bulimia-mujer

Quizás puedes pensar que todos los Trastornos Alimentarios son iguales. Quizás, solo ves  personas que no quieren comer o simplemente quizás ni te lo hayas planteado.

Hoy no pretendo presentarte un trastorno alimentario como es la Bulimia sin más.  Hoy te animo a ver la realidad desde otra perspectiva.

La verdad sobre la bulimia

Como decía el profesor John Keating en el Club de los Poetas Muertos: “Me he subido a mi mesa para recordar que hay que mirar las cosas de un modo diferente. El mundo se ve distinto desde aquí arriba”. Esta acción, es  la que hoy os animo a hacer con la Bulimia.

Si preguntas a los profesiones sobre enfermedades como la Bulimia, frecuentemente te comentarán que “pagarían” para encontrar un caso de Bulimia puro, ya que desgraciadamente es un trastorno que trae consigo otras enfermedades comórbidas como la depresión, trastorno límite de personalidad o inclusive bipolaridad. Este complejo marco lleva a la persona que lo sufre a acciones muy destructivas cuando se sienten mal por haber comido lo que no “debían”. Acciones como: autolesiones, abuso de sustancias, relaciones sexuales poco saludables, etc. Hay dos vertientes que hoy quiero que las comprendamos desde otra perspectiva y que son características de las personas que sufren Bulimia:

1. Me siento culpable por tanto lo soy

Como hemos comentado al inicio, esta enfermedad está protagonizada por un fuerte sentimiento de culpabilidad y para entenderlo solo es posible cambiando nuestra perspectiva. Yo acostumbro a decir a mis pacientes que las cadenas de la falsa culpabilidad las tienen sujetas, como describía muy claramente Laura Rojas- Marcos en su libro “El sentimiento de la culpa”: La  Falsa Culpa se fundamenta en hechos donde la persona no es responsable de la culpa, aun así se otorgan el sentimiento de culpa como si lo fueran. Se genera una fuerte sensación de responsabilidad por el mal ocurrido, llegando a desembocar en fuertes depresiones”.  Si indagáis en este libro veréis que Laura Rojas-Marcos no estaba hablando de la Bulimia, pero a pesar de eso la descripción de lo que sufren con la culpa es tan real, que se puede palpar como si hablara de la propia enfermedad.

2. Si controlo mi cuerpo: controlaré mi vida

Estamos desglosando diferentes pensamientos que emergen en una Bulimia,  mientras que en la Anorexia hay como la falsa ilusión de que si controlo mi cuerpo controlaré mi vida, en la Bulimia estas palabras se postulan como verdaderos enemigos ya que en este caso el punto de inflexión que genera el espiral de destrucción es el no poder controlar la ingesta de comida.

Este hecho les llevará a buscar desesperadamente la manera de “perdonarse” de la falsa culpa. ¿Cómo adquirir una menor sensación malestar emocional? Con el castigo.

En muchos casos,  el castigo físico está  basado en las autolesiones. ¿Cuál es la explicación? Una vez más tenemos que recurrir a la cita del inicio, para ver o intentar entender las cosas desde otra perspectiva. La autolesión física provoca la desviación del dolor emocional, que suele ser tan fuerte que el físico es preferible.

¿Qué podemos hacer como sociedad responsable?

Una vez más, estamos en un artículo donde la cruda realidad supera toda ficción. Hoy no pretendo hablar de las pautas que podéis encontrar en muchos sitios. Hoy quiero evocar palabras que den lugar a la reflexión y a la necesidad de un cambio de perspectiva si queremos ganar la guerra a estas enfermedades.

Pensamos muchas veces, incluso los psicólogos que una simple causa provocará un efecto del mismo nivel, pero ¿es así  de verdad? Yo considero que si lo fuera, el papel de todos,  sería mucho más sencillo.

¿Cómo puede ser que enfermedades tan complejas sean vistas y tratadas desde perspectivas tan sencillas o simplistas? Hoy os animo a dar un paso al frente: investigar y entender las personas desde perspectivas que enmarquen esa complejidad.

No quiero hablar de la posibilidad de tratar la Bulimia desde una perspectiva que no  tenga en cuenta que   la causa no siempre es proporcional al efecto. Un ejemplo de ello es el sentimiento de la falsa culpa, quizás todos lo entenderíamos mejor desde perspectivas como la del Caos. Dicho así puede parecer una gran desconocida, pero seguro que muchos habréis oído hablar del Efecto Mariposa: “El batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en la otra parte del mundo”.  Esta es la realidad, la Bulimia es ahora mismo el huracán. En nuestras manos está tratarlo desde su complejidad o desde una perspectiva clásica de causa- efecto.

Hoy te animo a abrir tu mente, a que entre todos ganemos esta batalla a las enfermedades mentales y entre ellas la que hoy nos ocupa: la Bulimia.

Como decían en una de las series más conocidas de médicos: Anatomía de Grey:” No todas las heridas son superficiales, casi todas las heridas son más profundas de lo que nosotros pensamos, no se ven a primera vista y luego están las heridas que nos cogen por sorpresa, el truco estar en hurgar en la herida hasta encontrar la verdadera causa del dolor y cuando la encuentras hay que dejarse la piel hasta curarlo.”

Hoy, es nuestra responsabilidad encontrar las heridas de las personas que sufren y trabajar para que se curen y emergen nuevos caminos hacia el bienestar de cada uno de nosotros, dando respuestas eficaces a enfermedades que diariamente son la fuente sufrimiento de muchas personas.

Encadenada a la bulimia
4.8 (95.38%) 13 votos