escitalopram

El escitalopram es una sustancia que se utiliza en numerosos compuestos químicos que se usan para tratar la depresión y el trastorno de ansiedad generalizada.

Esta situación se produce sobre todo en personas que tienen una preocupación excesiva y que no consiguen liberar ni gestionar las tensiones del día a día. Si esto se extiende en el tiempo durante un periodo largo, generalmente superior a seis meses, es común que el médico recete este producto.

Cómo actúa el escitalopram

El funcionamiento de este medicamento antidepresivo es el siguiente: en primer lugar, actúa aumentando la concentración de serotonina, sustancia que el cerebro genera para mantener un equilibrio mental y que es esencial para evitar problemas de depresión.

Te lo explicamos de otra forma. El escitalopram es lo que se suele conocer en medicina como un inhibidor de la recaptación de serotonina, lo cual provoca que se limite su reabsorción por parte de los receptores postsinápticos.

Para qué se utiliza el escitalopram

El escitalopram se utiliza sobre todo para tratar problemas relacionados con la depresión. Este medicamento ha demostrado ser muy eficaz en personas con trastornos depresivos, ya que es uno de los fármacos que mejor consigue tratar esta enfermedad cada vez más frecuente en nuestra sociedad actual.

Dentro de los problemas de depresión, se utiliza también para el tratamiento de trastornos relacionados, como son la ansiedad y todo tipo de males desencadenados por problemas que provienen de la depresión.

Uno de los usos más habituales, y a la vez un trastorno cada vez más común en la sociedad es el trastorno de ansiedad generalizada. Esta se da en personas que sufren una excesiva preocupación, incluso llegando a reaccionar de forma exagerada, sin que nada realmente lo provoque más que su propia mente.

En estos casos, los medicamentos como el escitalopram han demostrado una enorme efectividad, ya que consiguen inhibir este tipo de reacciones en el paciente. De esta forma, consigue llevar una vida más normal y puede enfrentarse a las situaciones cotidianas sin que este problema se lo impida.

El trastorno de pánico es otra de las reacciones más incontrolables por parte de la persona que las sufre. En este tipo de cuadros es también muy común tomar este compuesto, ya que se reducirá de forma rápida y notable la crisis de angustia y sus efectos físicos, como es la taquicardia y la dificultad incluso para respirar.

Por lo tanto, es realmente importante tratar este tipo de males, ya que pueden limitar de forma muy notable la vida de las personas que la padecen. Por ello, el uso de estos  medicamentos puede ser muy útil para conseguir mantener un control sobre los miedos, ansiedades, emociones y preocupaciones.

Riesgos del escitalopram

Como todos los medicamentos que afectan de un modo u otro en nuestro comportamiento, el escitalopram conlleva un riesgo de dependencia por parte del paciente. Por este motivo, es fundamental consumirlo siempre bajo prescripción médica.

Igualmente, habrá que tener un seguimiento para evitar que caigamos en la adicción a estas pastillas y que lleguemos a desarrollar dependencia a ellas, de modo que precisemos tomarlos de forma ininterrumpida.

Y es que los antidepresivos, entre los que se incluye este, son medicamentos que deben ser consumidos con mucha mesura y, por supuesto, siempre con una supervisión médica y no prolongar el tratamiento durante mucho tiempo.

El hecho de que su consumo no genera una alta tolerancia, permite que se puedan tomar durante más tiempo. Sin embargo, la dependencia que generan puede producir problemas en el momento en que sea retirado su consumo. Por esta razón, se deberá hacer de forma gradual, ya que puede producir efectos en el paciente.

También, como suele suceder con todo tipo de medicamentos, el escitalopram tiene unos efectos secundarios a los que hay que prestar atención. Entre los más frecuentes están el dolor de cabeza, las náuseas o problemas de insomnio. En el ámbito sexual, asimismo, pueden producir algunas dificultades, como problemas de disfunción o para la eyaculación.

No obstante, en casos más graves se pueden producir convulsiones, aunque esto es mucho menos frecuente. En caso de detectar cualquiera de estos síntomas, es conveniente informar a nuestro médico y no seguir tomándolos, ya que podemos no soportar bien su consumo y estar haciendo daño a nuestro cuerpo.

Escitalopram, un fármaco para tratar la depresión
4.8 (95%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.