El tartamudeo es una alteración del ritmo del habla, inapropiada para la edad mental del sujeto

Se presentan repeticiones de sílabas, prolongación de sonidos o sílabas, bloqueos de la emisión, o producción de palabras con un exceso de tensión.

Trastornos asociados

Puede acompañarse de movimientos no acordes con el contexto, como parpadeos fuertes, muecas en el rostro, o movimientos de cabeza.
El tartamudeo aumenta la ansiedad del sujeto que lo padece y a su vez, el estrés o la ansiedad exacerban el tartamudeo.
Pueden producirse baja autoestima y alteraciones de la actividad social.
El Trastorno Fonológico y el Trastorno del Lenguaje Expresivo se dan con mayor frecuencia en personas que padecen tartamudeo.

Prevalencia del Tartamudeo en la población

En niños prepúberes la frecuencia es del 1% y baja al 0,8% en la adolescencia. Se presenta con una frecuencia tres veces mayor en varones que en mujeres.

Inicio y Curso del trastorno

El inicio suele producirse entre los 2 y los 7 años, con un máximo alrededor de los 5. El 98% de los casos se inicia antes de los 10 años. El inicio suele ser insidioso. Lo más frecuente es que se inicie con repeticiones de consonantes iniciales. Se recuperan más del 80% de los sujetos, de los que hasta un 60% lo hace de forma espontánea y antes de los 16 años.

Patrón familiar

El riesgo entre familiares de primer grado es 3 veces mayor que en la población general. En los varones tartamudos el 10% de las hijas y el 20% de los hijos pueden sufrir el trastorno.

Diagnóstico diferencial

Se distingue de las anomalías de la fluidez verbal normales porque éstas suelen desaparecer en lugar de asentarse en el estilo de habla del sujeto.

Evaluación

Evaluación de la fluidez

  • Identificación de los distintos tipos de errores en la dicción (Repetición de sílabas, partición de palabras, interjecciones, bloqueos, etc.)
  • Identificación de los errores a nivel gramatical, prosódico y léxico-semántico.
  • Uso de indicadores de gravedad (Palabras por minuto, palabras tartamudeadas por cada 100 emitidas).
  • Utilización de registros en cintas de audio o de vídeo en la evaluación de los puntos anteriores

Registros fisiológicos

  • E.M.G. (establecer nivel de implicación de lengua, cara, cuello, etc.)
  • Respiración (averiguar si el nivel de aire al hablar rebasa los mínimos alcanzados en reposo; Número de palabras emitidas entre dos pausas; inspir atonas)
  • Registro de los puntos anteriores en silencio, con palabras sueltas, en lectura y de texto, y en conversación espontánea.

Evaluación de estímulos discriminativos

  • Identificación de estímulos y situaciones que provocan o aumentan el: tartamudeo (teléfono, ciertas personas, temas determinados, palabras específicas, etc.)
  • Evaluación por medio de: entrevista, cuestionarios, autorregistro, observación. en laboratorio y situaciones naturales.
  • Evaluación de otras características
  • Efectos colaterales de la tartamudez: timidez, bajo rendimiento escolar, personalidad.
  • Motivación al tratamiento
  • Dificultad o facilidad del sujeto para utilizar patrones de habla que inciden en la aparición del problema (silabeo, habla rítmica, cuchicheo, etc.)

Explicación del problema

Tras una evaluación cuidadosa, se establece un índice objetivo de la tartamudez, una descripción del tipo, y un listado de situaciones en que se provoca o agrava el problema, se ofrece una explicación al sujeto o a sus padres, de cómo se produce su problema.

Especificación de metas concretas

  • Se debe explicar al cliente el proceso a seguir en el tratamiento, con las metas concretas a conseguir en cada uno de los pasos del mismo.
  • Explicar la necesidad de establecer una evaluación continua, debido a diferentes incidencias que pueden surgir a lo largo del tratamiento, entre las que deben tenerse en cuenta la regresión (disminución de los síntomas una vez iniciado el tratamiento); la adaptación a la de terapia; el efecto placebo.

Aprendizaje de un patrón de habla no tartamudo (PHNT)

  • Se debe enseñar al sujeto a hablar de forma que no cometa errores de tartamudeo, o que en caso de haber cometido uno. tenga la seguridad de poder iniciar de nuevo el habla sin errores.
  • Utilizar el moldeado para llegar a conseguir el aprendizaje del PHNT con una velocidad de habla aceptable, reforzando las ejecuciones adecuadas en las diferentes frecuencias de velocidad de habla.
  • Durante esta fase, conviene además seguir los errores que comete el sujeto y realizar un sobreaprendizaje del comportamiento adecuado, hasta que sea capaz de darse cuenta de las acciones previas a su tartamudeo y de evitarlo,.
  • En esta fase, el sujeto sólo utilizará el patrón que está aprendiendo en la consulta o cuando se encuentre sólo, o grabando en un magnetófono.

Cambio hacia un patrón de habla prosódico

  • Cambios rápidos de un PHNT a un tipo de habla normal en la consulta hasta que pueda cambiar a voluntad, cuando percibe que puede cometer un error.
  • Uso del PHNT fuera de las sesiones, iniciándolo con una persona particular, en una situación determinada, que constituya un nivel de ejecución fácil, para posteriormente pasar a hablar con otras personas y en otras situaciones con una mayor dificultad. Es importante que registre el número de ocasiones en que se ve obligado a recurrir al patrón de habla no tartamudo, a fin de que él mismo pueda observar si mejora su ejecución, y que el terapeuta pueda ayudarle a solucionar las posibles dificultades que surjan.
  • Generalización del patrón lento a situaciones difíciles
  • En esta fase se pide al sujeto que utilice el patrón de habla no tartamudo en situaciones que anteriormente le resultaban especialmente difíciles.
  • Se realiza entrenamiento en asertividad en los casos que sea necesario.
  • Se establece un número de ejercicios para el tiempo entre las sesiones en los que el sujeto debe usar un patrón de habla prosódico, ser capaz de prevenir los errores, y ser capaz de reconocerlos para que sirvan de estímulo discriminativo para volver al patrón de habla no tartamudo

Establecimiento de autocontrol del patrón de había y seguimiento

Se entrena al sujeto en el autocontrol de su habla, instruyéndole en técnicas de autoobservación. establecimiento de metas y autorefuerzo.

Se espacian las sesiones y en ellas se tratan los posibles problemas surgidos.

Todas las Terapias Psicológicas

El Tartamudeo: una alteración del ritmo del habla
Vota este artículo!