Contenido

Los trastornos de ansiedad y depresión

Una personalidad neurótica (un tipo de personalidad que se caracteriza por tener una intensa conflictividad interna y que quien la padece siente que “sus emociones escapan a su control”, deteriorando su funcionamiento general), tiende a una propensión muy intensa a desarrollar fobias de todo tipo, trastornos de ansiedad y depresión. Se dice que las personas clínicamente ansiosas suelen poseer una mente sensible en un cuerpo sensible.

Cualquier dosis de estrés sume a estas personas en la preocupación y, a su vez, las pequeñas dosis de preocupación causan fallos de funcionamiento en su cuerpo. Y es que se ha podido comprobar que los pensamientos ansiosos poseen, a través del sistema nerviosos simpático, un efecto directo sobre los movimientos físicos del estómago y sobre sus secreciones gástricas. En la actualidad se sabe que entre el 42 y el 61% de los pacientes con trastornos intestinales, derivan de la ansiedad o la depresión. También se ha podido comprobar que la gente con el síndrome de intestino irritable, posee mayor sensibilidad al dolor, es más propensa a pequeñas dolencias (como resfriados) y tiene más posibilidades de considerarse a sí misma más “enferma” que el resto de población.

Qué es la emetofobia

Pero vayamos por partes, lo primero que cabe explicar sobre el trastorno de emetofobia es en qué consiste exactamente. La emetofobia en realidad es el temor irracional al vómito, a la acción de vomitar y/o al ver a otra persona vomitando. Generalmente las personas que presentan este trastorno específico son ya de por sí individuos especialmente muy sensibles y generalmente ansiosos, como cabría de esperar. Se ha descrito en recientes investigaciones que los emetofóbicos tienden, entre otras cosas, a mostrar una “sensibilidad excesiva a la opinión de los demás”.

Signos de la emetofobia

Muchos emetofóbicos no pueden llevar una vida normal a causa de su fobia, algunos lavan excesivamente los alimentos para que no quede presente alguna bacteria en el alimento que los pueda hacer vomitar. Evitan trabajos que les pueda llevar (aunque sea una posibilidad muy remota) a vomitar o ver a otros vomitando. También evitan estar solos con niños pequeños, algunas mujeres deciden no quedarse embarazadas nunca debido a la posibilidad de vomitar durante los meses de gestación, evitan reuniones donde el alcohol está presente, etc. esto les afecta incluso a la hora de ir a por calle, coger el transporte público, al trabajo, a fiestas…

Además, aún tratándose de trastornos fóbicos por igual, parece que está “mejor visto” tener miedo, por ejemplo a volar, o a las multitudes, que tener miedo a vomitar. Parece algo más extraño e incluso fuera de lugar. Por este motivo muchos emetofóbicos nunca declaran este temor o lo esconden mejor que otras personas, por lo que es una fobia que ha quedado durante mucho tiempo encubierta.

Por desgracia, los emetofóbicos, además, son muy capaces de provocar con sus síntomas ansiosos, aquello que más temen (o sea, el vómito), lo cual, por supuesto, es un motivo más para tener miedo constantemente del simple hecho de tener miedo a lo que pueda suceder.

Así pues, la vida de un emetofóbico se construye en gran parte en torno a su fobia. Algunos no han trabajado ni salido de casa durante años debido a sus temores y no soportan siquiera decir o escribir la palabra “vomitar” y derivados.

Por suerte, la llegada de Internet ha brindado a los emetofóbicos la oportunidad de conocerse entre sí, y de saber que no están solos en su padecimiento. Se han creado comunidades on-line y grupos de apoyo (sobretodo de habla inglesa). La aparición de estas comunidades virtuales, algunas muy grandes (según una estimación, el foro de la International Emetophobia Society tiene un número de miembros cinco veces superior al mayor foro de miedo a volar que existe), lo cual llamó la atención de los investigadores de la ansiedad, que se han puesto manos a la obra para estudiar esta fobia de forma más rigurosa. Como curiosidad me gustaría comentar que en estas comunidades se suele imponer la norma de no escribir las palabras “vómito” o “vomitar” ni derivados, y cambiándola por “v*****” o semejantes.

