epicteto

Epicteto (55 – 135 a. C.) fue un filósofo griego de la escuela estoica. Nació esclavo en Hierápolis, Frigia (actual Pamukkale, Turquía) y vivió en Roma hasta su destierro, cuando fue a Nicópolis, en el noroeste de Grecia. Sus enseñanzas fueron escritas y publicadas por su alumno Arrian.

Epictetus enseñó que la filosofía es una forma de vida y no solo una disciplina teórica. Para Epicteto, todos los eventos externos están fuera de nuestro control; debemos aceptar con calma y serenidad lo que sucede a nuestro alrededor. Sin embargo, los individuos son responsables de sus propias acciones, que pueden examinar y controlar mediante una autodisciplina rigurosa.

Citas célebres de Epicteto

Tu felicidad depende de tres cosas, todas las cuales están en tu poder: tu voluntad, tus ideas sobre los eventos en los que te involucras y el uso que haces de tus ideas.

El hombre no está preocupado tanto por problemas reales como por sus ansiedades imaginadas sobre los problemas reales.

La clave es acompañar a las personas que te animan, cuya presencia es lo mejor posible.

Es más necesario que el alma se cure que el cuerpo; porque es mejor morir que vivir mal.

Un barco no debería navegar con una sola ancla, ni la vida con una sola esperanza.

No vivas según tus propias reglas, sino en armonía con la naturaleza.

La libertad es la única meta digna en la vida. Se gana ignorando cosas que están más allá de nuestro control.

Ninguna persona es libre que si no es dueña de sí misma.

Puedes ser invencible si nunca emprendes combate de cuyo regreso no estés seguro y sólo cuando sepas que está en tu mano la victoria.

La riqueza no consiste en tener grandes posesiones, sino en tener pocos deseos.

Cualquier persona capaz de molestarte se convierte en tu maestro; alguien puede molestarte solo cuando te permites ser molestado por él.

No busques que los acontecimientos ocurran como tú deseas, deja que sucedan como suceden, y todo te irá bien.

Si se habla mal de ti, y si es verdad, corregirte a ti mismo; si es una mentira, ríete de ella.

Las opiniones y los problemas de otras personas pueden ser contagiosos. No te sabotees a ti mismo adoptando involuntariamente actitudes negativas e improductivas a través de tus amistades con otros.

El que se ríe de sí mismo nunca se queda sin cosas de las que reírse.

frases-epicteto

Te conviertes en lo que le das a tu atención.

A las personas no les molestan las cosas, sino las opiniones que les dan a esas cosas.

No hay más que una forma de tranquilidad mental y felicidad, y eso es no tomar las cosas externas como propias.

Si buscas la verdad, no buscarás obtener una victoria por todos los medios posibles. Cuando hayas encontrado la Verdad, no debes temer ser derrotado.

Las circunstancias no hacen al hombre, solo lo revelan.

“¿Quién es el hombre rico?” preguntaron, y Epicteto respondió: “El que está contento”.

O Dios quiere abolir el mal y no puede; o puede, pero no quiere.

Es mejor morir de hambre habiendo vivido sin dolor y miedo, que vivir con un espíritu atribulado, en medio de la abundancia.

Una ciudad no está adornada por cosas externas, sino por la virtud de aquellos que habitan en ella.

Todos los asuntos tienen dos asas: por una son manejables, por la otra no.

¿No sabes que un buen hombre no hace nada por las apariencias, sino por hacer lo correcto?

Es imposible que un hombre aprenda lo que cree que ya sabe.

Acusar a otros por la propia desgracia es una señal de falta de educación. Acusarse a sí mismo muestra que la educación de uno ha comenzado. No acusar ni a uno mismo ni a otros demuestra que la educación de uno está completa.

No trates de parecer sabio a los demás.

En la prosperidad es muy fácil encontrar amigos, en la adversidad no hay nada más difícil.

El exceso de cólera engendra la locura.

Primero dite a ti mismo lo que serías; y luego haz lo que tienes que hacer.

El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos.

