fetichismo

¿Estás buscando información sobre el fetichismo? En ese caso, estás en el lugar adecuado. Hemos creado el artículo más completo para que sepas todo al respecto: ¿Qué es? ¿Por qué se da? ¿Es malo? ¡Y mucho más! ¡Esperamos que te guste!

¿Qué es el fetichismo?

El fetichismo es una parafilia que se basa en la existencia de excitación sexual a través de ciertos objetos, elementos o partes del cuerpo. No obstante, los aparatos destinados a estimular sexualmente (como los vibradores) no se consideran fetiches.

Una duda muy frecuente es la de si el fetichismo es una enfermedad o un problema. Según la psiquiatría actual, el fetichismo solo es una enfermedad en el caso de que sea una conducta recurrente a lo largo de 6 meses o más y que sea necesaria para tener excitación sexual.

Además, debe afectar negativamente a la vida social o laboral del sujeto. En el caso de que pueda hacer vida normal y ese fetichismo no le afecte negativamente, no se considera una enfermedad, sino una manifestación de su sexualidad.

¿Qué fetiches son los más frecuentes?

Los fetiches son aquellos elementos que despiertan la excitación sexual en la persona que es fetichista. Estos elementos pueden ser muy variados, pero hay algunos que se repiten con una mayor frecuencia.

Estos elementos que se repiten suelen ser la ropa interior (usada o sin usar), los pies, los zapatos (especialmente de tacón), el cuero, las corbatas, el acto de fumar…

Hay que señalar que, aunque estos elementos pueden gustar a muchas personas cuando son llevados o practicados por la pareja sexual, el caso del fetichista es diferente: Al fetichista le excita más el objeto en sí que la persona que lleva ese elemento.

Teorías que explican el fetichismo

A lo largo de los años, se han formulado muchas teorías para explicar el porqué del fetichismo. A continuación, te mencionamos las dos más importantes:

filias-parafilias

Teoría psicoanalítica

Aunque el psicoanálisis freudiano ya no tiene mucho peso en la psicología, lo cierto es que sus ideas fueron reveladoras en muchos sentidos. Es por ello que, todavía hoy, se siguen valorando sus explicaciones.

Al hablar del fetichismo, la teoría psicoanalítica habla de que se trata de una manifestación perversa, llegando a considerarlo el núcleo y lugar común de todas las demás parafilias.

Así, se considera que el fetichismo es una manifestación de los problemas que tiene el sujeto con la norma. Otras manifestaciones podrían ser el voyeurismo, el sadomasoquismo o el travestismo.

Para algunos otros psicoanalistas, como Piera Aulagnieur, el fetichismo es un estado fronterizo del sujeto antes de llegar a la psicosis. Si se pasa esa barrera, se abandona la neurosis y se llega a la psicosis.

Teoría del condicionamiento

Otras teorías son menos “agresivas” para con el sujeto, y, simplemente, explican el fetichismo como una reacción a un condicionamiento que existió en la infancia. Así, el origen del fetichismo se encontraría en una circunstancia casual en el proceso de aprendizaje y autoconocimiento sexual.

Básicamente, la idea es que alguna experiencia durante la infancia causaría la asociación entre placer sexual y un objeto o elemento particular, y esa relación se mantendría hasta la edad adulta.

Entonces… ¿No es algo malo?

No, no lo es. Al igual que prácticamente cualquier otra parafilia, siempre y cuando no hagas daño a otras personas ni te afecte negativamente a ti, no se considera que sea una enfermedad ni un problema que merezca tratamiento.

En el caso de que sí se dieran esas circunstancias, deberías acudir a un sexólogo o a un psicólogo para que te preste ayuda profesional. Pero, en general, esas circunstancias no se dan, así que puedes estar tranquilo.

Te puede interesar: Diccionario de filias y parafilias

Fetiches más curiosos y extraños

Ahora, después de haber aclarado todo lo anterior, pasemos a algo más curioso y divertido… ¡Los fetiches más extraños que se conocen!

  1. Mecanofilia: Los macanófilos son personas que se excitan con las máquinas, como los coches, las bicicletas o las motos (también cualquier tipo de gadget). La excitación no proviene de tener relaciones en el vehículo en sí, sino que les excita la propia máquina.
  2. Ursusagalamatofilia: Este fetichismo hace referencia a la excitación por las personas que recuerdan a un animal (más concretamente, por aquellos elementos de la persona que recuerdan al animal). Por ejemplo, una persona muy velluda que recuerda a un oso.
  3. Salirofilia: La salirofilia hace referencia a la excitación sexual que se siente ante la suciedad y ciertos fluidos corporales… salados. La saliva, el orín o el sudor entrarían dentro de los fetiches de un salirófilo, por ejemplo.

Como has tenido ocasión de ver, el fetichismo no es algo necesariamente malo, y todos tenemos nuestros pequeños fetiches. Siempre y cuando no se convierta en algo patológico, puedes disfrutar de la sexualidad con los fetiches que más te gusten.

Fetichismo: Todo lo que debes saber
5 (100%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.