aforismos
Aforismos para revelar

A muchas personas les motiva leer y escuchar frases o sentencias que les hacen sentirse identificados, expresiones de sentimientos, emociones, comportamientos e incluso circunstancias sobre las que alcanzar un entendimiento mejor de lo que les sucede, además de ayudarles a mejorar sus vidas de alguna forma gracias a ellas. A continuación os mostramos frases célebres y aforismos que ayudan hacer descubrimientos rápidos y que constituyen revelaciones sobre las realidades vistas de una forma determinada. Acerca al individuo a una visión más consciente de sus problemas o dificultades vitales.

Aforismos que revelan e inspiran

La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo. Galileo Galilei.

La suerte favorece sólo a la mente preparada. Isaac Asimov.

No hagamos lo que deseamos; en lugar de ello, seamos responsables de lo que somos. J. P. Sartre.

Nada crea autoestima y confianza en uno mismo como la creación de uno mismo. T. Carlyle.

Sólo puede ser confiado el desengañado, pues sólo el no esperar nada de los demás lleva a aventurar y a creer que, si las cosas dependen de nosotros mismos, podrían llegar a salir bien.

Lo que un hombre piensa de sí mismo generalmente determina o, mejor dicho, indica su destino. H. D. Thoreau.

Planta tu propio jardín y decora tu propia alma antes de esperar a que alguien te traiga flores. Virginia. A. Shoffstall.

Cuando escuches una voz interior diciéndote que no puedes pintar, pinta tanto como puedas, y verás cómo se callará. Vincent Van Gogh.

Según algunas reveladoras pruebas de técnica aeronáutica, el abejorro no puede volar debido a la forma y el peso de su cuerpo en relación a la superficie de sus alas. Pero el abejorro no lo sabe y por eso continúa volando. I. Sikorski.

La vida es como un espejo: si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. M. Gandhi.

El valor no es la ausencia de miedo, más bien es la opinión de que existe otra cosa que es mucho más importante que el miedo. A. Redmoon.

Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender. Charles Dickens.

La actitud determina la elección, y la elección determina los resultados. J. Rohn.

Un ser humano está controlado por el medio y a su vez controla el medio que le influye a él y a los demás. J. Elster.

Regla áurea: no hay que juzgar a los hombres por sus opiniones, sino por lo que estas opiniones hacen de ellos. G. Lichtenberg.

Si la libertad es, como se ha dicho, sólo una sensación, ¿qué diferencia hay entre el ser y el creerse libre? Se puede ser libre dentro de las propias prisiones. E. M. Cioran.

El hombre es la medida de todas las cosas: de las que son en tanto que son, y de las que no son, en cuanto que no son. Protágoras.

Todo aquello que se cree existe, y solamente esto. H. von Hofmannsthal.

La imaginación es una cualidad que se le ha concedido al hombre para compensarlo por lo que no es, mientras que el sentido del humor le ha sido dado para consolarlo por lo que es. O. Wilde.

Sabemos lo que somos, pero ignoramos lo que podemos ser. W. Shakespeare.

Es mejor una buena mentira que una mala verdad.

Deja uno de ser joven cuando no escoge a sus enemigos, cuando se contenta con los que tiene a mano. E. M. Cioran.

Aquello que no conseguimos perdonar al otro son nuestros errores y nuestras renuncias.

Quien nunca haya deseado y visto de cerca la torpeza y el mal, no puede ser considerado sobro y honesto, porque en realidad nunca ha tenido nada contra lo que demostrar su dominio de sí mismo. Antifonte.

El sufrimiento es la única causa de la conciencia. F. Dostoievski.

Un hombre es rico en proporción al número de cosas a las que puede permitirse renunciar.

Las cumbres más altas, por naturaleza, atraen los rayos.

El único peligro “auténtico” para la humanidad es la estupidez de los seres humanos. Como los verdaderos estúpidos creen que son inteligentes, imponen su estupidez a los demás, como si ésta fuera un don.

No hay nada nuevo bajo este cielo, sino lo que se ha olvidado. G. Santayana.

Los seres humanos son tan predecibles, que resultan muy decepcionantes, algo que no puede sino repugnar a quien los observa con ojos desengañados. Por suerte, existen raras excepciones por las cuales vale la pena vivir.

