En este artículo, continuación de la psicología del testimonio, vamos a tratar algunas cuestiones relacionadas con las técnicas de obtención de las declaraciones de testigos, víctimas o sospechosos. Concretamente, se describirá la entrevista cognitiva, como técnica usado por psicólogos forenses expertos en el área criminal y penal.

El interrogatorio policial o la entrevista estándar

Tradicionalmente, se han empleado la denominada entrevista estándar. para obtener información, por ejemplo, en el ámbito policial. En una entrevista estándar se diferencian dos fases:


  • Fase narrativa: donde se formula un pregunta sencilla: ¿Qué sucedió? o cuénteme lo que recuerde. La información obtenida en esta fase se caracteriza por su exactitud. No hay riesgo alguno de inducción de la respuesta por parte del entrevistado. Sin embargo, esto va acompañado de una enorme pobreza de detalles
  • Fase interrogativa: el entrevistado responde a preguntas específicas con el objetivo de paliar esa pobreza de detalles. Sin embargo, existen ciertos riesgos que dependen del tipo de pregunta formulada y de su estructura interna

Tipos de preguntas en la entrevista estándar

Se diferencian dos grandes categorías de preguntas:

  • Las preguntas abiertas requieren de una declaración extensa. Sería el tipo de preguntas que se hacen durante la fase narrativa
  • Las preguntas cerradas son aquellas que se responden con pocas palabras. Los autores las diferencian a su vez en tres tipos:
    • Identificadora: requieren la descripción de personas, lugares, momentos….
    • Selección: preguntas de alternativas múltiples de las que se debe seleccionar una respuesta.
    • Si- No: se responden sólo con un sí o un no.

Cada uno de estos tipos de preguntas cerradas tiene sus propios problemas

  • Si-No: sesgo afirmativo. Se tiende a responder siempre si, independientemente del contenido de la pregunta.
  • Selección: el riesgo de contaminación es mayor. Se le está induciendo una respuesta que puede ser falsa.
  • Identificadora: pueden contener información post-evento que contamine la memoria del entrevistado. Ej. ¿cómo era la pistola? Puede llevar a dar una descripción de un arma que nunca vio y que desde ahora recordará haber visto. El arma tal vez existió en el relato erróneo de otro testigo.

Así pues, el riesgo de las preguntas cerradas que se dan en la segunda fase de la entrevista estándar es que la pregunta puede ser sugerente. Es decir, que indique cual es la respuesta deseada. Esto nos lleva a una conclusión:

Existe la posibilidad de realizar preguntas sesgadas que induzcan una respuesta falsa en los entrevistados. Todo esto ha llevado a algunos psicólogos experimentales a elaborar un procedimiento alternativa de entrevista que permite obtener un máximo de información sin riesgo de sugerir la respuesta. Esta técnica se conoce con el nombre de entrevista cognitiva.

Entrevista cognitiva

La entrevista cognitiva se basa en 2 principios de memoria ampliamente aceptados.

  1. Los trazos de memoria están compuestos por diversas características y la efectividad del recuerdo depende de la cantidad de rasgos relacionados con el evento que hayan sido codificados
  2. Hay una gran variedad de pistas que facilitan el recuerdo o distintas formas de recuperar el evento codificado. La información que no es accesible por una vía puede serlo por otra.

Fisher y Geiselman (1992) proponen algunos requisitos a partir de los cuales entender el procedimiento de la entrevista cognitiva:

  1. Minimizar las fuentes de distracción innecesaria ya que el recuerdo exige concentración.
  2. El recuerdo está influenciado por los pensamientos, reacciones emocionales, estado psicológico y el entorno físico que existía durante el suceso. Recrear este contexto en el momento de la entrevista puede ser de gran utilidad.
  3. Si el testigo se equivoca o no recuerda un detalle, esto no significa que el resto de la información que ha dado sea poco fiable.

¿En qué consiste la entrevista cognitiva?

Consta de 4 técnicas generales más unas cuantas complementarias para el recuerdo de los detalles.

  1. Reinstauración del contexto: consiste en reconstruir mentalmente el contexto físico y personal que existió en el momento del delito. Ej. Detalles físicos de la escena, sus reacciones emocionales, describir sonidos, olores, temperatura, luminosidad, etc.
  2. Informar de todo: se le pide que cuente todo lo que recuerde, incluyendo información aparentemente irrelevante.
  3. Cambio de perspectiva: se solicita al testigo que se ponga en otro lugar de la escena y que informe de lo que hubiera visto (objetivo, recuperar el mayor número de detalles).
  4. Recordar en diferente orden: consiste en que el testigo recuerde el suceso siguiendo distinto orden. Ej. Empezar a contarlo desde el final o la mitad.
    • Técnicas auxiliares para el recuerdo de detalles (sólo si son necesarias):
      1. Apariencia física ¿le recordó el atacante a alguien conocido? ¿había algo inusual en su cara?
      2. Nombres: si cree que se dio un nombre pero no puede recordarlo, que trate de recordar la primera letra, el número de sílabas.
      3. Conversaciones y rasgos del habla: si se usaron palabras inusuales o extranjeras, habló alguien con algún acento o tartamudeo….

La investigación muestra como la entrevista cognitiva permite obtener información más exacta sobre personas, objetos y situaciones a la vez que hace que no aumenten los errores.

Las ventajas de la entrevista cognitiva frente a la estándar son

  • La obtención de información muy rica
  • La seguridad en que esa información no ha sido sesgada por el entrevistado

Los inconvenientes de la entrevista cognitiva

  • Su coste temporal y su complejidad
  • Hace necesario el entrenamiento de los entrevistadores

Referencias

  • Godoy, V., & Higueras, L. (2005). Aplicación forense de la entrevista cognitiva: descripción, evolución y situación actual. Anuario de psicología jurídica15, 41-54.
  • González Álvarez, J. L., & Ibáñez Peinado, J. (1998). Aplicación policial de la Entrevista Cognitiva. Clinical and Health8(1), 61-77.
  • Peinado, J. I. (2008). La entrevista cognitiva: una revisión teórica. Psicopatología Clínica Legal y Forense8(1), 129-160.


Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here