parafilia

Se considera las parafilias a los patrones poco comunes de conducta sexual en las que la fuente de placer la encontramos en algún objeto, situación o persona. Podríamos definirlas como comportamientos sexuales en los que deseo, excitación o placer depende de elementos no habituales.

Es un término que proviene del griego y se forma de la unión de “pará” (junto a) y “filía” (amar).

La mayor parte de las parafilias se clasifican como inofensivas, aunque hay excepciones ya que algunas pueden generar daños físicos y/o psíquicos en algunos de los participantes. El parafílico lo es porque:

  • Busca el riesgo, ya que este le provoca excitación sexual.
  • Necesita sentir el poder, en la mayor parte de las parafilias la persona se siente por encima de los otros individuos y con capacidad de hacer lo que desea.

Se considerarán trastornos sexuales cuando estas conductas sean absolutamente necesarias para conseguir la excitación sexual y se conviertan en un impulso difícilmente de controlar por el individuo. Suelen ser más frecuentes entre los varones que en las mujeres. La dificultad está en que no existe un consenso para establecer un límite preciso entre lo que sería el interés sexual inusual y la parafilia. Incluso existe el debate sobre si alguna de las consideradas parafilias debería figurar en los manuales de diagnóstico o no.

Que un comportamiento se considere o no parafílico depende de las convenciones sociales imperantes, por ejemplo el sexo oral o la masturbación fueron antaño considerados comportamientos parafílicos, por este motivo no se puede realizar un listado definitivo de parafilias.

Para resumir, no toda práctica erótica poco habitual se considera parafilia. Para considerarse como tal debe de dejar de ser una práctica saludable y controlable por el individuo que la realiza. Además, deben ser conductas no aceptadas por la mayor parte de la población, incluso se pueden tipificar como delito si están involucradas personas que no han dado su consentimiento o hay un claro abuso de poder como en el caso de la pedofilia.

Eso no significa que una conducta sexual “poco habitual” realizada por personas adultas bajo su consentimiento realizadas de manera ocasional se deba considerar parafilia. Muchas parejas realizan prácticas parafilicas en la cama y no deja de ser un juego sexual más. El problema es cuando para una persona es la única forma de poder sentir placer sexual. Depende del grado de afectación en la vida sexual de la persona, se podrán considerar leves (si el individuo rara vez la expresa o manifiesta), moderadas (conductas más explícita pero controladas) o graves (cuando se convierten en obsesiones).

Tipos de parafilias

Las parafilias pueden incluir desde objetos diversos humanos y no humanos, acciones de infligir sufrimiento a sí mismo o a otro individuo e implicar a personas que no han dado su consentimiento para participar de forma voluntaria en el acto sexual.

Aunque hay infinidad de conductas que podría definirse como parafílicas, en el siguiente listado vamos a resumir las más comunes;

  • Pedofilia: La fuente de placer sexual viene de un niño aún no desarrollado. Es una de las parafilias más penadas en nuestra sociedad ya que puede dejar fuertes secuelas en sus víctimas.
  • Exhibicionismo: Es la exposición pública que hace una persona de sus genitales de manera deliberada, la persona que lo lleva acabo tiene la intención de provocar miedo o sorpresa a los demás y esa reacción es lo que provoca su excitación. Es otra de las parafilias penalizadas por la ley.
  • Fetichismo: En este caso la persona obtiene el placer sexual a través de objetos que pertenecen a otra persona, como ropa intima o zapatos. Una variante sería el fetichismo travestista, en la cual la persona se disfraza del sexo contrario. Es una parafilia muy común y aceptada socialmente.
  • Frouterismo: Consiste en frotar las partes más íntimas con otras personas sin su consentimiento, como si fuera un accidente, es frecuente que ocurra en lugares muy concurridos como puede ser en los trasportes públicos.
  • Masoquismo/Sadismo: La persona obtiene gran placer al ser agredida o humillada por su pareja, su opuesto seria el sadismo.
  • Voyerismo: Son individuos que les gusta ver a otras personas realizando el acto sexual o les gusta observar a las personas desnudas o en sus actividades eróticas. No tienen ningún interés en ir a sitios donde el desnudo está permitido, como playas nudistas; es lo prohibido de la situación y el riesgo a ser descubierto lo que les excita. Estas personas suelen acompañar la observación de los otros con la masturbación lo que les permite llegar al orgasmo.
  • Zoofilia: Es cuando se busca placer con los animales, puede haber coito, sexo oral o simplemente generar placer con el mero contacto. Parece ser que es más frecuente en las zonas rurales y en individuos socialmente aislados.

Estas son algunas de las parafilias más comunes, pero no las únicas. La lista es casi infinita, ya que depende de la imaginación humana.

Bibliografía

AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2013). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V-TR. Barcelona: Masson.

¿En qué consisten las parafilias?
5 (100%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.