Las 36 frases de Eric Berne más impactantes

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 19 enero 2021.

Eric Berne fue un prominente médico psiquiatra, quien se esforzó por comprender el comportamiento humano.

Leer algunas de las frases de Eric Berne nos puede ayudar a comprender cómo concebía al ser humano y por qué se dedicó a crear su propia teoría.

Pues su deseo por conocer más sobre las acciones de los individuos le llevó a diseñar la teoría del Análisis Transaccional, la cual es muy conocida en la actualidad.

Berne también intentó ser un psicoanalista, pero no consiguió ser reconocido como tal, lo cual le llevó a dedicarse con más fuerza a su teoría originaria, la cual consistía en un método terapéutico grupal.

A continuación, compartimos algunas de las mejores frases de Eric Berne con el propósito de aproximarnos a sus planteamientos.

Las siguientes frases de Eric Berne nos permiten conocer más detalles sobre sus planteamientos terapéuticos:

Las mejores frases de Eric Berne

Una persona actúa y siente, no de acuerdo con lo que las cosas realmente son, sino de acuerdo con su imagen mental de la realidad.

El momento en que un niño se preocupa de si es un arrendajo o es un gorrión, ya no puede ver las aves ni escucharlas cantar.

Los enfermos mentales no poseen instintos diferentes, sino que expresan de manera diferente aquellos instintos que son universales entre los seres humanos.

Cada persona diseña su propia vida, la libertad le da poder para llevar a cabo sus designios, y el poder da la libertad de interferir en los designios de los demás.

El cerebro es necesario para la acción efectiva en el cumplimiento de un propósito determinado.

Los juegos son compromiso entre la intimidad y mantener la intimidad de distancia.

El hombre que compra un billete de lotería constituye un buen ejemplo del modo como las personas ansiosas tratan de que el mundo se adapte a sus imágenes con el menos esfuerzo posible.

Los niños comprenden a la gente mucho mejor que los mayores adiestrados que estudian el comportamiento humano.

Cada persona decide en su primera infancia cómo vivirá y cómo morirá, y a ese plan, que lleva en la cabeza dondequiera que vaya, lo llamamos guión.

Cada individuo se ve empujado por su guión a repetir una y otra vez los mismos patrones de conducta, por mucho que lamente las consecuencias.

Todas sus decisiones las toman cuatro o cinco personas dentro de su cabeza, y aunque usted puede no hacerles caso si es demasiado orgulloso para oírlas, estarán ahí la próxima vez si se molesta en escucharlas. Los analistas de guiones aprenden a amplificar e identificar estas voces.

Los temas principales de los guiones vitales son los mismos que se encuentran en los cuentos de hadas: amor, odio, gratitud y venganza.

Los pasatiempos y los juegos son sustitutos de la vivencia real de la intimidad real.

Existen más conexiones posibles en un sólo cerebro que las que habría en un conmutador mundial si cada ser humano tuviera un teléfono.

El hambre es la necesidad de tocar y ser tocado, de ser reconocido por la sociedad y solo se apacigua con caricias.

El eterno problema del ser humano es como estructurar sus horas de vigilia.

En vez de animar a la gente a vivir valientemente en un viejo mundo, es posible hacerles vivir felizmente en un valiente mundo nuevo.

Ningún hombre es un héroe para el psiquiatra de su esposa.

Cada psiquiatra tiene su manera particular de considerar a la gente, derivada de su propia experiencia clínica.

Las personas nacen príncipes y princesas hasta que el proceso de civilización los convierte en sapos.

Los sueños son un producto individual que el sujeto elabora para obtener una satisfacción.

Yo estoy bien, tú estás bien.

La vida humana es el proceso de pasar el tiempo hasta la llegada de la muerte, o de Santa Claus.

La programación paterna no es culpa de los padres puesto que no hacen más que pasar a los hijos la programación recibida de sus padres, así como no es culpa suya el aspecto físico de sus hijos ya que no hacen más que pasarle los genes que recibieron de sus antepasados. Pero las materias químicas cerebrales son más fáciles de cambiar que las que determinan el aspecto físico.

El hombre que compra un billete de lotería constituye un buen ejemplo del modo como las personas ansiosas tratan de que el mundo se adapte a sus imágenes con el menos esfuerzo posible.

Una persona sana dice sí, no y ¡bravo!. Una persona poco sana dice sí, pero, no, pero y no hay bravo.

Es increíble pensar, al principio, que el destino del hombre, toda su nobleza y toda su degradación, sea decidido por un niño de no más de seis años, y generalmente de tres.

Quien pierde no sabe qué hará si pierde, pero habla de lo que hará si gana, y quien gana no habla de lo que hará si gana, aunque sabe qué hará si pierde.

Pensamos que nos relacionamos con los demás… pero en realidad estamos jugando.

La gente cree que está buscando la seguridad, pero lo que realmente busca es una sensación de seguridad, ya que la seguridad real, por supuesto, no existe.

Los juegos son compromiso entre la intimidad y mantener la intimidad de distancia.

El hombre que triunfa es aquel cuyas imágenes corresponden con matos aproximación al a realidad, porque sus actos lo conducen a los resultados que imagina.

Es nuestra responsabilidad quitarnos esa piel de sapo y seguir siendo príncipes y princesas.

Libido es la energía del deseo de vida que preserva a la raza.

El Niño en la persona es en potencia capaz de contribuir a su personalidad exactamente como un niño feliz y real es capaz de contribuir en la vida familiar.

El golpe psicológico más brutal que puede recibir un ser humano es la prueba de que su buena madre lo engañó.

Estas son las frases de Eric Berne que han causado más impacto en quienes han estudiado su obra. Esperamos que también te hayan hecho reflexionar mucho.

Te recomendamos las mejores frases de Anna Frank

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario