galileo-galilei

Galileo Galilei (1564 – 1642) fue un famoso físico, astrónomo y filósofo italiano, universalmente conocido como “Padre de la Ciencia”. Muchos inventos y descubrimientos modernos fueron posibles debido a las teorías e hipótesis que propuso durante el siglo XVII. Sus contribuciones incluyen la confirmación telescópica de las Fases de Venus, los Satélites de Júpiter (llamado Luna Galileana), la Brújula Militar y el Sistema de Navegación por Satélite Global.

Sus trabajos escritos incluyen grandes obras como ‘Diálogos sobre los sistemas del mundo’, ‘La Gaceta Sideral. Conversación con el mensajero sideral’, ‘Discurso y demostración matemática, en torno a dos nuevas ciencias’ y ‘Carta a la señora Cristina de Lorena, gran duquesa de Toscana’. Sus escritos expresan sus pensamientos sobre varios temas como la filosofía, la astronomía, Dios, la religión y las escrituras, y se han vuelto muy populares, así como sus citas.

En honor a este gran filósofo, un telescopio de bajo costo con alta calidad llamado Galileoscope fue lanzado en 2009, permitiendo a muchas personas ver las mismas cosas que vio él mismo en su tiempo.

Hoy te traemos estas maravillosas citas filosóficas e inspiradores de Galileo Galilei sobre la evolución, la sabiduría, la fe, el arte, la enseñanza, la razón, la verdad, la naturaleza, las matemáticas, la astronomía, la belleza y la religión.

Citas célebres de Galileo Galilei

La mejor ciencia no se aprende en los libros; el sabio más grande y mejor maestro es la Naturaleza.

Hablar oscuramente lo sabe hacer cualquiera, pero con claridad, poquísimos.

La filosofía está escrita en este grandísimo libro que continuamente está abierto a nosotros: el universo; pero no se puede entender si no se aprende la lengua y los caracteres con los que está escrito.

Nunca he conocido a un hombre tan ignorante que no pudiera aprender algo de él.

Todas las verdades son fáciles de entender una vez que son descubiertas; la cuestión es descubrirlas.

La duda es la madre de la invención.

No puedes enseñar nada a un hombre, pero puedes ayudarle a descubrirlo por sí mismo.

En las ciencias, la autoridad de miles de opiniones no vale tanto como una pequeña chispa de razón en un hombre individual.

¿Quién se atrevería a afirmar que sabemos todo lo que hay que saber?

Las matemáticas son la llave y la puerta de las ciencias.

Hay quienes razonan bien, pero son muy superados en número por aquellos que razonan mal.

frases-galileo-galilei

Dos verdades no pueden contradecirse entre sí.

La mayor sabiduría es conocerse a uno mismo.

No puedo creer que Dios nos haya dotado de sentidos, palabra e intelecto, y haya querido, despreciando la posible utilización de estos, darnos por otro medio las informaciones que por aquellos podamos adquirir.

El sol, con todos esos planetas que giran alrededor de él y dependen de él, todavía puede madurar un racimo de uvas como si no tuviera nada más que hacer en el universo.

Para ser humanos, siempre debemos estar listos para pronunciar esa declaración sabia, ingeniosa y modesta “No sé”.

En mis estudios de astronomía y filosofía sostengo esta opinión sobre el universo, que el Sol permanece fijo en el centro del círculo de cuerpos celestes, sin cambiar su lugar; y la Tierra, girándose sobre sí misma, se mueve alrededor del sol.

La prohibición de la ciencia sería contraria a la Biblia, que en cientos de lugares nos enseña cómo la grandeza y la gloria de Dios brillan maravillosamente en todas sus obras, y debe leerse sobre todo en el libro abierto de los cielos.

Mide lo que es medible, y haz medible lo que no lo es.

No ocurre nada contrario a la naturaleza, excepto lo imposible, y eso nunca ocurre.

Con respecto a las cuestiones que requieren reflexión: cuanto menos las conocen y entienden, más positivamente intentan discutir sobre ellas las personas.

Puedes obligarme a decir lo que quieras; puedes vilipendiarme por decir lo que digo. Sin embargo, se mueve.

La ciencia procede más por lo que ha aprendido a ignorar que por lo que tiene en cuenta.

El vino es la luz del sol, unida por el agua.

Al negar los principios científicos, uno puede mantener cualquier paradoja.