El pesimista no es más que un iluso desilusionado.

El odio es el fantasma del deseo.

Si se desea conocer la naturaleza de alguien, se le debe proporcionar una condición de pleno bienestar para que se sienta libre de expresarse como le parece. De hecho, son las personas a las que mejor tratamos las que nos inflingen las peores heridas y desengaños.

Los secretos más ocultos son las evidencias: o no las queremos ver porque son incómodas, o bien nos sentimos demasiado atraídos por las complicaciones.

Los inocentes que vienen después de los culpables suelen pagar las culpas en su lugar: ésta es una dolorosa ley de las relaciones amorosas.

En el momento en que te paras a pensar si amas o no a una persona, ya tienes la respuesta.

El hombre es el único animal que se ruboriza, o que necesita hacerlo. M. Twain.

Los seres humanos son capaces de sublimes autoengaños: transforman sus propias culpas en culpas ajenas. La memoria y los sentimientos de culpa ceden voluntariamente el paso a las sensaciones presentes.

El ser humano es tan corruptible que incluso la persona más virtuosa puede en determinadas circunstancias cometer los actos más despreciables, no porque se vea obligada, como muchos afirman para justificarse a sí mismos, sino sencillamente porque se ve impelida por la ebriedad del placer.

Amar de verdad consiste en anhelar y obtener cada vez más, y precisamente este anhelo pasional es el que nos hace sentir constantemente que nos falta algo.

Las relaciones amorosas no son más que el vértigo del egoísmo.

Quien no ama demasiado no ama lo suficiente.

El placer da lo que la sabiduría promete. Voltaire.

Nos cansamos de pensar, e incluso de actuar, pero nunca de amar. A. Compte.

La única forma de inocencia que se nos ha concedido es el sentimiento de culpa.

Lo único constante en la vida es el cambio. Buda.

El agua vence a todo porque se adapta a todo. Lao Tse.

Ni siquiera los mejores saben mucho sobre lo que el hombre debería ser; sobre lo que es, se puede aprender algo de cada persona. G. Lichtenberg.

Los elementos opuestos se ponen de acuerdo y de lo que se disiente deriva la más hermosa harmonía. Heráclito.

Sólo quien es frágil se vuelve rígido.

Gracias a un pequeño desorden se puede mantener el orden.

No puede haber calma en el amor, porque lo que se ha logrado es sólo un nuevo punto de partida para desear más. M. Proust.

Cualquier extremo psicológico alimenta dentro de sí a su opuesto. C. J. Jung.

Cada uno de nosotros vive de autoengaños, lo que marca la diferencia es si éstos consiguen o no hacernos felices. El arte está en reorientar los propios autoengaños hacia la percepción de lo que nos gusta.

Al situarnos en un extremo tensamos y cargamos aún más la propensión que nos llevará al extremo opuesto: así, cuando nos colocamos en el extremo negativo, nos vemos arrastrados casi en contra de nuestra voluntad al otro extremo. Lao Tse.

La duda es el trampolín del pensamiento creativo, pero al mismo tiempo el muelle del pensamiento obsesivo. En el primer caso, la duda se cabalga y se dirige, y por eso conduce al descubrimiento de nuestros territorios de pensamiento: en el segundo, la duda se combate y se reprime, y por eso se convierte en el aguijón perseguidor del pensamiento.

El psicólogo piensa que dos más dos son cinco, y está totalmente satisfecho con ello; el neurótico piensa que dos más dos son cuatro y se inquieta muchísimo por ello.

Existen tantos miedos como sea posible inventar.

La razón y la emoción no siempre se ponen de acuerdo, a menudo chocan entre sí. Lo más importante es no infravalorar que habitualmente la razón sucumbe a la emoción.

La mente es creadora del miedo; y cuando ésta analiza el miedo, buscando sus causas para librarse de él, la mente no hace sino aislarse aún más, aumentando así el miedo. J. Krishnamrti.

La ventaja de la mala memoria es que en muchas ocasiones se regocija de las mismas cosas como si fuera la primera vez. F. Nietzsche.

