Alexander-Pope

Alexander Pope (1688 – 1744) es un poeta y escritor inglés muy reconocido del período de Augusto inglés (siglo XVIII), conocido por sus poemas Un ensayo sobre la crítica (1711), El rizo robado (1712-14) su poema más conocido, La Dunciada (1728) y Ensayo sobre un hombre (1733-34).  Es el segundo escritor inglés más citado después de Shakespeare.

También es muy reconocido por sus traducciones de los textos de Homero y su poesía satírica. El éxito comercial de sus traducciones convirtió a Pope en el primer poeta inglés en poder vivir únicamente de los beneficios generados por sus obras.

Hoy te traemos esta preciosa recopilación de sus mejores citas, no te las pierdas.

Citas célebres de Alexander Pope

Bienaventurado el que no espera nada, porque nunca se desilusionará.

Errar es humano, perdonar, divino.

Un poco de aprendizaje es una cosa peligrosa.

Amor, libre como el aire, a la vista de los lazos humanos, extiende sus alas ligeras, y en un momento vuela.

Un hombre nunca debería avergonzarse de reconocer que ha estado equivocado, lo cual no es más que decir en otras palabras que hoy es más sabio de lo que era ayer.

No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona.

Lo que la razón teje, por pasión, se deshace.

Una verdad está clara: lo que es, es cierto.

Los encantos llaman la atención, pero el mérito gana el alma.

Actúa bien de tu parte, allí está todo el honor.

Los tontos se apresuran donde los ángeles temen pisar.

Algunas personas nunca aprenderán nada por la sencilla razón de que lo entienden todo demasiado pronto.

La fuerza de la mente es ejercicio, no descanso.

La reputación es una vida imaginaria en la vida de los demás, una cosa fuera de nosotros antes de nuestra muerte.

Los hombres más positivos son los más crédulos.

La belleza nos atrae con un solo cabello.

Las palabras son como las hojas; cuando abundan, poco fruto hay entre ellas.

frases-alexander-pope

Las historias están más llenas de ejemplos de perros fieles que de amigos fieles.

Una excusa es peor y más terrible que una mentira, porque una excusa es una mentira guardada

El vicio es un monstruo de un carácter tan espantoso como para ser odiado al ser visto; Sin embargo, visto demasiado a menudo, familiarizado con su rostro, primero soportamos, luego sentimos lástima, luego nos abrazamos.

Los enamorados sueñan, los esposos son despertados.

El bobo está contento de no saber nada.

A menudo sucede que esas son las mejores personas cuyos personajes han sido más perjudicados por los difamadores: como generalmente encontramos que es la fruta más dulce que las aves han estado buscando.

Toda la naturaleza no es sino arte, desconocido para ti.

La verdadera facilidad para escribir proviene del arte, no del azar, ya que se mueve más fácilmente cuando ha aprendido a bailar.

Todo nuestro conocimiento es conocernos a nosotros mismos.

Me gustaría que la gente creyera algo que estoy seguro que no creerán: que me ha importado la fama mucho menos de lo que me he atrevido a declarar.

Muchos hombres han sido capaces de hacer algo sabio, astuto, pero muy poco generoso.

Haz el bien tu parte. En eso reside todo el honor.

Los jueces hambrientos firman sentencias pronto, y se ahorca a los desgraciados para que los jurados puedan almorzar.

Basta emborrar un libro con notas y observaciones para adquirir el título de “hombre de letras”.

La bebida es la fiesta de la razón y el flujo del alma.

El verdadero ingenio es la Naturaleza hermosamente vestida. Lo que fue pensado muchas veces, pero nunca tan bien expresado.

Cuando falta el mérito verdadero, no sirve de nada haber sido estimulado por grandes, alabado por los eminentes y favorecido por el público general.

En conjunto, un mal autor merece mejor trato que un mal crítico.

Sueño y muerte, dos mellizos de raza alada, de velocidad inigualable, pero de ritmo silencioso.

Enfadarse es vengar las fallas de los demás sobre nosotros mismos.

frases-alexander-pope

Un partido es una locura de muchos en beneficio de unos pocos.

La vanidad es para la naturaleza lo que la pintura es para la belleza; no solo es innecesaria, sino que perjudica lo que mejoraría.

Lo que algunos llaman salud, si lo compra la ansiedad perpetua de la dieta, no es mucho mejor que una enfermedad tediosa.

¿Cuán feliz es la suerte de la inocente vestal? Al mundo olvida y el mundo la olvidó. El eterno resplandor de la mente inmaculada acepta todas las plegarias y renuncia a todos los deseos.

Los necios admiran, los sensatos aprueban.

Las diversiones constituyen la felicidad de quienes no saben pensar.

En el vasto océano de la vida de diversas formas navegamos, la razón es la carta, pero la pasión son los vientos.

Por lo que he publicado, solo puedo esperar que me perdonen; pero por lo que he quemado, merezco ser alabado.

Haz el bien por sigilo y sonríe para encontrar su fama.

En este mundo cotidiano, se dice que todos son románticos, que admiran algo bueno o lo hacen.

En la sombra, lejos de la luz del día, la melancolía suspira sobre la cama triste, el dolor a su lado, y la migraña en su cabeza.

No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona.

¡Oh paz! cuántas guerras se libraron en tu nombre.

No es tanto el estar exento de faltas lo que nos aprovecha, sino el haber sabido vencerlas.

La naturaleza y sus leyes yacían escondidas en la oscuridad: dijo Dios ¡que Newton sea! y todo se iluminó.

Todos son partes de un todo estupendo, cuyo cuerpo es la naturaleza y Dios el alma.

El que sirve mejor a un hermano se acerca más a Dios que todos los demás.

El pueblo es una fiera de múltiples cabezas.

Debe enseñarse a los hombres como si no se les enseñara. Las cosas desconocidas deben proponérseles como cosas olvidadas.

Las pasiones son los vendavales de la vida.

El que dice una mentira no se da cuenta del trabajo que emprende, pues tiene que inventar otras mil para sostener la primera.

frases-alexander-pope

Despierta el alma con tiernas pinceladas de arte, para elevar el genio y para enmendar el corazón.

Morir de nada más que de la furia de vivir.

El hombre nunca se cree feliz, menos cuando disfruta de esas cosas que otros quieren o desean.

La muerte, solo la muerte, puede romper la cadena duradera; y allí, hasta entonces, quedará mi polvo frío.

Enséñame a sentir el dolor de los demás, a esconder la culpa que veo, la misericordia que tengo a los demás y la misericordia que me muestra.

El estudio más interesante del hombre es el hombre mismo.

¿Quién decide cuando los médicos no están de acuerdo?

Ocurre con la gente de mente pequeña lo mismo que con las botellas de cuello estrecho. Cuanto menos contiene, más ruido hacen al vaciarlas.

Gana riqueza y posición, si es posible, con gracia; pero si no, gánalos como sea.

Una juventud de fiesta, una vejez de cartas.

Un almacén en la cabeza: estar siempre leyendo para no ser nunca leído.

70 frases de Alexander Pope
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.