Seguramente es perjudicial para las almas hacer que sea una herejía creer lo que se prueba.

Si pudieras ver la tierra iluminada cuando estuvieras en un lugar tan oscuro como la noche, te parecería más espléndido que la luna.

A la larga, mis observaciones me han convencido de que algunos hombres, razonando de manera absurda, primero establecen en sus mentes una conclusión que, ya sea por ser propia o por haberla recibido de alguna persona que tiene toda su confianza, los impresiona tan profundamente que a uno le resulta imposible sacárselo de la cabeza.

Para entender el Universo, debes entender el lenguaje en el que está escrito, el lenguaje de las Matemáticas.

Donde los sentidos nos fallan, la razón debe intervenir.

frases-galileo-galilei

Seguramente, Dios pudo haber hecho que las aves volaran con sus huesos hechos de oro sólido, con sus venas llenas de plata, con su carne más pesada que el plomo y con sus alas extremadamente pequeñas. Él no lo hizo, y eso debería demostrar algo. Es solo para proteger tu ignorancia que pones al Señor a cada momento en el refugio de un milagro.

La Biblia es un libro sobre ir al cielo. No es un libro sobre cómo van los cielos.

Me inclino a pensar que la autoridad de las Sagradas Escrituras tiene la intención de convencer a los hombres de aquellas verdades que son necesarias para su salvación, que, al estar muy por encima de la comprensión del hombre, no pueden ser creíbles por ningún aprendizaje o por ningún otro medio que no sea la revelación por el Espíritu Santo.

Pienso que en la discusión de los problemas naturales debemos comenzar no con las Escrituras, sino con experimentos y demostraciones.

La Vía Láctea no es más que una masa de innumerables estrellas dispuestas en grupos.

La filosofía en sí no puede menos que beneficiarse de nuestras disputas, ya que si nuestras concepciones demuestran ser ciertas, se lograrán nuevos logros; Si es falso, su refutación confirmará aún más las doctrinas originales.

Mandar a los profesores de astronomía que refuten sus propias observaciones, es ordenarles que no vean lo que ven y que no entiendan lo que entienden.

Mira ahora el poder de la verdad; el mismo experimento que a primera vista parecía mostrar una cosa, cuando se examina con más cuidado, nos asegura lo contrario.

Pero recordemos que estamos tratando con infinitos e indivisibles, los cuales trascienden nuestra comprensión finita, los primeros por su magnitud, los últimos por su pequeñez.

Demostrando un mayor afecto por sus propias opiniones que por la verdad, buscaron negar y refutar las cosas nuevas que, si se hubieran preocupado por buscarse, sus propios sentidos les habrían demostrado.

Yo, Galileo, hijo del difunto Vicenzo Galilei, juro que nunca dije que los números primos son inútiles. Lo que dije fue que no puedes contar los cráteres lunares contando 2, 3, 5, 7.

Los que dependen de las observaciones manifiestas filosofarán mejor que los que persisten en opiniones repugnantes para los sentidos.

La naturaleza… no actúa por medio de muchas cosas cuando puede hacerlo por medio de unas pocas.

Tomen nota, teólogos, que en su deseo de hacer asuntos de fe a partir de proposiciones relacionadas con la solidez de la tierra y el sol, corre el riesgo de tener que condenar como herejes a aquellos que declaran que la tierra se detiene y el sol no para cambiar de posición: en el momento en que se pueda demostrar física o lógicamente que la tierra se mueve y el sol se detiene.

La tierra, en un intercambio justo y agradecido, devuelve a la luna una iluminación similar a la que recibe de ella durante casi toda la oscuridad más oscura de la noche.

frases-galileo-galilei

La hipótesis es bonita; su único defecto es que no está demostrada ni es demostrable. ¿Quién no ve que esto es una ficción puramente arbitraria que pone a la nada como existente y no propone nada más que una simple contradicción?

La filosofía está escrita en el gran libro que alguna vez se presenta ante nuestros ojos, me refiero al universo, pero no podemos entenderlo si no aprendemos primero el idioma y captamos los símbolos en los que está escrito.

En cuestiones de ciencia, la autoridad de mil no vale el razonamiento humilde de un solo individuo.

Al estar infinitamente asombrado, también le doy gracias a Dios, que se ha complacido en hacerme el primer observador de cosas maravillosas, no reveladas a épocas pasadas.

