35 frases de Eric Clapton sobre la música


Eric Patrick Clapton (1945) es un afamado guitarrista, cantante y compositor de rock y blues de origen inglés. Clapton ha sido considerado como uno de los guitarristas más importantes e influyentes que existen, y es conocido por el apodo de Slowhand (‘mano lenta’).

Clapton ocupa el segundo lugar en la lista de la revista Rolling Stone de los “100 mejores guitarristas de todos los tiempos”, es el número 55 de su especial “Inmortales: Los 100 artistas más grandes de todos los tiempos” y el cuarto en Los “50 mejores guitarristas de todos los tiempos” de Gibson. También ha sido nombrado número cinco en la lista de la revista Time de “Los 10 mejores músicos de guitarra eléctrica” ​​en 2009.



Su madre, Patricia Molly Clapton, lo tubo con tan solo 16 años, fruto de su breve relación con Edward Fryer, un soldado canadiense estacionado en Inglaterra. Después de que la Segunda Guerra Mundial regresó con su esposa a Canadá, Patricia dejó a Eric bajo la custodia de sus abuelos, Rose y Jack Clapp. (El apellido Clapton es del primer marido de Rose, Reginald Cecil Clapton.)

El joven Ricky (así lo llamaban sus abuelos) era un niño tranquilo y educado, un estudiante por encima del promedio con aptitudes para el arte. Creció creyendo que sus abuelos eran sus padres y su madre era su hermana, para protegerlo del estigma que la ilegitimidad llevaba consigo. La verdad le fue revelada finalmente, a la edad de nueve años por su abuela.

No te pierdas estas hermosas frases que hemos recopilado hoy para ti.

Citas célebres de Eric Clapton

Cada vez que levantes tu guitarra para tocar, toca como si fuera la última vez.

Me gusta la soledad. Me gusta la vida anómala. Me gusta la vida tranquila.

Nuestro amor gobernará en este reino que hemos hecho.

No sé si creo en la suerte. Creo que soy muy afortunado.

Mi definición de paz es no tener ningún ruido en mi cabeza.

Sencillamente me convencí de que por algún misterioso motivo yo era invulnerable y no me engancharía. Pero la adicción no negocia y poco a poco se fue extendiendo dentro de mí como la niebla.

Es doloroso revivir cosas que han causado crisis emocionales, y encontrar maneras de expresarlo musicalmente.

Me siento de maravilla porque veo la luz del amor en tus ojos, y la maravilla de todo esto es que simplemente no te das cuenta de cuánto te amo.

El blues es a lo que me he dirigido, lo que me ha dado inspiración y alivio en todas las pruebas de mi vida.

La música sobrevive a todo, y como Dios, siempre está presente. No necesita ayuda, y no sufre ningún obstáculo.

La música se convirtió en un sanador para mí. Y aprendí a escuchar con todo mi ser. Descubrí que podía borrar todo temor y confusión.

Mi filosofía acerca de hacer música es que puedes reducirlo todo a una nota, si esa nota se toca con la sinceridad adecuada.

Crear una canción es tan sólo darle forma a un sentimiento.

En mis momentos más bajos, la única razón por la que no me suicidé fue porque sabía que no podría beber más si estuviera muerto.

Me aburro mucho escuchándome tocar la guitarra, porque no soy un público muy bueno.

Al principio de mi infancia, cuando tenía unos seis o siete años, comencé a tener la sensación de que había algo diferente en mí. Tal vez fue la forma en que la gente hablaba de mí como si no estuviera en la habitación.

A lo largo de este camino que pise, mi corazón traiciona mi cabeza cansada, sin nada más que mi amor por salvar, desde la cuna hasta la tumba.

Una obsesión es donde algo no dejará tu mente.

No puedes ser el autor intelectual de todo. Te volverás loco. Solo ven y toca.

El riesgo es tratar de controlar algo sobre lo que eres impotente.

Me ha tocado inspirarme.

Antes de acusarme, échate un vistazo.

Musicalmente, era como un anciano en la piel de un niño.

Planta tu amor y déjalo crecer.

Pero la guitarra, cuando lo piensas, es la más versátil realmente. Quiero decir que puedes recogerla y llevarla contigo dondequiera que vayas.

Cualquiera que sea su posición en la vida, lo más importante es comportarse de manera que ayude a otras personas. Es lo mismo con la música. Soy un sirviente de la música… y si me enredo en el ego, perderé todo… se quemará y eso es una garantía.

Una de las cosas más beneficiosas que he aprendido es cómo mantener la boca cerrada.

Para mí, hay algo primitivamente relajante en esta música, y se dirigió directamente a mi sistema nervioso, haciéndome sentir diez a pies de altura.

Como a la mayoría de los alcohólicos que he conocido, no me gustaba el sabor del alcohol…

Cuando todos los chicos de blues originales se han ido, empiezas a darte cuenta de que alguien tiene que cuidar la tradición. Reconozco que tengo cierta responsabilidad de mantener viva la música, y es una posición muy honorable en la que estar.

En mi experiencia las mejores guitarras, las más caras, son aquellas que son más fáciles de tocar. Porque están hechas para ser tocadas.

Resultaba emocionante descubrir esa camaradería entre almas gemelas, y ésta es una de las cosas que me abocaron a convertirme en músico.

La única planificación que hago es alrededor de un minuto antes de tocar. Trato desesperadamente de pensar en algo que resulte eficaz, pero nunca me siento y lo resuelvo nota a nota.

Hasta que me convertí en padre, todo se trataba de la auto-obsesión. Pero luego aprendí exactamente de qué se trata: el deleite de ser un sirviente.

Dame una guitarra y yo tocaré; Dame un escenario y yo lo realizaré; Dame un auditorio y lo llenaré.

¿Sabrías mi nombre, si te viera en el cielo?

Soy un ególatra con un complejo de inferioridad.

35 frases de Eric Clapton sobre la música
7 (140%) 2 voto[s].



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here