Qué es la escala Pfeiffer de valoración geriátrica



Un aspecto al que no solemos darle importancia hasta que comienza a fallar es a nuestro sistema cognitivo. Muchos consideramos que nuestra memoria, orientación, atención y demás capacidades van a estar siempre intactas. Sin embargo, a partir de los 60 años estas capacidades de nivel superior pueden ir deteriorándose hasta producir graves deficiencias. Es por ello, fundamental diseñar cuestionarios para poder evaluar todas estas variables. En este artículo abordaremos la famosa escala Pfeiffer y cuál es su finalidad.

Como afirma el equipo de Martínez de la Iglesia y Dueñas Herrero (2001), “las alteraciones cognitivas, entre ellas la demencia, son algunas de las patologías más frecuentes en este grupo de edad”. Los autores también dan cifras aproximadas: se ha estimado que entre un 5% y 10% de la población española mayor de 65 años presenta alteraciones de este tipo. La cifra se incrementa notablemente con la edad, llegando a ser superior al 20% en mayores de 85 años”.



Escala Pfeiffer: paciente geriátrico y valoración

La escala Pfeiffer también conocida como SPMSQ (Short Portable Mental Status Questionnaire) se trata de un breve cuestionario compuesto de diez preguntas que miden el grado de deterioro cognitivo. Las áreas evaluadas son: la memoria a corto y largo plazo, información sobre hechos cotidianos, la capacidad de cálculo y la orientación. Martínez de la Iglesia y Dueñas Herrero (2001), señalan que entre las principales ventajas de este cuestionario “se encuentra su aplicabilidad a personas con bajo nivel de escolarización, y especificidad y sensibilidad elevadas (superiores al 90%)”.

“No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida”.

-Epicuro de Samos-

La escala Pfeiffer se suministra, sobre todo, a pacientes geriátricos, sin embargo, también puede ser aplicado a un rango de población más joven si las circunstancias lo requieren. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) en su “Tratado de geriatría para residentes” (2006), define al paciente geriátrico como aquel que cumple tres o más de las siguientes características:

  1. Edad superior a los 75 años.
  2. Presencia de pluripatología relevante.
  3. El proceso o enfermedad principal posee carácter incapacitante.
  4. Existencia de patología mental acompañante o predominante.
  5. Problemática social en relación con su estado de salud.

Valoración geriátrica

El objetivo de la escala Pfeiffer se engloba dentro del marco de una evaluación geriátrica más completa para garantizar la correcta atención del paciente. La SEGG enumera los diferentes objetivos de esta valoración:

  • Mejorar la exactitud del diagnóstico en base a un cuádruple diagnóstico: clínico, funcional, mental y social.
  • Descubrir problemas tratables no diagnosticados previamente.
  • Establecer un tratamiento adecuado en bases al cuádruple diagnóstico.
  • Mejorar el estado funcional y cognitivo.
  • Mejorar la calidad de vida.
  • Conocer los recursos del paciente y su entorno sociofamiliar.
  • Situar al paciente en el nivel médico y social más adecuado a sus necesidades.
  • Evitar siempre que sea posible la dependencia, y con ello reducir el número de ingresos en hospitales e instituciones.
  • Disminuir la mortalidad.

Escala Pfeiffer: preguntas y corrección

Como se ha señalado anteriormente, la escala Pfeiffer consta de diez preguntas, por lo que es de rápida aplicación. ¿Cuáles son las cuestiones que lo forman? A continuación se muestra un ejemplo del cuestionario:

  1. ¿Qué día es hoy? (Mes, día y año).
  2. ¿Qué día de la semana es hoy?
  3. ¿Cómo se llama este sitio?
  4. ¿Cuál es su número de teléfono? (Si no lo hay, la dirección de la calle).
  5. ¿Cuántos años tiene?
  6. ¿Cuánto nació?
  7. ¿Quién es el actual presidente del país?
  8. ¿Quién fue el anterior presidente?
  9. Dígame el primer apellido de su madre.
  10. Empezando desde 20, vaya restando de 3 en 3 sucesivamente.

Corrección

Para que una respuesta sea considerada como correcta, serán tenidos en cuenta los siguientes criterios de evaluación:

  1. Se considera correcta solo si dice el día, mes y año exacto.
  2. Se marcará como correcta solo dice el día.
  3. La puntuación será aceptada como válida si describe el nombre de la residencia, lugar, casa, hospital, etc.
  4. Existen dos posibilidades de darla como correcta: si se confirma el número con algún familiar o si repite el mismo número dos veces. Lo mismo ocurre con la dirección.
  5. Será correcta si corresponde con la fecha de nacimiento.
  6. Se considera válida si aporta el día, mes y el año exacto.
  7. Bastará con el apellido del presidente.
  8. Al igual que la anterior, será suficiente solo con el apellido.
  9. La verificación de la respuesta podrá verse en la ficha clínica, pero deberá ser correcta para puntual como válida.
  10. Puntuará como correcta si es capaz de decir toda la serie completa: 20-17-14-11-8-5-2.

Un error equivale a un punto. Una puntuación igual o superior a tres podría indicar deterioro cognitivo. En ese caso, deben valorarse criterios de demencia.

  • Puntuación máxima: 8 errores.
  • 0-2 errores: normal.
  • 3-4 errores: leve deterioro cognitivo.
  • 5-7 errores: modero deterioro cognitivo, patológico.
  • 8-10 errores: importante deterioro cognitivo.

Si el sujeto no tiene estudios o estudios básicos, se aceptará un error más. Si tiene estudios superiores, un error menos.

Reflexión final

Por lo general, nunca suelo incluir opiniones personales en los artículos, sin embargo, en esta ocasión no puedo evitar hacerlo. Realicé las prácticas de psicología en una residencia de la tercera edad. Durante varias semanas evalué a un elevado número de internos y el primer cuestionario siempre era la escala Pfeiffer. En aquel momento, descubrí cómo diez preguntas aparentemente tan sencillas de responder podían suponer todo un suplicio para algunos ancianos o, simplemente, eran incapaces de responderlas.

En aquellos momentos no me sentí psicólogo ni estudiante de psicología, me sentí humano. ¿A dónde quiero llegar? Que yo también podía encontrarme en esa situación. Mi identificación con ellos fue tal que me vi sentado en una silla delante de un joven evaluador preguntándome por el día actual y sin saber qué responder. Sin duda, tuve plena conciencia de la imperiosa necesidad de cuidar de nuestros mayores y de ofrecerles nuestros mejores servicios.

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.

-Gabriel García Márquez-

Ellos cuidaron de nosotros cuando todavía no podíamos valernos por nosotros mismos. Ahora que podemos, nos toca a nosotros cuidar de la población más anciana y no solo proporcionarles los mejores métodos a nivel psicológico y médico, sino de amor y cariño. Porque si de algo me percaté al momento, fue de la gran soledad que sufren. Es por ello, tan importante desarrollar herramientas para una mejor calidad de vida, pero sobre todo, y aunque no se acuerden de su fecha de nacimiento, no privarles jamás de un abrazo lleno de amor.

Bibliografía

Martínez de la Iglesia, J., Dueñas Herrero, R., Onís, M., Aguado, C., Albert, C y Luque, R. (2001). Adaptación y validación al castellano del cuestionario de Pfeiffer (SPMSQ) para detectar la existencia de deterioro cognitivo en personas mayores de 65 años. Medicina Clínica, 117, 129-134.

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. (2006). Tratado de geriatría para residentes. Madrid: SEGG.

Qué es la escala Pfeiffer de valoración geriátrica
4.8 (96%) 5 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here