La naturaleza… Es inexorable e inmutable; ella nunca transgrede las leyes que se le imponen, ni le importa si sus razones y métodos de operación son comprensibles para los hombres.

Me parece que fue bien dicho por su excelencia que la Sagrada Escritura no puede errar, y que los decretos que contiene son absolutamente verdaderos e inviolables. Pero debería haber agregado en su lugar que, aunque las Escrituras no pueden errar, sus expositores e intérpretes son susceptibles de errar de muchas maneras; y un error en particular sería el más grave y el más frecuente, si siempre nos detuviéramos en el significado literal de las palabras.

La cantidad de personas que pueden razonar bien es mucho menor que aquellas que pueden razonar mal. Si el razonamiento fuera como arrastrar rocas, varios razonadores podrían ser mejores que uno. Pero el razonamiento no es como arrastrar rocas, es como correr, donde un corcel de Berbería galopante supera fácilmente a cien caballos que arrastran carros.

Cuanto más profundo voy considerando las vanidades del razonamiento popular, más ligeras y tontas las encuentro. ¿Qué mayor estupidez puede imaginarse que la de llamar a las joyas, la plata y el oro “preciosas” y la tierra y el suelo “base”?

En lo que respecta a los filósofos, si son verdaderos filósofos, es decir, amantes de la verdad, no deben irritarse porque la tierra se mueva. Más bien, si se dan cuenta de que han tenido una creencia falsa, deberían agradecer a aquellos que les han mostrado la verdad; y si su opinión se mantiene firme de que la tierra no se mueve, tendrán razones para jactarse de enojarse.

Es una vista hermosa y encantadora ver el cuerpo de la Luna.

Las leyes de la naturaleza están escritas en el lenguaje de las matemáticas… los símbolos son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin cuya ayuda es imposible comprender una sola palabra.

Me molesta cuando restringen la ciencia por la autoridad de las Escrituras y, sin embargo, no se consideran obligados a responder a la razón y al experimento.

La naturaleza es implacable e inmutable, y es indiferente si sus razones y acciones ocultas son comprensibles para el hombre o no.

frases-galileo-galilei

Entre los grandes hombres que han filosofado sobre la acción de las mareas, el que más me sorprendió fue Kepler. Era una persona de genio independiente, pero se interesó en la acción de la luna sobre el agua y en otros fenómenos ocultos.

La vana presunción de entender todo, no puede tener otra base que nunca haber entendido nada. Para cualquier persona que alguna vez haya experimentado una sola vez la comprensión perfecta de una sola cosa, y haya probado realmente cómo se logra el conocimiento, reconocería que de la infinidad de otras verdades no comprende nada.

Algunos, además de la lealtad a su error original, poseen no sé qué fantasioso interés de permanecer hostiles, no tanto hacia las cosas en cuestión, como hacia su descubridor.

Se me ha juzgado vehementemente sospechoso de herejía, es decir, de haber sostenido y creído que el sol se encuentra en el centro del universo e inmóvil, y que la tierra no está en el centro del mismo, y que se mueve. Sin embargo, deseando quitar de las mentes de vuestras Eminencias y de todos los cristianos fieles esta vehemente sospecha concebida razonablemente en mi contra, abjuro con un corazón sincero y una fe sincera, maldigo y detesto dichos errores y herejías, y en general todos y cada uno de los errores de la sagrada iglesia.

Si hubiera tan grande la escasez de suelo como de las joyas o metales preciosos, no habría un príncipe que no quisiera pasar un bushel de diamantes y rubíes y un carro cargado de oro sólo para tener suficiente tierra para plantar un jazmín en un pequeño crisol, o para sembrar una semilla de naranja y verla brotar, crecer y producir sus hermosas hojas, sus flores fragantes y su fruta fina.

Y créanme, si volviera a comenzar mis estudios, debería seguir los consejos de Platón y comenzar con las ciencias matemáticas, que proceden con mucha cautela y no admitiré nada establecido hasta que se haya demostrado rigurosamente.

Con el tiempo, puedes descubrir todo lo que se puede descubrir, y aún así, tu progreso solo estará progresando lejos de la humanidad. La distancia entre unos y otros puede llegar a ser un día tan grande, que tu grito de alegría por un nuevo descubrimiento podría ser respondido por un grito universal de horror.

