¿Existe un tercer sexo?: los intersexuales

Verificado Redactado por Juan Antonio Barrera Méndez. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 24 abril 2020.

 “Para las mujeres, el mejor afrodisiaco son las palabras. El punto G está en los oídos, y el que busque más abajo está perdiendo el tiempo”. Isabel Allende, escritora chilena.

Anaxágoras, cuatro siglos antes de Cristo, estableció que los niños procedían del testículo derecho y las niñas del testículo izquierdo. Mientras tanto Aristóteles creía que, la clave para tener un hijo varón era poner mucho esfuerzo y énfasis en el coito y suponía también que los hijos procedían del semen del padre y la madre no tenía ninguna influencia en ello.

Sin embargo, las condiciones para engendrar desde el punto de vista genético y molecular son las responsables de la diferenciación sexual entre machos y hembras. “En el interior de casi todas las células de nuestro cuerpo tenemos 46 cromosomas. Éstos son 22 parejas de cromosomas llamados autosómicos, más otra pareja de cromosomas sexuales: XX si se trata de una mujer, y XY si es un varón (Pere, 2013, pág. 32).

En la unión del óvulo y el espermatozoide, las células empiezan a dividirse y todas son idénticas, pero se irán diferenciando en células nerviosas, musculares, sanguíneas, óseas hasta conformar todos los órganos, tejidos y sistemas. Hombres y mujeres somos iguales en el interior del útero hasta antes de la sexta semana. El feto, tiene las mismas estructuras genitales hasta ese punto.

Sin embargo, a partir de la sexta semana, “la diferenciación sexual empieza: si el feto lleva el gen SRY (o Sex-determining Region) en el cromosoma Y, se libera una hormona llamada antimulleriana (AMH) forzando que las gónadas se conviertan en testículos. Si el feto es XX y no hay liberación de AMH, las mismas gónadas se desarrollarán como ovarios y trompas de Falopio (Pere, 2013, pág. 33).

La importancia de la diferenciación sexual es que ella determina el sexo biológico de una persona y su desarrollo sexual ulterior.

Etiología de la intersexualidad

De acuerdo a la OMS su incidencia es del 1% en la población y puede presentarse en el nacimiento o la adolescencia (Roca & Raboso, 2013). Es de etiología múltiple prenatal, y se considera más un problema de salud y no de género.

Podremos diferenciar un sexo social, sería el que el entorno le otorga al sujeto en su interacción social, el cual puede ser aceptado o rechazado, como se ha visto desde los tiempos bíblicos. Y otra individual, que corresponde a su propio sexo social individual, asociado a su rol social. No obstante, en la base de éste se encuentra el sexo biológico y todas sus variaciones.

Intersexualidad
Intersexualidad

En el desarrollo del proceso natural biológico, se espera que exista una correlación perfecta entre el sexo genético mediado por los cromosomas (XY/hombre o XX/mujer), en el sexo genital o gonadal (con la aparición de pene y testículo o vagina y ovarios), en el sexo hormonal (y que circule mayor cantidad de andrógenos o estrógenos) y con ello exista la predisposición para tener un sexo cerebral (que hará a una persona sentirse como hombre o mujer, dando lugar a su identidad sexual. Sin embargo, esto no es así, existen desarrollos biológicos naturales que se quedan en una parte intermedia, a esto se le conoce como intersexualidad.

Definición de intersexualidad

Existen muchas definiciones, tanto de parte de los científicos como de parte de quien la viven:

  • El término de intersexualidad hace referencia al grupo de afecciones en las que se da una anormalidad en los genitales internos y externos. Dicha anormalidad impide definir si un individuo pertenece al género masculino o femenino (Hernández, 2009, pág. 90).
  • Intersexualidad, es la condición de poseer las características sexuales de ambos sexos, en particular las características secundarias y, en algunos casos, el desarrollo parcial de los órganos sexuales internos o externos (APA, 2010, pág. 276).
  • No me identifico, ni como hombre, ni como mujer: Many Mitchel. Es ser masculino por fuera y femenino por dentro o viceversa (Natgeo, s/f).
  • En biología se conoce como hermafroditismo y hace referencia a los organismos que poseen órganos reproductivos de ambos sexos.

Ser hombre o mujer al mismo tiempo, genera una cierta perspectiva de bisexualidad o punto intermedio denominado anteriormente hermafroditismo y en la actualidad intersexualidad.

