Fármacos depresión


Mucho se habla acerca de la medicación que existe para aliviar los síntomas de la depresión y de la ansiedad. Pero no tanto sobre los fármacos que pueden llegar a causar este trastorno. Vamos a ver mejor cuáles son y cómo inciden en nuestra mente.

¿Cuáles son los medicamentos que causan depresión?

La depresión es una de las enfermedades más comunes en nuestra actualidad. Esta responde a muchas causas, la mayoría de ellas relacionadas con el estilo de vida y también muy ligadas a la forma en la que gestionamos nuestras emociones y resolvemos nuestros problemas.



Sin embargo, más allá de estos aspectos, existen también otros desencadenantes que conducen a la depresión. Por ejemplo, hay ciertos medicamentos que han demostrado tener unos efectos secundarios muy claramente ligados a esta enfermedad.

Los médicos lo saben y lo tienen en cuenta a la hora de prescribir dichos fármacos, pero no siempre la persona que los consume tiene esta información. Aun así, en caso de reconocer que nos estamos viendo afectados negativamente por medicamentos de este tipo, hay que consultar siempre al profesional antes de abandonarlos.

Pero, ¿cuáles son estos medicamentos que provocan depresión? Los fármacos asociados a estos efectos secundarios son de muchos tipos, más de los que en un principio podamos pensar, y todos muy comunes en nuestro día a día. Estos son algunos de ellos.

Betabloqueantes

Este tipo de fármaco se utiliza para tratar problemas de hipertensión. Son por lo tanto necesarios en personas que padecen presión arterial alta y es difícil sustituirlos por otro tipo de medicamento.

La causa de que se produzca esta depresión es que desaceleran el ritmo cardíaco. Como consecuencia a veces aumentan la sensación de fatiga y provocan una disfunción sexual que puede llevar a tener problemas que desemboquen en una depresión.

Anticonvulsivos

Este tipo de medicamento se utiliza para tratar problemas de convulsiones. Son comunes en dolores neuropáticos, trastornos bipolares y trastornos en el estado de ánimo. Algunos ejemplos son la carbamazepina (Tegretol), gabapentina (Neurontin), lamotrigina (Lamictal), pregabalina (Lyrica) y topiramato (Topamax).

La depresión se produce porque estos fármacos inciden en los neurotransmisores, que son los encargados de transmitir los mensajes al cerebro. Al bloquear estas señales del sistema nervioso central se produce esta alteración que desencadena una depresión.

Hipnóticos benzodiacepínicos

Las benzodiacepinas son un tipo de medicamento que se prescribe para aliviar los síntomas de la ansiedad y el insomnio. Lo que hacen realmente es relajar los músculos del cuerpo. Es decir, los conocidos como tranquilizantes.

En muchos casos estos no se metabolizan bien y se acumulan en el organismo hasta alcanzar niveles tóxicos. De este modo, provocan un efecto similar al de la resaca, que provoca unos síntomas similares a los de la depresión.

Medicamentos para el Parkinson. Uno de los signos de la enfermedad de Parkinson, más allá de los trastornos del movimiento, es la tendencia depresiva. Esto se acentúa con los medicamentos que se prescriben para tratarla.

El motivo es que los fármacos para tratar el Parkinson se basan en el uso de la dopamina, que actúan simulando los receptores de la dopamina en el cerebro y, de esta manera, imitan la actividad de la dopamina. El consumo de la este neurotransmisor a largo plazo está asociado a la depresión.

Corticoesteroides

Este tipo de medicamento se usa para tratar la inflamación de los vasos sanguíneos y los músculos. Estos reducen los niveles de serotonina en el organismo, y precisamente esta reducción se sabe que puede causar depresión.

Enfermedades como la artritis, el lupus o la gota son tratados con medicamentos que incluyen estos componentes. Algunos ejemplos conocidos son la cortisona, la metilprednisolona, la prednisona y la triamcinolona.

Medicamentos que alteran las hormonas

Este tipo de fármacos que también son muy utilizados para tratar ciertos problemas está demostrado que también son causantes y desencadenantes de depresión.

Por ejemplo, aquellos que se toman para aliviar los síntomas de la menopausia, o las mismas pastillas anticonceptivas, suponen una manipulación de los niveles hormonales en el organismo puede causar este tipo de problemas tales como la depresión.

Estimulantes

Si bien su nombre puede hacernos pensar lo contrario, este tipo de fármacos también conducen a la depresión. Son prescritos sobre todo para tratar la somnolencia diurna excesiva causada por la hipersomnia, la narcolepsia o la apnea del sueño.

No obstante, estos estimulantes aumentan el nivel de dopamina en el organismo. Esto hace que las investigaciones concluyan que tomarlos durante un largo periodo haga que puedan aparecer síntomas de depresión.

Conclusiones

Los fármacos pueden ayudarnos en muchos ámbitos de nuestra vida, tanto en nuestra salud mental como física. No obstante, no hay que olvidar que la mayoría de ellos causa unos efectos secundarios que habrá que controlar. Por eso siempre han de ser consumidos bajo prescripción médica.

Referencias

Medicamentos generales asociados con la depresión. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2729620/

Turner E. Depresión inducida por fármacos [7 de agosto de 2008]. http://www.fda.gov/ohrms/dockets/ac/00/slides/3639s2b.pdf

¿Pueden los fármacos causar depresión? Una revisión de la evidencia. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1188504/

Bulpitt CJ, Dollery CT. Efectos secundarios de agentes hipotensores evaluados mediante un cuestionario autoadministrado. Br Med J. 1973 1 de septiembre; 3 (5878): 485–490.

Bunney WE, Jr, Davis JM. Norepinefrina en reacciones depresivas. Una revisión. Arco Gen Psiquiatría. Diciembre de 1965; 13 (6): 483–494.

Carney RM, Rich MW, teVelde A, Saini J, Clark K, Freedland KE. Prevalencia de trastorno depresivo mayor en pacientes que reciben terapia con bloqueadores beta versus otros medicamentos. Soy J Med. 1987 agosto; 83 (2): 223–226.

Gangat AE, Simpson MA, Naidoo LR. La medicación como causa potencial de depresión. S Afr Med J. 1986 16 de agosto; 70 (4): 224–226.





2 Comentarios

  1. Agradecido por el artículo. Estoy en desacuerdo de que la clase médica esté al tanto de éste y otros efectos secundarios. En todo caso se atiene a la incompatibilidad entre ellos. De los efectos secundarios no nos enteramos ni los pacientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here