraria es una reacción del organismo a la frustración de una gratificación de una necesidad vital, especialmente de una necesidad sexual.

Hasta que el hombre esté dispuesto a reconocer su naturaleza animal, en el buen sentido de la palabra, no creará una cultura genuina.

Vivimos en comunidades no para que podamos reprimir y dominarnos los unos a los otros, o hacer uno al otro miserable, sino para que podamos mejorar y satisfacer de manera más fiable las necesidades saludables de toda nuestra vida.

Sigue la voz de tu corazón, incluso si te lleva fuera del camino de las almas tímidas. No te vuelvas duro y amargado, incluso si la vida te tortura a veces. Solo hay una cosa que cuenta: vivir la vida bien y felizmente…

El poder, no importa qué tipo de poder sea, sin fundamento de la verdad, es una dictadura, de una manera u otra, ya que siempre se basa en el miedo del hombre sobre la responsabilidad social y la carga personal que “la libertad” conlleva.

El hecho de que las ideologías políticas sean realidades tangibles no es una prueba de su carácter vitalmente necesario. La peste bubónica era una realidad social extraordinariamente poderosa, pero nadie la hubiera considerado vitalmente necesaria.

Deje claro que no tiene tiempo para la guerra, que tiene cosas más importantes que hacer… permita que los diplomáticos y los mariscales se disparen entre sí.

Cuando se altera la cooperación social, el poder del Estado se fortalece siempre.

La práctica revolucionaria en cualquier campo de la existencia humana se desarrolla por sí misma si uno comprende las contradicciones en cada nuevo proceso; consiste en ponerse del lado de esas fuerzas que actúan en la dirección del desarrollo progresivo.

La salud psíquica depende de la potencia orgásmica, es decir, del grado en que uno puede rendirse y experimentar el clímax de la excitación en el acto sexual natural. Se basa en la actitud de carácter saludable de la capacidad de amor del individuo. Las enfermedades psíquicas son el resultado de una perturbación de la capacidad natural para el amor.

Vivimos en una comunidad de personas, no para que podamos reprimirnos y dominarnos entre nosotros o hacer que los demás se sientan miserables, sino para que podamos satisfacer mejor y de manera más confiable todas las necesidades sanas de la vida.

Sé que Dios existe, pero no en la manera que crees. Dios es una energía cósmica, es el amor a tu cuerpo, a tus percepciones, a la naturaleza y a todo lo que se encuentra fuera de ti.

Confundir la insolencia con la libertad siempre ha sido el sello distintivo del esclavo.

Debido a que no tenemos memoria para las cosas que sucedió hace diez o veinte años, todavía menos de las que hace dos mil años. Nos aferramos con todas sus fuerzas a absurdos tales como ‘raza’, ‘clase’, ‘nación’, obligándonos a observar una religión y reprimir el amor.

El misticismo, en el sentido más literal del término, no es sino el cambio de las percepciones sensoriales por algo irreal que no pertenece a este mundo.

EL hombre es fundamentalmente un animal. Los animales, a diferencia del hombre, no son maquinalmente, ni sádicos; sus sociedades, dentro de la misma especie, son incomparablemente más pacíficas que las del hombre. La pregunta básica, entonces es: ¿qué ha hecho que el animal, el hombre, degenere de esta manera?

¡Solo tú mismo puedes ser tu libertador!

La democracia laboral no desea prevenir ni prohibir nada. Su única intención es el cumplimiento de las funciones biológicas de la vida, del amor, el trabajo y el conocimiento.

La supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica. La represión sexual es de origen socioeconómico y no biológico.

Por primera vez en la historia de la medicina, la plaga emocional, construida y mantenida sobre el temor a las sensaciones orgánicas, ha encontrado su oponente médico. Ésta es nuestra gran obligación: capacitar al animal humano para que acepte la naturaleza que existe dentro de él, para que deje de escapar de ella y goce lo que ahora tanto teme.

Los pocos poemas que han sido ocasionalmente creados en época de abstinencia no son de gran interés.

Si las energías psíquicas de la masa de personas que ven un partido de fútbol o una comedia musical pudieran desviarse a los canales racionales de un movimiento de libertad, serían invencibles.

La mayoría de las personas intelectuales no creen en Dios, pero le temen de la misma manera.

La conciencia sexual completa y la natural regulación de la vida sexual, significan el fin de sentimientos místicos. En otras palabras, la sexualidad natural es el enemigo mortal de la religión mística. La iglesia y su lucha sobre la sexualidad como centro de sus dogmas y de su influencia sobre las masas, confirma este concepto.

Hitler enfatizó repetidamente que uno no podía llegar a las masas con argumentos, pruebas y conocimiento, sino solo con sentimientos y creencias.

Las mujeres sexualmente despiertas, afirmadas y reconocidas como tales, significarían el colapso total de la ideología autoritaria.

Las perturbaciones psíquicas son las consecuencias del caos sexual de la sociedad. Durante miles de años, este caos ha tenido la función de someter psíquicamente al hombre a las condiciones imperantes de la existencia, de interiorizar la mecanización externa de la vida. Ha servido para provocar el anclaje psíquico de una civilización mecanizada y autoritaria al hacer que el hombre sea incapaz de funcionar independientemente.

El placer de vivir y el placer del orgasmo son idénticos. La ansiedad extrema del orgasmo forma la base del miedo general a la vida.

Vine a considerar el instinto como nada más que el aspecto del motor del placer.

Enraizar en el trabajo es crucial para cualquier logro. Enraizar con simple entusiasmo a la larga forzará medidas ilusorias para mantener encendidos los fuegos del entusiasmo vacío. Y esto hace la política y los políticos.

Frases célebres de psicología

50 frases de Wilhelm Reich sobre el psicoanálisis
4.5 (90%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.