Tipologías a manera de diagnóstico

El término intersexual, abarca más de 30 condiciones diferentes entre las que se destacan: Hiperplasia adrenocortical (puede causar masculinización en la pubertad), Síndrome de insensibilidad a los andrógenos o pseudohermafroditismo masculino o CAIS (se presenta en los bebés XY y consiste en una feminización aguda de los genitales y presentan la aparición de mamas en la pubertad y una silueta femenina), Hiperplasia suprarrenal congénita o CAH o 46XX (son mujeres que presentan una virilización y presentan un engrandecimiento del clítoris e hinchazón de los labios genitales, las mujeres crecen sintiéndose hombres), Disgénesis gonadal (son individuos generalmente XY, cuyas gónadas no se desarrollan adecuadamente), Hipospadias (la uretra no se abre al exterior por el extremo del pene y en algunos casos se presenta en la parte inferior del glande), Síndrome de Turner (se carece del cromosoma X en las mujeres (los ovarios no se desarrollan, la estatura de los sujetos es baja, Síndrome de Klinefelter (el varón no carece de cromosoma X (viene acompañada de un crecimiento mamario en la pubertad), Deficiencia de 5-alfa reductasa ADR o 46XY (mujeres que siendo adolescentes sus genitales en esta etapa se transforman en genitales de hombres), se destacan estas entre las más importantes.

Puzzle X Y

Tratamientos

Se han practicado tratamientos decididos por médicos que van desde las cirugías por asignación de sexo, pasando por las dosis hormonales (la paradoja es que, aunque se les suministren muchas hormonas a una persona para que sea hombre en su identidad sexual, seguirá siendo mujer y viceversa). Otros llevados a cabo por los padres, psicólogos y psiquiatras que consisten en crearle a la persona un entorno social en donde es tratado como niño o niña, el objetivo en este caso es evitarle psicotraumas en su vida; pasada (secretismo de los padres y los médicos), presente y futura. Algunas personas han entrado en un periodo de depresión hasta llegar al suicidio.

En el enfoque sociológico existe la teoría Queer enfocada a los no heterosexuales: “cuestiona la división polarizada entre heterosexual y homosexual y entre sexo y género, entiende que la identidad no es estable ni fija y afirma que todas las categorías sexuales son abiertas y fluidas” (Macionis & Plummer, 2011, pág. 359).

Reflexión final

Desde los tiempos bíblicos y hasta nuestros días, aún continúa el debate entre las acciones que necesitan tomar las personas en condición de intersexualidad y continuará por un largo tiempo. Actualmente se tienen más preguntas que respuestas sobre el ¿Qué, hacer?

¿Hasta dónde es responsabilidad de…?:

  • los padres, los médicos (cirugías o tratamientos hormonales), los científicos (sexólogos, científicos sociales, psicólogos, psiquiatras, sociólogos, por citar algunos), la misma sociedad (instituciones; educar en la intersexualidad, en las escuelas, la religión, las instituciones de salud), o las propias personas que tienen esta condición (las propias personas deberían de tomar la decisión de operarse para definir un sexo, un género o una identidad).

Hemos tenido de todo y ello continuará, pero definitivamente, al parecer la tendencia de hoy día se inclina a identificar las categorías de: hombre, mujer o intersexual (incluyendo todas sus variaciones).

Aun tratándose de una condición diferente en el contexto biológico de las categorías de hombre y mujer, la vivencia de la intersexualidad tiene un carácter de singularidad y ha de tratarse cada caso como único en su tipo. Seguirá siendo un tema complejo en lo: epistemológico, biopsicosocial, político, social, religioso, médico, ético, económico y de economía rosa. Finalmente, como dice el divulgador científico Pere Estupinyà: La identidad de género está entre los oídos, no entre las piernas.

Bibliografía

  • APA (2010) Diccionario conciso de Psicología, Editorial el Manual Moderno, México.
  • Macionis J. J. & Plummer K. (2011) Sociología, Editorial Pearson, España.
  • NatGeo (s/f) Intersexuales (hermafroditas), La ciencia del Género, consultado el 1 de marzo del 2020, en red: https://www.youtube.com/watch?v=2lR-QATd-6c
  • Hernández V. (2009) Intersexualidad y prácticas científicas: ¿Ciencia o ficción? RIPS. Revista de Investigaciones Políticas y Sociológicas, vol. 8, núm. 1, pp 89-102, Universidad de Compostela Santiago de Compostela, España
  • Pere E. (2013) La ciencia del Sexo, Editorial Debate, México.

Psicólogo terapeuta individual y de pareja. Ha sido, durante más de 16 años, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México D. F.) en el área de Psicología. Participa como conferenciante en su país y el extranjero, también destaca como especialista en televisión, radio y otros medios. Es escritor de varios libros.

Deja un comentario