hombre-ordenador

Algunos consideran que el coaching ejecutivo se ha convertido en una actividad profesional de la noche a la mañana; pero en realidad el proceso ha sido mucho más lento. Apareció por primera vez en 1985 y, aunque los tutores ejecutivos han proliferando sobretodo a principios de la década de los 90, realmente se empezaron a contratar tutores a finales de los 90.

En qué consiste el coaching ejecutivo

El coaching es una técnica que permite llevar a cabo un proceso de ayuda individualizada a un profesional, a un equipo o a una organización para liberar su talento y potenciar, maximizando la efectividad de sus actividades.

En el caso del coaching ejecutivo, se trata de una forma de aprendizaje personalizada que implica ayudar individualmente a los ejecutivos a que aprendan y saquen el máximo partido posible para emprender acciones eficaces, mejorar el rendimiento y el crecimiento personal, además de obtener mejores resultados empresariales para la organización. Se intenta resaltar los puntos fuertes de la persona.

Según Kilburg (1996) el coaching ejecutivo se define como:

“…Una relación de ayuda entre un cliente investido de autoridad y responsabilidad empresarial en una organización y un consultor que usa una amplia variedad de técnicas y métodos de comportamiento para contribuir a que aquél alcance un conjunto de objetivos mutuamente identificados para mejorar su rendimiento y, en consecuencia, mejorar la eficacia de su organización en un acuerdo de coaching definido formalmente”.

Así, se intenta destacar y potenciar los puntos fuertes de la persona y enseñarles a que superen los puntos débiles.

Beneficios del coaching ejecutivo

Algunas de las razones por las que se necesita el coaching ejecutivo, son las siguientes:

  • La formación por sí sola ha demostrado ser inadecuada para proporcionar a los ejecutivos las técnicas que necesitan.
  • Muchos ejecutivos siguen utilizando un estilo de gestión autoritario, lo que propicia la falta de fidelidad y compromiso de los empleados.
  • El 60 por 100 de los ejecutivos ocupan cargos directivos sin haber recibido ningún tipo de formación en interacción con el personal.
  • Aumento del estrés.
  • Aumento del fracaso profesional.
  • Los ejecutivos están sujetos a valoraciones más frecuentes de sus técnicas personales.
  • En muchas organizaciones, la actitud competitiva ha sido sustituida por la necesidad de funcionar como un miembro y un líder colaboradores de equipo.

Clases de coaching ejecutivo

Según los estudiosos, el coaching ejecutivo puede ser:

Coaching para el rendimiento

Relacionado con el rendimiento, consiste en el aprendizaje que mejora la eficacia del ejecutivo en su trabajo.

Algunos ejecutivos rinden más en un área particular. Es posible que en la tutoría para el rendimiento, los objetivos no sean tan claros como en el coaching para las técnicas (que explicamos a continuación) y que una parte considerable del tiempo de las sesiones de tutoría haya que destinarlas a la clarificación de los objetivos del ejecutivo.

Coaching para las técnicas

En el coaching para las técnicas, el proceso de tutoría está específicamente centrado en la tarea actual del ejecutivo. El coach ayuda al coachee a aprender técnicas, actitudes y comportamientos específicos que mejorarán su rendimiento en el trabajo.

Sus características son:

  1. Pretende impulsar al ejecutivo hacia una mayor eficacia.
  2. Consiste en una serie de interacciones diseñadas para satisfacer las necesidades individuales del cliente.
  3. Se centra en técnicas dirigidas a mejorar el rendimiento laboral.
  4. Es un proceso mediante el cual se proporciona a los ejecutivos información valiosa.
  5. Cada persona tiene su propia base de conocimientos y ritmo y estilo de aprendizaje.
  6. Es un servicio basado en las relaciones que presta el coach en su función de asesor.
  7. El tutor desempeña una función importante para el ejecutivo explorando, desarrollando y maximizando su potencial.
  8. Admite que no hay dos ejecutivos iguales.

lider-engranaje

Errores de interpretación:

  1. A veces no se planifica debidamente.
  2. Algunas organizaciones y tutores no valoran la necesidad de establecer una cultura de coaching en el seno de la compañía.
  3. Algunos consultores de gestión están añadiendo coach a sus tarjetas de visita sin disponer de las técnicas y conocimientos básicos.
  4. Se trata de una actividad sin titulación ni legislación.
  5. El coaching corre el riesgo de convertirse en una moda pasajera.
  6. Algunas organizaciones confunden coaching y mentoring.
  7. Muchos terapeutas asesores que se dedican al coaching ejecutivo carecen de la experiencia empresarial necesaria.

