Un síndrome no es más que el conjunto de síntomas producidos por una enfermedad. En el caso del síndrome de savant, el investigador Darold Treffert explica que es una enfermedad que se caracteriza por algunas discapacidades mentales, como el autismo o deficiencias psicomotores, pero que por el contrario, poseen algunas habilidades específicas bastante interesantes, destacándose en algunas áreas intelectuales.

Principales características del Síndrome de Savant

Por supuesto no todos los sabios o personas inteligentes tienen este problema. Pero quienes tienen este síndrome se caracterizan por algunos rasgos en común.

Las habilidades de quienes sufren este síndrome se pueden dividir en cuatro apartados diferentes:

  • Intérpretes musicales, sobre todo al piano, habilidosos escultores y pintores. Por eso el arte es uno de sus campos a destacar.
  • Pueden memorizar calendarios y recordar fechas importantes.
  • Son portentosos matemáticos, pueden hacer cuentas impresionantes en su cabeza, incluso divisiones con 100 decimales.
  • Pueden medir distancias casi exactas sin medidores, memorizar direcciones y mapas, y manejar las escalas de las maquetas a la perfección.

Daniel Tammet, uno de los savant más famosos en la actualidad, entre otras muchas cosas, es capaz de recitar 22.514 dígitos del número Pi de memoria. Él piensa que sus habilidades “asombrosas” no se deben a ninguna casualidad cerebral o genética, sino a la base de una forma asociativa entre el pensamiento y la imaginación.

Según él, las diferencias existentes entre una mente savant y otra no savant han sido exageradas, en detrimento de cómo la mayoría de nosotros valoramos nuestras propias capacidades y desarrollamos nuestros talentos.

Según explica Tammet, la gente podría considerar su tipo de habilidades como extraordinarias si fueran realmente eso: extraordinarias, fuera del alcance o posibilidades que la gente no considerada savant, pero cree que es una presunción equivocada.

Él dice que “Como uno de los pocos sabios autistas conocidos del mundo, he recibido todo tipo de peticiones extrañas: desde predecir los números ganadores de la lotería de la semana siguiente, a solicitudes de asesoramiento sobre la construcción de una máquina de movimiento perpetuo. No es de extrañar entonces que las condiciones como el autismo y el síndrome de savant sigan siendo poco conocidos por la mayoría de personas, entre ellas muchos expertos”.

No sobrenaturalmente dotados

Pero no es sólo mentes savant se consideran de alguna manera extraordinariamente dotadas y, por tanto, “diferentes” de las de la mayoría de la gente: por ejemplo el éxito de las personas destacadas en numerosos campos como Mozart, Einstein, Gari Kaspárov y muchos otros, se ha atribuido a que sus mentes poseen un don sobrenatural e inexplicable.

Tammet piensa que este punto de vista no sólo es erróneo sino perjudicial, también, porque separa los logros de individuos talentosos de su propia humanidad; una injusticia tanto para ellos y para todos los demás.

“Cada cerebro es increíble en sí mismo. Los investigadores han averiguado esto después de muchos años de estudio de la mente de la gente altamente dotada, así como las de las amas de casa, taxistas, y muchos otros de todos los ámbitos de la vida”, asegura daniel.

Como resultado de todos estos estudios, hoy en día, tenemos una comprensión mucho más rica y más sofisticada de la capacidad humana y el potencial que nunca. Cualquier persona con la pasión y la dedicación necesaria para dominar un campo, puede tener éxito en él.

El genio, en todas sus formas, no se debe a ningún mero capricho del cerebro; es el resultado de cualidades mucho más caóticas, dinámicas y, esencialmente humanas, tales como la perseverancia, la imaginación, la intuición, e incluso el amor.

Tal comprensión de la mente humana enriquece y no resta valor a la apreciación popular de los logros de los individuos de gran éxito.

Hay evidencia de que los savant sufrieron daños en el sistema nervioso central en el período perinatal o postnatal, por lo que a partir de una variedad de procesos genéticos, lesiones o enfermedades, han sustituido la capacidad del cerebro dañado (generalmente el derecho) de manera compensatoria de formas casi inimaginables con otras zonas del cerebro (el izquierdo).

Al mismo tiempo, debido a esos mismos factores perjudiciales, estos savant han llegado a depender más del sistema primitivo cortico-estriatal (procesal o hábito) de memoria, en lugar de más alto nivel de cortico-límbico memoria (semántica o declarativa).

Esta combinación de habilidades del cerebro derecho, junto con la memoria de procedimiento autoregulada, produce la constelación de habilidades y rasgos típicos del síndrome de savant.

El síndrome de Savant y las diferencias de aprendizaje
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.