pareja-habla-cara-cara

Llevamos unos años impartiendo educación sexual, sobretodo desde que se creó la Sexología, aunque en el fondo se trata de algo bastante controvertido, a la vez que liberal, especialmente en lo que respecta a los niños, jóvenes e incluso adultos.

La educación sexual a lo largo del tiempo

La educación sexual históricamente ha sido un tema bastante tabú y, a la vez, llevada en secreto. Entre jóvenes y adolescentes constituía un tema más del que hablar, para de alguna forma, aprender sobre este gran desconocido.

En los centros de salud, escuelas e institutos se han probado muchas fórmulas y teorías para acceder a los más jóvenes y educarlos en este delicado tema. Actualmente, con las numerosas las fuentes de información abiertas a todas las personas de cualquier edad y condición, como Internet, redes sociales, películas, revistas, etc. tenemos mucho más acceso la realidad diaria, a los hallazgos, creencias, e incluso modas sobre ello.

Si bien es cierto que no todo el mundo quiere hablar sobre ello (tampoco es obligatorio), tener un mínimo de conocimiento es imprescindible, pues ser consciente de que una relación sexual en la que no se tomen precauciones puede significar un posible embarazo o contraer alguna o algunas infecciones sexuales es algo extremadamente necesario jóvenes y adolescentes, o saber si algo es verdadero o práctico y necesario (por ejemplo, el uso del anillo femenino), o no, o algo tan espantoso como incomprensible en pleno siglo XXI, como aceptar la mutilación de clítoris, al menos en países avanzados donde la ley nos proteja sobre ello (porque en África aún no se ha podido eliminar).

Quién y cómo empezar a dar educación sexual

Si bien es cierto que la educación sexual puede empezar a darse a través de los padres o la escuela a muy temprana edad y adecuada a su madurez, como por ejemplo con el conocimiento las partes de la anatomía, hay cosas que quizás es mejor explicar a otras edades en las que los menores estén más preparados y conscientes o curiosos acerca del tema: a una niña de 4 años quizás el saber que la menstruación le puede venir a partir de los 10 años no sea el tema más interesante del que tratar, y algún chico de 10 años le pueda resultar interesante saber cosas sobre el tema de masturbación a través de algún adulto en vez de a los 15. Cada cuerpo y persona es diferente, y no todo el mundo está preparado por igual en según qué cosas.

Te puede interesar: Cómo hablar de sexo con nuestros hijos adolescentes

Sin embargo, no creo que haya que poner en práctica según qué teorías a edades precoces o no adecuadas: si bien un adolescente tiene las hormonas más alteradas o cambiantes, o está despertando el deseo sexual, hay que darle a conocer riesgos, problemas y otras muchas incidencias posibles.

El amor es un juego para muchos, pero quizás no todo el mundo siga las mismas reglas, ni las mismas finalidades, ni el respeto ni el conocimiento preciso. Quizás es mejor que una niña de 12 años siga jugando con sus amigas en el parque o en casa con las muñecas, que tomando pastillas abortivas, o dando a luz 9 meses después de su primera relación. Personalmente, no creo que antes de los 16- 17 años una persona esté preparada para tener relaciones sexuales por mucho amor que dos adolescentes se tengan, sin embargo, sí creo que puedan ser conocedores de la materia, y se pueda hablar de ello, y puedan tener una sexualidad quizás un poco más “superficial”, como besarse, caricias, abrazos, darse de la mano, incluso masturbarse (aunque por mi parte, que cada uno/a haga lo que crea conveniente).

Libertad, veracidad y respeto

No todo el mundo está preparado para dar clases sobre sexo, aunque todos tengamos derecho a expresarnos y hablar. Sin lugar a dudas hay que tener una mente muy abierta en este aspecto, pero también hay que ser realista y decir la verdad, por ética, profesionalidad y como humanos que somos.

Aunque una institución o el Gobierno de un país promueva alguna ideología específica con al que quizás no estemos de acuerdo (quizás no todo el mundo desea un matrimonio como su forma de vida perfecta en lo referente a la sexualidad y al amor y prefieren una vida más libertina), hay que mantener el respeto e impartir esos conocimientos lo más realistas y adecuados a la población en general, pero también mostrar que hay alternativas y formas diferentes de experimentar, vivir o sentir la sexualidad, ya que hay un abanico muy grande de posibilidades, a la vez que personas diferentes.

Está claro que la gente que tenga más afinidad a algo, o prefiera unas teorías a otras nos referirán a ellas, pero cada persona es libre de seguir un camino u otro, aceptando que quizás no sea todo lo que se espera, o que algunas cosas no funcionen como quieren, y otras, sin embargo puedan resultarles mejor y más adecuadas. Creo que no todo el mundo desarrolla la bisexualidad aunque mucha gente se “aferre” a esta teoría, ni que la chica de 20 años recién cumplidos esté con el hombre de 65 años por amor si éste no tiene un buen nivel económico. Incluyendo algunas religiones, quizás en algunos aspectos estemos de acuerdo, y en otros no, siempre respetando que cada persona tiene una forma de ver única y particular, y que quizás se puede llegar a un consenso, aceptación. Yo conozco curas y monjas muy religiosos, peor a la vez, con ideas abiertas respecto a algunos temas, a veces, más que algunos profesionales del sector social o sanitario.

El que jóvenes de 17 años ya hayan tenido más de 3 parejas sexuales y se sepan el kamasutra de memoria, o que no haya un tiempo de duelo entre relaciones, que chicas de 20 años vean la sexualidad como un método para conseguir sus propósitos (prostituirse, casarse por dinero, quedarse embarazadas para retener a la pareja o conseguir una mejor vida) en vez de pensar en una vida positiva y feliz, trabajando y estudiando o llevando otra vida mil veces mejor, empieza a ser preocupante, especialmente en España.

Temas clave en la educación sexual

La planificación familiar, la natalidad, las enfermedades sexuales existentes, los anticonceptivos, los tipos de pareja, de familias, los mitos sobre la sexualidad, etc., son temas muy importantes a tratar. Al igual que tener en cuenta lo que es una adicción al sexo, lo que es ilegal, o lo que es mejor no probar (no creo que acostarse con un caballo sea lo más adecuado, ni enamorarte en serio del profesor de Historia que te saca 40 años, ni estar estreñido/a para tener placer anal).

Sea como sea, la sexualidad, el amor, las relaciones, los hallazgos, las curiosidad, las preguntas y la Sexología en general, es necesaria ser explicada de alguna forma en la familia y en las aulas, además de en sanidad, farmacia y despachos independientes de profesionales.

Bibliografía

http://www.granma.cu/granmad/salud/consultas/p/c18.html

https://www.semana.com/especiales/articulo/sexo-precoz/33490-3

https://mejorconsalud.com/amor-edad-no/

https://www.revistamoi.com/amor-y-sexo/el-amor-no-tiene-edad/

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2018/09/17/falta-educacion-sexual-aulas/0003_201809G17P24991.htm

¿Es la educación sexual correcta hoy en día?
1 (20%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.