Fibromialgia: la muerte lenta

Verificado Redactado por Virginia Del Rosario Goya. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 29 abril 2021.

Es conocida como “la muerte lenta”, pero nos preguntamos ¿Por qué? y por qué es tan difícil de diagnosticar…

¿Cómo se diagnostica la Fibromialgia?

La persona que padece fibromialgia, suele sentir dolor crónico en diferentes partes del cuerpo, por ello se comienza un gran peregrinaje de especialistas como el gastroenterólogo con cólicos fuertes; el neurólogo por dolores de cabeza, consultas de psiquiatra por trastornos del sueño, endocrinólogo por gran fatiga…

En fin, un largo recorrido de médicos en los cuales, para sorpresa del paciente, todos los estudios, análisis y pruebas indicadas realizados salen normales, por lo que el médico concluye que el paciente “no tiene nada”, y le sugiere ir al psicólogo por posible ansiedad, depresión o estrés.

¿Qué surgió primero, la gallina o el huevo?

Pero… ¿el paciente sufre estrés y por ello el cuerpo duele, o como la salud está empeorando sin causa aparentes, el paciente sin respuestas comienza a experimentar ansiedad, necesita un diagnostico se angustia y estresa?

El sujeto acaba sintiéndose incomprendido, su salud se deteriora, afecta su calidad de vida, aunque los médicos afirmen que está bien. Los familiares también suelen juzgarle en vez de comprenderle.

Sin embardo el paciente sufre y es un sufrimiento real. Padece dolor intenso, cansancio, fatiga, una mala calidad de sueño, y despierta por la mañana más cansado que cuando se acostó la noche anterior.

Su vida gira en torno al dolor.

El Reumatólogo es el médico indicado para al fin dar el diagnóstico: Fibromialgia

Según la OMS la fibromialgia es una “Alteración crónica caracterizada por dolor generalizado, persistente y dolor a la presión y palpación en unas localizaciones definidas. Está clasificada como reumatismo no articular. Esta identificada como entidad desde 1904; considerada como enfermedad por la OMS”

Puntos “gatillo” del dolor de la fibromialgia

Existen una serie de puntos donde se centra habitualmente el dolor agudo de la fibromialgia, son los siguientes:

  • Músculos inferiores del cuello
  • Músculos en la base del cráneo
  • Zona alta del pecho, debajo de la clavícula
  • Músculos trapecios de la espalda hacia los hombros
  • Entre los omóplatos
  • Codos
  • Zona exterior de las caderas
  • Rodillas
  • Glúteos
Puntos Gatillo Fibromialgia
Puntos Gatillo Fibromialgia

Acompañado de:

Posibles causas de la fibromialgia

Siendo predominante en mujeres jóvenes. Se sabe que se produce a nivel neurológico una distorsión y aceleración en la percepción del dolor; muchas veces se desencadena por una situación traumática a nivel psicológico la persona sufrió una vivencia muy dolorosa afectando su estado emocional.

Cuando una emoción no se cura el cuerpo habla, la angustia, la depresión y el estrés post traumático se psicosomatizan de forma inconsciente afectando la calidad de vida del paciente.

El paciente, camina por el resto de su vida de la mano con el dolor. Es un amigo más fiel que su propia sombra.

Conclusiones

El dolor no se ve, pero es real. Es coherente que por ello su vida se ve condicionada, la rutina, el trabajo, la casa, los hijos… Tareas que antes eran simples ahora se vuelven de gran dificultad.

El paciente con fibromialgia puede experimentar días donde el dolor es moderado y disfrutar de sus actividades con normalidad, pero a la mañana siguiente puede despertar con una gran fatiga, como si hubiera corrido la maratón más larga de su vida.

Queridos lectores, si un ser querido padece fibromialgia desarrollemos la empatía y pongámonos por un momento en sus zapatos, para comprender más y juzgar menos.

Bibliografía

Profesora de Psicología, "IPC". Especializada en "Arteterapia. Conferencista como Ex Vicedirectora, de la "Asociación Cultural Libertador General San Martín"Profesora de Acompañante Terapéutico, Instituto MEIT. Certificada en "Coaching". Escritora Autodidacta en temas de Psicología, Psicopedagogía, Arteterapia, Educación y Salud.

Deja un comentario