Consecuencias de la emetofobia

Al igual que con cualquier otro trastorno fóbico, las personas que padecen este mal poseen altos niveles de excitación fisiológica, conductas de evitación (como ya hemos visto) y de neutralización, como llevar encima medicinas para el estómago, antieméticos y ansiolíticos de todo tipo. De modo que los emetofóbicos poseen una escasa valoración de sí mismos y muy baja autoestima, dado que creen firmemente que tienen problemas serios para enfrentarse con la vida cotidiana. Para ellos vomitar es un claro síntoma de pérdida de control, también sienten temor a “sacar fuera sus interioridades”, a revelar lo que hay dentro de ellos. Pero por encima de todo, parece que representa su gran miedo a morir.

Entre algunos personajes famosos que han declarado ser emetofóbicos se encuentran la actriz Nicole Kidman, Matt Lauer (presentador del programa Today), la cantante de música folk norteamericana Joan Baez y el escritor del Best Seller “Ansiedad” Scott Stossel.

Tratamiento

El tratamiento para este tipo de trastorno es parecido al de cualquier otro trastorno de ansiedad. Existen diferentes maneras de enfocarlo, desde la terapia cognitivo-conductual (al parecer una de las más eficaces), pasando por el psicoanálisis (ya bastante en desuso) o la Terapia Breve Estratégica (con también muy buenos resultados). En cualquier caso, lo mejor es dirigirse a un buen profesional para ponerse en sus manos antes que dejar que este trastorno nos incapacite cada día más.

Emetofobia, ese miedo oculto
Vota este artículo!

6 Comentarios

  1. Hola, me llamo Marie, tengo 21 años, ando buscando igual ayuda para la emetofobia, pero no encuentro nada, hace unos meses para acá me puse mal desde pequeña le he tenido miedo al vómito, no sé cuando empezó ese miedo, pero siempre me ando cuidando de comer cosas en la calle con tal de no padecer eso, la ultima vez que me paso fué en el 2013,ahora en el 2018 en el mes de junio vomite por haber comido un sphaguetti, pero al otro día mi vida volvió a normalidad, yo seguí comiendo normal, días después comí algo muy pesado lo que me provocó otra vez vómito y desde ahí ya no pude, me daba mucho miedo comer porque pensaba que vomitaría, pero días después mejoré sola, y pude volver a comer de nueva cuenta como antes, pero otra vez comí algo pesado que me hizo vomitar y desde ahí ya no pude salir yo sola, fue inevitable, ya no comí como por 3 días, después empecé a ir con una psicóloga, aparentemente empecé a sentirme mejor, pero 8 sesiones después recaí y al día de hoy llevo casi 5 días sin comer, solo como frutas o gelatinas, y el día de hoy me llevaron con una psiquiatra, la cual dijo que es un berrinche mío, que tal vez quiero llamar la atenció, me dijo que si tengo que vomitar vomite pero lo que nadie entiende es el miedo tan horrible que siento cuando eso pasa, nadie entiende lo que siento, a mi me cuida una tía y fue la misma que hou me acompañó con la psquiatra, pero ella no me entiende ella de verdad cree que es un berrinche y me ha regañado esta noche, nadie entiende este horrible miedo que yo tengo sólo mi psicóloga si me entiende un poco, pero aun así me siento muy mal está noche muy nerviosa y con miedo, es lo mas horrible de mi vida, a veces quisiera ya no vivir porque es horrible vivir con este miedo, sobre todo sentir ese feo miedo que nadie entiende, se siento uno solo, triste y sin ganas de nada porque un día estás saliendo y al otro otra vez recayendo, agradecería que alguien me ayudara, aquí en mi ciudad no centro a alguien que sea especialista en eso, casi la mayoría piensa que es un berrinche o algo tan básico