Para los obsesos no hay elección: la obsesión ya ha elegido por ellos, antes que ellos. E. M. Cioran.

La irracionalidad de una pasión vence siempre sobre la racionalidad de una explicación.

El instrumento en sí mismo nunca es ni bueno ni malo; es el uso que hacemos de él lo que lo vuelve una cosa o la otra.

No es posible no comunicar. P. Watzlawick.

Un discurso que haya persuadido a una mente obliga a la mente a la que ha persuadido a creer en los dichos y a consentir en los hechos. Gorgias.

Las preguntas del hombre sabio contienen ya la mitad de las respuestas. R. W. Emerson.

Saber qué hacer no significa saber hacerlo.

La persona insana de mente es aquella que, partiendo de principios incorrectos, razona y actúa de forma correcta, aunque las consecuencias serán erróneas. P. Pinel.

En el devenir existe una armonía oculta que reconcilia los contrastes que percibimos. Heráclito.

Es imposible conocer a los hombres sin conocer la fuerza de las palabras. S. Freud.

Decir es actuar. J. L. Austin.

No existen fenómenos morales, sino solamente una explicación moral de los fenómenos. F. Nietzsche.

La psicoterapia consiste en construir realidades inventadas que producen efectos concretos.

La realidad no es más que el lenguaje que usamos para comunicarla y comunicárnosla.

El genio no es más que la capacidad de percibir la realidad desde perspectivas poco comunes. W. James.

En cualquier cosa se empieza por lo sencillo, luego viene lo complicado y al final se vuelve a lo sencillo gracias a la contribución de mentes superiores. Voltaire.

Lo asombroso existe en la medida que existen premisas y vínculos que han sido inexplicablemente violados. B. Pascal.

Para observar las relaciones más sencillas pero auténticas entre las cosas, se necesitan conocimientos muy complejos. Y no es extraño que sólo hombres extraordinarios hagan aquellos descubrimientos que luego parecen fáciles y sencillos. G. Lichtenberg.

Lo que distingue las mentes verdaderamente originales no es que sean la primeras en ver algo nuevo, sino que son capaces de ver como nuevo lo que es viejo, conocido, visto y menospreciado por todos. F. Nietzsche.

La verdad de una idea no es una propiedad estática; ésta sucede, se convierte en auténtica, se transforma en tal por los acontecimientos. W. James.

Todo problema profana un misterio; a su vez, todo problema es profanado por la solución. E. M. Cioran.

La prueba más fuerte de una teoría es su aplicación. G. Lichtenberg.

Sólo conocemos el principio de las cosas según lo que nosotros mismos ponemos en ellas. I. Kant.

Son las soluciones las que conducen a las explicaciones y no las explicaciones las que conducen a las soluciones.

La mayoría de problemas no deriva de las respuestas que nos damos, sino de las preguntas que nos planteamos. I. Kant.

Las cosas en realidad son más sencillas de lo que pueda pensarse, pero mucho más complicadas de lo que pueda comprenderse. J. W. Goethe.

La vida es un juego cuya finalidad es descubrir sus reglas, reglas que cambian continuamente y que nunca se pueden descubrir definitivamente. G. Bateson.

No tenemos manera de aprehender el mundo exterior si no es a través de los sentidos, de los cuales podremos recibir imágenes siempre engañosas; pero aunque viésemos el mundo de manera del todo correcta, no tendríamos modo de saberlo. E. von Glasersfeld.

Nada hay en el intelecto que no haya estado antes en los sentidos. Santo Tomás de Aquino.

La gente cree que es cierto lo que desea creer como tal. Julio César.

Las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen. B. Gracián.

Cualquiera de nuestros conocimientos empieza en los sentimientos. Leonardo da Vinci.

Son nuestras teorías las que condicionan nuestras observaciones. A. Einstein.

La verdad es el atributo de cualquier cosa que se demuestra válida en la medida en que la creamos. W. James.

Es sencillo hacer que las cosas sean complicadas, pero difícil hacer que sean sencillas. F. Nietzsche.

Al final del viaje nos encontramos en el punto de partida. T. S. Elliot.

Frases célebres de psicología

Frases célebres y aforismos para revelar
Vota este artículo!