La eyaculación precoz es la causa principal por la que muchas parejas no gozan plenamente en sus relaciones sexuales. Muchos hombres darían cualquier cosa por llegar a controlar su eyaculación perfectamente, pero no saben el modo de conseguirlo.

¿Qué es la eyaculación Precoz?

La eyaculación precoz no es definida del mismo modo por todos los autores, pero podríamos decir que es la incapacidad de controlar la eyaculación en el hombre.

Algunos autores afirman que un hombre tiene eyaculación precoz si no resiste 30 segundos (otros ponen el límite entre 30 segundos y 7 minutos) después de la penetración vaginal.

A la consulta sexológica acuden a veces pacientes que creen no tener este problema, porque nunca eyaculan antes de la penetración.

La falta de control de la eyaculación se convierte en un problema grave cuando el hombre no resiste por lo menos un tiempo razonable, es decir, lo suficiente para que la mujer quede satisfecha.

La eyaculación precoz o rápida supone una falta de disciplina corporal; en consecuencia, todo hombre puede conseguir mediante un adiestramiento adecuado que su eyaculación sea un acto totalmente voluntario.

¿A qué se debe la eyaculación precoz?

En primer lugar debemos aclarar que la eyaculación precoz no es una enfermedad ni algo con lo que algunos hombres han nacido.

La causa de la eyaculación precoz no es la edad, ni la falta de experiencia, ni la mucha excitación sexual o hipersensibilidad sexual. La eyaculación precoz no se debe tampoco a algo físico, como problemas de frenillo, de fimosis, de testículos, de próstata, debilidad de un nervio o sensibilidad en el glande.

Las causas de la eyaculación pueden ser muy variadas, y deberse a falta de información o preparación al iniciar las relaciones sexuales, al estado de ansiedad o inseguridad originado por otro problema sexual (como la impotencia), o a la falta de interés en prolongar el coito, a haberse convertido la eyaculación en un reflejo condicionado, etc.

Por consiguiente, el diagnóstico del trastorno no precisa análisis de orina, de sangre, de semen, ecografías, o inyecciones, ni nada parecido.

¿Cómo controlar la eyaculación precoz?

Muchos hombres piensan que lo que les ocurre se pasa con la edad o a medida que el hombre tiene más experiencia sexual. La realidad es que el hombre que no controla su eyaculación puede continuar así toda la vida, lo que le puede crear una gran frustración. Cada vez que le sucede lo vive con más frustración y ansiedad, lo que indudablemente influye en la relación con su pareja. Esto es tanto más lamentable cuanto este trastorno tiene solución casi en el 100 % de los casos.

En cuanto al tratamiento, un control perfecto de la eyaculación no se consigue mediante:

  • Consejos, charlas o terapia de grupo
  • Ni con ninguna inyección, pastilla, medicamento, pomada, cápsulas, espráis, hormonas, vitaminas o a productos farmacológicos
  • Ni con intervenciones, operaciones de fimosis, o tratamiento de próstata
  • Ni con aparatos o instrumentos sofisticados.

El único tratamiento científico, serio y eficaz es a través de un aprendizaje mediante ejercicios y técnicas muy concretas que debe aprender el hombre, y practicar solo o con su compañera, si la tiene.

La experiencia nos confirma que si el hombre sigue con rigor nuestro método, incluso aunque no haya logrado aún realizar el coito por eyacular antes -como es el caso de algunas personas-, conseguirá tener una relación normal, es decir, una preparación prolongada y una penetración con perfecto control de la eyaculación.

El eyaculador precoz como tal, es una persona que presenta un estado de ansiedad permanente, de la misma forma que siempre va rápido a hacer las cosas, nunca tiene tiempo de nada, necesita hacerlo todo al mismo tiempo etc. también eyacula al mismo tiempo. Es decir, expulsa su ansiedad de cualquier forma. Se asocia mucho la eyaculación prematura a una forma de ser y a una forma de vivir, esto es en conceptos globales, no todos actúan de esta forma.

Para los hombres, la eyaculación precoz es con frecuencia responsable de una falta de motivación para los actos sexuales, una desvalorización de su propia imagen y la evolución puede llegar a una impotencia psicológica. Para la mujer, la eyaculación precoz de su compañero puede también llegar a una falta de motivación para hacer el amor, una ausencia del orgasmo y puede evolucionar hasta una frigidez secundaria. Para la pareja, la evolución se dirige sobre la ruptura de la comunicación afectiva, sensual y erótica, lo que conduce a menudo a una separación de la misma.

Para entender mejor la eyaculación precoz, hay que decir algo sobre la fisiología de la eyaculación, que se produce al cabo de la fase de excitación y que está compuesta de dos periodos:

  • Un periodo inmediatamente de pre-eyaculación que corresponde a la puesta en tensión del esperma dentro de las vías genitales posteriores. Durante este corto periodo la excitación sexual ya es reversible y el hombre puede aprender a reconocer ese límite y prevenir la fase siguiente y expulsiva que es irreversible.
  • Un periodo de eyaculación propiamente dicha, que corresponde a las contracciones expulsivas de las vías genitales, y que llega a la expulsión del esperma. Este periodo corto es irreversible e incontrolable.

El tratamiento hecho es de tipo comportamental y contiene ejercicios con dificultades progresivamente crecientes. Estos ejercicios permiten al paciente, etapa por etapa, siguiendo su ritmo, acostumbrarse a las excitaciones cada vez más fuertes y a reconocer el momento en el cual deberá abandonar su excitación. De este modo progresivamente aprenderá a dominar su excitación, y sobre todo, a controlar el momento en que decide eyacular con su pareja.

Las terapias comportamentales se funden en el hecho de que la recepción de mensajes negativos de forma repetida, unido a una mala actitud ante los acontecimientos cotidianos, desemboquen con frecuencia en problemas sexuales. La terapia conductista tendrá que modificar progresivamente este comportamiento negativo con ejercicios comportamentales, a fin de volver a una conducta positiva.

La eyaculación precoz nunca se arregla con el tiempo, es necesario empezar un tratamiento lo antes posible, lo que ayudará, sin duda alguna, a resolver el problema.

Xavier Conesa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here