hombre-dormido-trabajo

La falta de sueño y la soledad son dos realidades muy presentes en la sociedad actual. Ambas son causa y consecuencia a partes iguales de trastornos como la depresión, el estrés y el rechazo social. Veamos mejor por qué.


Una necesidad esencial

El ser humano, al igual que otras tantas especies animales, necesita dormir para reponer el organismo y funcionar correctamente. Esta necesidad parece haberse convertido en todo un lujo en la sociedad actual.

La falta de sueño puede ocasionar graves problemas a nivel psicológicos tanto a corto como a largo plazo. No dormir bien es fuente de estrés y provoca una notable falta de atención y concentración.


Las personas que no duermen bien ven muy dificultadas las tareas del día a día. Su cerebro no está descansado, por lo que le resulta más difícil afrontar problemas cotidianos y establecer perspectiva de ellos para así resolverlos.

Sin embargo, hay mucho más detrás de la falta de sueño, ya que afecta también a la respuesta social de la persona. Según un estudio que ha sido publicado en la revista Nature Communication donde por primera vez se relacionan los problemas de la falta de sueño con el aislamiento social.

Dicha investigación ha sido realizada por la Universidad de California Berkeley, que concluyó que las personas que sufren de ansiedad social también son las que tienen más dificultades para dormir.

El estudio se ha realizado de la siguiente forma; en primer lugar, los investigadores hicieron un registro de las respuestas sociales y neuronales de un número de adultos jóvenes tras una noche de sueño normal y lo compararon con las respuestas tras una noche de poco descanso.

Mientras tanto, a las personas que participaron en el experimento se les mostraron vídeos de personas con expresiones neutrales caminando hacia ellas. Los participantes tenían que detener el vídeo cuando pensaran que estaban demasiado cerca.

El resultado fue que las personas a las que se les privó de dormir las horas suficientes generaron un notable rechazo, cosa que no sucedió con las personas que habían dormido entre 7 y 9 horas.

Conclusiones del estudio

De esta forma, según indican los investigadores que han trabajado en este estudio, se pueden obtener importantes detalles sobre lo que se considera ya la epidemia del siglo XXI: nos referimos a la soledad.

Pero, ¿cómo se llega a esta soledad y cómo influye la falta de sueño? La respuesta viene determinada precisamente por las consecuencias negativas que tiene la falta de sueño en la persona.

Una de ellas es que dormir un menor número de horas hace que estemos más irritables y nos apetezca menos interactuar socialmente. Igualmente, otras personas te perciben como más repulsivo. Por todo ello, se aumenta la probabilidad del aislamiento social.

La investigación destapó que no solamente las personas que no duermen lo suficiente tienen menos interés por establecer relaciones sociales. Esto hace que sean menos atractivas a los ojos de los demás.

Por lo tanto, se trata de un círculo vicioso en el que uno afecta al otro. Es un vínculo bidireccional en el sentido en que uno es causa y consecuencia del otro, por lo que es importante evitarlo para tener una buena salud mental.

sin-dormir

 

La persona falta de sueño es menos atractiva

Todo esto se explica, como decíamos anteriormente, a que la persona falta de sueño es menos atractiva. Esto es debido a las consecuencias negativas que tiene no dormir ni descansar bien, como es la irritabilidad, el estrés y la depresión.

La persona que no duerme bien está más cansada normalmente, le apetece menos hacer planes con otras personas y tiende a aislarse. No puede pensar con la claridad de quien ha repuesto su organismo convenientemente durante la fase del sueño.

Todo ello lleva al aislamiento y a la soledad. Se trata de un problema que afecta cada vez a un mayor número de personas, según los distintos estudios que se han realizado al respecto en los últimos años.

Por este motivo se ha concluido que se trata de una epidemia. Así, según datos de informes al respecto, se indica que un 6 por ciento de los europeos considera que no tiene a nadie con quien hablar o en quien confiar para contarle sus problemas personales.

Además del impacto que esto tiene en la propia salud mental de la persona, esta soledad conlleva también un aumento del riesgo de caer en adicciones como el alcoholismo o las drogas, así como de desarrollar incluso problemas físicos, como son enfermedades cardiovasculares.

En resumen, cuidar nuestro sueño y nuestro círculo social son las claves para tener una buena salud mental. Por lo tanto, es importante que nos centremos en cuidar estos aspectos de nuestra vida para evitar caer en una depresión o padecer cualquier otro tipo de trastorno.

Falta de sueño y soledad es igual a rechazo social
4.6 (91.43%) 7 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here