Estado crepuscular

Verificado Redactado por Isbelia Farias. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 29 abril 2021.

El estado crepuscular forma parte de los trastornos globales de la conciencia y se caracteriza porque la persona puede presentar alucinaciones, así como un comportamiento irracional.

Al estado crepuscular se le denomina de tal manera porque, tal como sucede ante un crepúsculo, lo que se observa carece de precisión.

Lo que ocurre es que hay una reducción en el nivel de la conciencia, de manera que el sujeto que lo padece actúa como si se tratase de una actuación y no de su propia vida.

En el estado crepuscular suelen predominar varios grados, que van desde una conducta normal, en apariencia, hasta una conducta caracterizada por el desorden y la falta de orientación.

A su vez, los estados crepusculares suelen tener una aparición repentina, con una duración que puede durar varias horas, y no se extiende por más de quince días.

Cuando la persona recupera su conciencia, vive una amnesia de lo ocurrido, es decir, olvida todo lo que sucedido. Estos estados suelen vivenciarlo las personas con epilepsia.

El estado crepuscular

Para comprender mejor en qué consiste el estado crepuscular, es necesario hacer una definición precisa de qué es la conciencia y, precisamente, en este punto es en el que hay poco consenso.

La conciencia se puede conceptualizar como el conocimiento que tiene un individuo, tanto de sí mismo, como de la unidad del tiempo y del mundo que le circunda, es decir, de la realidad.

No obstante, el autor Daniel R. Martínez, en su clasificación de los trastornos de la conciencia, señala que la conciencia tiene acepciones o significados diferentes en la literatura

De modo que, para algunos autores, los trastornos de la conciencia solo están limitados a la confusión, el delirio y el estado crepuscular, mientras que para otros la conciencia comprende la totalidad de la vida psíquica.

Otros autores enfatizan que la conciencia es la totalidad de la experiencia del momento que se inserta en la vida psíquica, por lo que dentro de los trastornos queda enmarcada la conciencia obnubilada, la desordenada y la crepuscular.

Los trastornos globales de la conciencia

Al estado crepuscular se le puede considerar como un trastorno global de la conciencia, ya que en estos la persona pierde la lucidez y la conciencia en su totalidad se ve afectada.

Estos trastornos globales de la conciencia, entre los que se encuentra el estado crepuscular, suelen afectar a la persona dificultando la forma en la que son impresionados por el medio; son trastornos que no permiten que la conciencia trabaje de forma normal u ordenada.

Entre los trastornos globales de la conciencia se encuentran los productivos y los deficitarios.

Entre los deficitarios se enmarca la obnubilación, el sopor, el coma y la somnolencia, mientras que en los productivos sí se encuentra el estado crepuscular, el delirio, la confusión mental y el delirio onírico.

En estos cuadros productivos predomina un desorden del pensamiento, la presencia de delirios, alucinaciones y una conducta anómala.

Cuando el individuo se encuentra bajo el estado crepuscular, puede comprender algunas cuestiones simples, pero no las situaciones complejas, por lo que su percepción se ve afectada.

Para las ciencias forenses, el conocimiento del estado crepuscular es muy importante, pues, un sujeto en este estado puede dar respuesta a preguntas simples en un interrogatorio, pero, al sentirse fatigado, comenzará a aparecer la incoherencia en su discurso.

Este estado puede aparecer también en la histeria, trastornos disociativos, o en otros síndromes –como el síndrome de Ganser-, en el que el sujeto no puede dar respuesta ni siquiera a las interrogantes más básicas que le hagan, aun cuando al responder dé cierta muestra de comprensión a la pregunta.

Bajo el estado crepuscular, los sujetos también pueden hacer una distinción clara de algunos objetos, mientras que otros no podrán percibirlos de forma exacta, en parte debido a las ideas delirantes y las alucinaciones.

También, son frecuentes las ideas de persecución, lo cual llevaría a la persona a un comportamiento peligroso para la sociedad, dado que esta alteración de la conciencia contribuye a la modificación de algunos sentimientos.

La persona afectada también puede expresar cólera, sentir miedo o angustia, lo cual incrementa el peligro que representan para otros y para sí mismos.

Luego de un estado crepuscular, la persona podría comenzar a sentir mucho sueño y luego de sus actos, terminar sumida en un sueño profundo.

Tal como se deduce, en el estado crepuscular la conciencia del individuo se estrecha, de una forma brusca o súbita.

Si bien el sujeto que experimenta este estado puede mostrar una conducta aparentemente normal, hay oportunidades en las que se verá un entorpecimiento en sus acciones.

Para la medicina legal también es relevante la comprensión del estado crepuscular, ya que, quienes lo padecen pueden emprender viajes, cometer infracciones, actuar de forma violenta, entre otros comportamientos extraños que, luego de haber terminado el estado, el sujeto no recordará lo que hizo y, en caso de recordar, serán solo fragmentos o de manera borrosa.

¿Qué son las alucinaciones y cuántos tipos hay?

Bibliografía

  • Martínez, D. R. (2019). La clasificación de los trastornos de la conciencia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría39(135), 33-49.
  • Negrete, J. (2012). Estado crepuscular. Grupo Planeta Spain.
  • Ramos, A. V., & Corral, P. M. (2001). Estado crepuscular y delito. A propósito de un caso. Cuadernos de Medicina Forense5.
  • Willi, J. (1968). Delirio, estado crepuscular y confusión en los enfermos somáticos.  and B. Bleuler (Eds.), Sındromes psıquicos agudos en las enfermedades somáticas, 33-48.

Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), diplomada en Logoterapia y Análisis Existencial, Orientación de la Conducta y Psicología Forense.

Deja un comentario