  2. Hola mi nene sufre de trastornos de ansiedad miedo a vomitar emetofovia desde los 7 años .Lo re parece llego a pesar a los 11 años 25 kilos era una nena esquelética.Hasta que la empecé a llevar a los médicos le decían que tenía anorexia. Porque cada vez que salía vomitaba , y bueno paso por varios sicólogos que no le hicieron nada . Hasta que fue a una siquiatra y ahí la médico. Obvio que antes le hicieron mil estudios. Pero todo bien le salió. Le dio risperidona . Hase 2 años que toma . Y ahora cambie de sicólogo. Va a sicología conductiva conductual. Ahora tiene 13 años hase 2 mese va a la sicólogo pero cuando nos dimos cuenta nosotros la tratamos de sacar adelante y aumento de 25 kil se fue a 53 kilos en 2 años . La siquiatra la sacó bastante adelante. Pero es una lucha constante.

  3. mi niño de 5 años tiene todos estos síntomas, ya lo he llevado al medico pensando que tenia gastritis y le han echo análisis pero nada, su cuerpo físicamente esta bien por eso me he dado a la tarea de buscar algún trastorno y leyendo en foros me doy cuenta que probablemente sea esto lo que le esta detendo su plenitud de niño. Él ya casi no sale a plazas comerciales ni lugares donde habrá comida y deja de comer por periodos largos , hay situaciones que lo ponen nervioso decide evitarlas con tal de no vomitar ,nisiquiera puedo abordar EL tema con el por que comienza a salivar 🙁 estoy muy angustiada me gustaría que alguien que tenga consejos o algo que pueda ayudar a mi pequeño me contactara. Yo solo quiero que sea feliz y disfrute su vida
    Mi correo es [email protected]

  4. Hola tengo casi 14 y tengo la emetofobia desde hace ya 10 años aproximadamente, mi familia no presta atención en este aspecto por que dicen que es relevante de mis nervios (Sufru de nervios) y de la etapa en la que estoy, he buscado ayuda en bastantes sitios web y aunque todos cuastan por cada terapia me han ayudado con consejos que realmente necesito, solo quiero saber si hay alguien aquí que tenga buenos consejos, estoy arta de llorar cada vez que pienso que “esto nunca acabaraacabara? y así viviré siempre?”
    Aquí esta mi correo electrónico: [email protected]
    En cerio necesito ayuda :”c

  5. Puedo decir después de casi 2 años que ME HE CURADO DE EMETOFOBIA… ha sido un camino intenso, en el que además han contribuido otras fobias –tambien tenia miedo social, sudor, sonrojos, nervios y ansiedades. lo peor de lejos sin embargo era la , con perdón, maldita fobia al vomito. Salir y no poder ir a cenar , miedo a coger a mi sobrina en brazos, o a montarme en un simple bus no digamos ya un avion que ni por asomo. las claves principales han sido: la constancia, el buscar buenos metodos (como el de Alicia Ibarra) os lo recomiendo pues no puedo tener mejor opinion de ella como persona además que me ha ayudado en cada duda. El apoyo de mi familia (bebo te quiero). las flores de bach tambien (iarch larch me salvo de muchos miedos, junto con Gorse y Remedi REscue) es fabuloso ver como estas flores actuan en sinergia para tranquilzar la mente ante los obstaculos. Dar paseos por la mañana, al sol, junto a mi parque y reflexionar en mi vida y sobre LO QUE QUERIA DE MI VIDA y lo cierto es que no queria seguir asi… está es mi vida y asi os la cuento espero que vosotros también podais hallar la luz como yo lo hice ;). Romina.

    • Hola Romina, mi mensaje es principalmente para expresar mi más sincera alegría al leerte. Tengo emetofobia desde que tengo uso de razón, ahora tengo una hija maravillosa de 4 añitos y el dolor más grande del mundo por no poder estar con ella cuando está enferma. Esta fobia condiciona, limita, invalida mi vida
      Desde tu sanación has visto algún niño v*, por ejemplo ? Si lo has visto, cómo has reaccionado ? Agradezco mucho y de corazón lo que puedas compartir.
      Gracias, un gran abrazo,
      Pau

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.