Me río de los que piensan que pueden dañarme. No saben quién soy, no saben lo que pienso, ni siquiera pueden tocar las cosas que son realmente mías y con las que vivo.

Quien quiera escuchar a los filósofos necesita una práctica considerable para escuchar.

Primero aprende el significado de lo que dices y luego habla.

Únete a lo que es espiritualmente superior, independientemente de lo que otras personas piensan o hacen. Mantén tus verdaderas aspiraciones sin importar lo que esté sucediendo a tu alrededor.

La naturaleza ha dado a los hombres una lengua y dos oídos, para que podamos oír de los demás el doble de lo que hablamos.

frases-epicteto

La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad.

La esencia de la filosofía es que un hombre debe vivir de tal manera que su felicidad dependa lo menos posible de las cosas externas.

Si hablan mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír.

Cuanto mayor es la dificultad, más gloria se obtiene al superarla. Los pilotos hábiles obtienen su reputación en las tormentas y las tempestades.

La prudencia es el más excelso de todos los bienes.

En las desgracias propias hay que acordarse del estado de conformidad con que miramos las ajenas.

Así como el Sol no espera que las oraciones y conjuros se levanten, sino que resplandece y es bien recibido por todos: así que tú tampoco esperes aplaudir y gritar y alabar para cumplir con tu deber; no, haz el bien por tu propia voluntad, y serás amado como el Sol.

Es un hombre sabio el que no lamenta las cosas que no tiene, sino que se regocija por las que tiene.

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.

No busquéis lo bueno en cosas externas, buscadlo en vosotros mismos.

Las apariencias en la mente son de cuatro tipos. Las cosas son lo que parecen ser; o no lo son, ni lo parecen ser; o lo son, y no parecen ser; o no lo son, y sin embargo parecen serlo. Con razón apuntar en todos estos casos es la tarea del sabio.

Podrías amarrarme la pierna, pero ni el propio Zeus no puede obtener lo mejor de mi libre albedrío.

La dificultad muestra lo que son los hombres.

El error del anciano es que pretende enjuiciar el hoy con el criterio del ayer.

Eres un alma pequeña que lleva un cadáver.

Si quieres mejorar, conténtate con que te consideren tonto y estúpido.

Los hombres no tienen miedo de las cosas, sino de cómo las ven.

Solo hay una manera de alcanzar la felicidad y es dejar de preocuparse por cosas que están más allá del poder o de nuestra voluntad.

¡Dame por todos los medios la vida más corta y más noble, en lugar de una que sea más larga pero de menor valor!

Filosofar es esto: examinar y afinar los criterios.

Es nuestra actitud hacia los eventos, no los eventos en sí mismos, lo que podemos controlar. Nada es, por su propia naturaleza, calamitoso; incluso la muerte es terrible solo si la tememos.

Cuando hayas de sentenciar, procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa.

Controla tus pasiones para que no te venzan.

No se llega a campeón sin sudar.

No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo.

Tenemos dos oídos y una boca para poder escuchar el doble de lo que hablamos.

Si alguien habla mal de ti, no te defiendas de las acusaciones, sólo responde; “obviamente no sabes acerca de mis otros vicios, de lo contrario los hubieras mencionado también”.

La dificultad muestra lo que son los hombres. Por lo tanto, cuando una dificultad recae sobre ti, recuerda que Dios, como un entrenador de luchadores, te ha emparejado con un alguien rudo. ¿Por qué? Para que puedas convertirte en un conquistador olímpico; pero eso no se logra sin sudar.

La envidia es el adversario de los más afortunados.

Los placeres raros son los que más nos deleitan.

Sólo el hombre culto es libre.

Toma este momento. Sumérgete en sus detalles. Responde a esta persona, este desafío, esta acción. Deja las evasiones. Deja de buscar problemas innecesarios. Es hora de vivir; para habitar por completo la situación en la que te encuentras ahora.

¿Quieres dejar de pertenecer al número de los esclavos? Rompe tus cadenas y desecha de ti todo temor y todo despecho.

60 frases de Epicteto filosóficas sobre la vida
4.5 (90%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.