amigos-hablan-bar

Existen tres estilos de comunicarnos con las personas, cada uno de ellos impacta de manera distinta en nuestras relaciones humanas y en nosotros mismos.

La comunicación o conducta pasiva

Es un estilo de comunicación de personas que evitan mostrar sus sentimientos o pensamientos por temor a ser rechazados o incomprendidos o a ofender a otras personas.

Infravaloran sus propias opiniones y necesidades y dan un valor superior a las de los demás.

No defienden sus intereses, hace lo que le dicen sin importar lo que piensa.

Efectos

  • Irritación, resentimiento,
  • Baja autoestima,
  • Lástima,
  • Disgusto,
  • Inseguridad en qué hacer y qué decir.
  • Sienten que es necesario ser querido por todos.
  • Sensación constante de ser incomprendidos, manipulados y no tenidos en cuenta.
  • Se presentan sentimientos de impotencia, culpabilidad, ansiedad y frustración.
  • Pérdida de autoestima / pérdida de aprecio y/o falta de respeto de los demás.

Ejemplo

Tu amiga lleva como tres veces que te deja plantada en el lugar que quedaron de verse para tomar café, cada vez, no te avisa con tiempo que no va a poder llegar, después de la hora en que quedaron de verse, te manda mensaje, para disculparse… Tu, terminas diciéndole, que no hay problema.. pero por dentro te quedas con malestar.

La comunicación o conducta agresiva

Este estilo de comunicación se sitúa en un plano opuesto a la pasividad, caracterizándose por la sobrevaloración de las opiniones y sentimientos personales, obviando o incluso despreciando los de los demás.

Piensan que si no se comportan así, son demasiado vulnerables.

Sitúan los patrones de comportamiento en términos de ganar perder.

Piensan que hay gente que merece ser castigada, que su voz y opiniones no valen.

Pelea, acusa, interrumpe, amenaza, agrede a las demás sin tener en cuenta sus sentimientos. Tendencia al contraataque.

Efectos

  • Tensión,
  • Descontrol,
  • Sentirse culpable,
  • Mala autoimagen,
  • Soledad,
  • Hiere a las demás personas,
  • Frustración.
  • Causa resentimiento de las demás personas.

Ejemplo

Una mujer le pide a su esposo que le ayude a poner la vajilla en la mesa, pues esperan invitados a cenar, el esposo dispuesto a ayudar a su esposa, le ayuda a poner la vajilla… cuando de repente, se le cae un plato, la esposa enfurecida le dice, ¡¡Eres un torpe, nunca tienes cuidado!!

La comunicación o conducta asertiva

Ahora, hablemos de asertividad, el estilo de comunicación más favorable y sana, para ti y para establecer relaciones más constructivas y sanas con otras personas.

La asertividad es un comportamiento comunicacional en el que la persona ni agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.

Se trata de una categoría de comunicación vinculada con la alta autoestima y que puede aprenderse como parte de un proceso amplio

de desarrollo emocional. Se define como una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

La asertividad impide que seamos manipulados por los demás en cualquier aspecto además de valorar y respetar a los demás recíprocamente.

Todas las personas tenemos derecho a ser tratadas con cortesía y respeto.

Cuando defendemos nuestros derechos nos respetamos a nosotros mismos y obtenemos el respeto de los demás.

Cuando hacemos lo que es correcto para nosotros, nos sentimos mejor con nosotros mismos y tenemos una relación más auténtica y satisfactoria también con las demás personas.

Al sacrificar nuestros derechos, estamos entrenando a otras personas para que nos traten de forma incorrecta.

Ganaremos mucho de la vida si somos libres y capaces de defender nuestros derechos a la vez que potenciamos los mismos derechos en las demás personas. Tenemos derecho a expresarnos mientras no violemos los derechos de otras personas. Si no decimos a las demás cómo nos afecta su comportamiento, les estamos negando la oportunidad de cambiar.

Todo el mundo se beneficia del comportamiento asertivo. 

Ejemplos de asertividad

  • Me siento molesta y a veces resentida cuando me críticas en público. Me gustaría que los comentarios me los dijeras en privado.”
  • Me siento fatal que me critiques continuamente delante de todo el grupo porque parece que no te gusta nada de lo que hago, me gustaría que me digas a mí a solas lo que piensas”.
  • Percibo, siento que cuando te estoy platicando algo, prefieres ponerle atención a otras cosas, me gustaría que me pongas atención cuando te hablo.
  • Necesito y me ayudarías mucho si colaboras conmigo en los quehaceres de la casa.
  • Me gusta cuando me escuchas atentamente.

Efectos

Expresando pensamientos y emociones con asertividad
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here