Coaching para el desarrollo

El coaching para el desarrollo se centra en la carrera profesional futura del ejecutivo, e implica la intención de crecimiento futuro y el desarrollo de competencias nuevas.

Incluye la exploración de los puntos fuertes y de los puntos débiles, sobre todo cuando se trata de afrontar un cambio a lo desconocido.

Coaching para la agenda del ejecutivo

El coaching para la agenda del ejecutivo significa trabajar con ejecutivos en cualquier cuestión personal o profesional.

En el plano personal, se podría traducir en establecer un equilibrio entre la vida laboral y la vida privada.

En el profesional, podría incluir el liderazgo de un cambio organizativo o el desarrollo de una planificación estratégica y una visión a largo plazo. A veces, se producen interferencias entre el coaching para la agenda y otros tipos de tutoría ejecutiva.

El coaching para la agenda se desarrolla en el contexto de una relación de tutoría a largo plazo. Tras el establecimiento de una relación de coaching formal, el alumno determina el curso y la dirección a seguir para acceder al siguiente nivel de éxito.

Te puede interesar: ¿Qué es y qué no es el coaching?

Ventajas de practicar el coaching ejecutivo

Según hemos explicado anteriormente, el coaching ejecutivo presta un servicio indudable a los tutelados.

Las ventajas principales que presenta este tipo de coaching, son las siguientes:

  • Enseña a su destinatario a afrontar los cambios y nuevos cargos, y a planificarse para conseguir objetivos.
  • Enseña a conocer la organización y a conocerse más a sí mismo.
  • Enseña a identificar los puntos fuertes y potenciarlos, y los puntos débiles y superarlos.
  • Enseña al ejecutivo a ser más flexible en sus actuaciones.
  • Enseña a canalizar eficientemente el estrés.
  • Enseña a afrontar los conflictos, tanto personales como con los compañeros de trabajo.
  • Enseña a relacionarse mejor con clientes y compañeros de trabajo.
  • Enseña a ser menos competitivo y más colaborador en el entorno de trabajo.
  • Enseña a comunicarse mejor y a saber escuchar.
  • Enseña a mejorar las técnicas de liderazgo e incluso a aprenderlas.
  • Enseña a desarrollar técnicas de aprendizaje, potenciar las técnicas empresariales y conocer los objetivos para conseguir una mayor satisfacción en el desempeño de funciones.
  • Enseña a delegar, a aumentar la productividad y a sacar el máximo rendimiento al factor humano.

El éxito de una intervención de coaching viene dado por la consecución de los objetivos establecidos a través del desarrollo y la ejecución de un plan de acción, aunque también está relacionado con el mismo proceso de tutoría.

Actuaciones en el coaching ejecutivo

Algunas de las herramientas que normalmente se utilizan en el coaching ejecutivo son las siguientes:

  • Fijación de comportamientos adecuados.
  • Evaluación.
  • Clarificación de emociones.
  • Fomento y desarrollo de los estilos de aprendizaje.
  • Facilitación de información.
  • Escucha activa.
  • “Tormenta de ideas”.
  • Formulación de preguntas específicas.
  • Resolución de problemas.
  • Establecimiento de objetivos.

En cuanto a su actuación, algunas de las más habituales y solicitadas son las siguientes:

  • Gestión de prioridades.
  • Delegación.
  • Coaching para el desarrollo profesional.
  • Técnicas de presentación.
  • Técnicas de comunicación.
  • Gestión y resolución de conflictos.
  • Desarrollo del liderazgo.
  • Gestión del estrés.
  • Negociación.
  • Coaching para un nuevo cargo.
  • Gestión del tiempo.

Pasos que lleva a cabo el coaching ejecutivo

En el coaching ejecutivo es necesario que se cuente con un planning de trabajo, con una serie de directrices para el desarrollo de su gestión desde la primera reunión con la dirección de la compañía:

  1. Primer paso. Reunión con la Dirección.
  2. Segundo paso. Reunión Individual con el Coachee.
  3. Tercer paso. Primera Sesión de Coaching.
  4. Cuarto paso. Segunda Sesión de Coaching.
  5. Quinto paso. Sesiones Semanales de Coaching.
  6. Sexto paso. Feedback de la Dirección.

Como vemos, el coaching ejecutivo es una relación individualizada y de colaboración, entre un ejecutivo y un coach, con el objetivo de conseguir un cambio sostenido en su comportamiento y transformar su calidad de vida personal y profesional.

En qué consiste el Coaching Ejecutivo
5 (100%) 1 voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.