Es muy piadoso y prudente afirmar que la Santa Biblia nunca puede decir mentiras, siempre que se comprenda su verdadero significado. Pero creo que nadie negará que a menudo es muy abstracto, y puede decir cosas que son muy diferentes para unos u otros.

La superficie de la Luna no es lisa, uniforme y, precisamente, esférica, como muchos filósofos creen que es, es desigual, áspera y está llena de cavidades y prominencias, no siendo diferente a la faz de la Tierra, aliviada por cadenas de montañas y valles profundos.

La doctrina de que la Tierra es el centro del universo y está inmóvil, es absurda, y tanto filosófica como teológicamente falsa, y al menos un error de fe.

El intelecto divino, de hecho, sabe infinitamente más proposiciones de las que podemos conocer. Pero con respecto a aquellos pocos que entiende el intelecto humano, creo que su conocimiento es igual a lo Divino en certeza objetiva.

Las dificultades en el estudio del infinito surgen porque intentamos, con nuestras mentes finitas, discutir el infinito, asignándole aquellas propiedades que le damos a lo finito y limitado; pero esto… es incorrecto, porque no podemos hablar de cantidades infinitas como siendo una mayor o menor que o igual a otra.

No sé qué decir en un caso tan sorprendente, tan inesperado y tan novedoso.

Me revela las causas de muchos fenómenos naturales que son totalmente incomprensibles a la luz de las hipótesis generalmente aceptadas. Para refutar esto último, reuní muchas pruebas, pero no las publico… Me atrevería a publicar mis especulaciones si hubiera personas como usted.

Rogaría a los sabios y sabios padres de la iglesia que consideren con toda diligencia la diferencia que existe entre cuestiones de mera opinión y cuestiones de demostración.

Ciertamente, estoy interesado en un tribunal en el cual, por haber utilizado mi razón, me consideraron poco menos que un hereje. ¡Quién sabe, pero los hombres me reducirán de la profesión de filósofo a la de historiador de la Inquisición!

Algunos, simplemente para contradecir lo que había dicho, no se atrevieron a arrojar dudas sobre las cosas que habían visto con sus propios ojos una y otra vez.

Los hechos que a primera vista parecen improbables, incluso con escasa explicación, dejan caer la capa que los ha ocultado y se destacan en belleza simple y desnuda.

Para excitar en nosotros los gustos, olores y sonidos, creo que no se requiere nada en los cuerpos externos, excepto las formas, los números y los movimientos lentos o rápidos… si se eliminaran los oídos, las lenguas y las narices, se mantendrían las formas, los números y los movimientos, pero no los olores, los sabores o los sonidos.

No creo que sea necesario creer que el mismo Dios que nos ha dado nuestros sentidos, razón e inteligencia deseaba que abandonáramos su uso, dándonos por algún otro medio la información que podríamos obtener a través de ellos.

¿Y quién puede dudar de que llevará a los peores desórdenes cuando las mentes creadas por Dios se vean obligadas a someterse servilmente a una voluntad externa? ¿Cuándo se nos dice que neguemos nuestros sentidos y los sometamos al capricho de los demás? ¿Cuándo las personas que carecen de cualquier competencia se hacen jueces sobre expertos y se les otorga autoridad para tratarlos como les plazca? Estas son las novedades que pueden provocar la ruina de la comunidad y la subversión del estado.

Dios es conocido por la naturaleza en sus obras, y por la doctrina en su palabra revelada.

La larga experiencia me ha enseñado esto sobre el estado de la humanidad con respecto a los asuntos que requieren reflexión: cuanto menos la gente sabe y entiende sobre ellos, más positivamente intentan discutir sobre ellos, mientras que, por otro lado, saber y comprender una multitud de cosas vuelve a los hombres cautelosos al juzgar cualquier cosa nueva.

Oh, mi querido Kepler, cómo deseo que podamos tener una risa cordial juntos. Aquí, en Padua, está el profesor principal de filosofía, a quien le he pedido repetida y urgentemente que mire la luna y los planetas a través de mi telescopio, que se niega a hacer. ¿Porque no estás aquí? ¡Qué gritos de risa deberíamos tener ante esta locura gloriosa! y escuchar al profesor de filosofía de Pisa trabajar ante el gran duque con argumentos lógicos, como con conjuros mágicos, para encantar a los nuevos planetas desde el cielo.

80 frases de Galileo Galilei sobre la ciencia y la naturaleza
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.