mujer-embarazada-alcohol

Cuando una mujer embarazada consume alcohol, el hijo que está gestando también lo hace, pasa a través del cordón umbilical. El costo de beber alcohol durante el embarazo puede resultar muy alto pues las consecuencias pueden ser irreversibles. Se estima  que una de cada diez mujeres consume etanol durante la gestación, el 20% de ellas toman cuatro bebidas alcohólicas o más en cada ocasión.

El consumo de alcohol durante el embarazo es común en muchos países, por lo que el síndrome alcohólico fetal es relativamente prevalente y la población con SAF es significativa a nivel mundial; por ello, es un tema de salud pública también. Cabe mencionar, que no todas las embarazadas que beben alcohol tienen un crío que padezca el síndrome, cada mujer bebe distintas cantidades de alcohol y tanto ellas como sus los hijos en gestación, tienen capacidades distintas para metabolizar el etanol,  hay que considerar que entran en juego otros factores que pueden influir en su vulnerabilidad.

Puede interesarte: Alcohol, efectos del consumo, consumo de riesgo y dependencia

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF)

Dichos padecimientos son el resultado del consumo de alcohol durante el embarazo. Los TEAF pueden incluir padecimientos físicos, problemas del sistema nervioso, conductuales y del aprendizaje, principalmente. Con frecuencia manifiestan una combinación de éstos pudiendo ser leves, moderados o graves.

Todos los tipos de alcohol son dañinos, incluso los vinos y las cervezas. Beber etanol durante los primeros tres meses de embarazo es grave para el feto y multiplica las posibilidades de muerte fetal. En esa etapa el desarrollo humano es exponencial y se ve directamente afectado en muchos sentidos. Cada organismo es distinto, las alteraciones varían de una persona a otra, sin embargo el daño es permanente.

Según las investigaciones que realizó Svetlana Popova y cols. (2017), el número de mujeres que consumen bebidas alcohólicas durante el embarazo representa el 10%, estima que cada año nacen 119 mil niños con síndrome alcohólico fetal a causa del consumo. 15 de cada 10 mil personas alrededor del mundo sufren algún trastorno de alcoholismo fetal (The Lancet Global Health, 2017).

Los tipos de trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) incluyen:

  • Síndrome de alcoholismo fetal (SAF).
  • Problemas de nacimiento y alteraciones relacionadas con el alcohol.
  • Trastornos del neurodesarrollo relacionado con el alcohol.
  • Trastorno neuroconductual asociado con la exposición al alcohol.
  • Síndrome alcohólico fetal prenatal parcial.

Caracterología del síndrome alcohólico fetal (SAF)

El SAF constituye el más grave de los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). Las personas que padecen SAF pueden tener características faciales distintas, problemas de crecimiento y del sistema nervioso, entre muchos otros y puede conducir incluso a la muerte fetal.

Para desarrollar el síndrome de alcoholismo fetal  la madre pudo haber consumido niveles mínimos de alcohol antes del nacimiento del niño, la Asociación Americana de Psicología (APA) afirma que más de 13 tragos de bebidas alcohólicas por mes durante el embarazo y beber más de 2 tragos en una misma ocasión, representan un factor de riesgo para el feto.

Manifestaciones físicas del síndrome alcohólico fetal

Las posible caracterología de los pacientes con síndrome alcohólico fetal a nivel físico pueden ser:  problemas del corazón, defectos renales y anomalías, tener la cabeza y los ojos pequeños, problemas del sistema nervioso central, una cresta suave entre el labio superior y la nariz, un labio superior muy delgado u otras características del rostro muy particulares, tener sus extremidades o dedos deformados, afectación en el desarrollo de sus huesos, presentar problemas de visión, audición y generalmente suelen estar por debajo de la media del peso normal.

SAF

Manifestaciones neuroconductuales del síndrome alcohólico fetal

Algunos problemas que pueden presentar son: poca capacidad de atención, dificultad para redirigirla al pasar de una tarea a otra, en la memoria, suelen olvidar información que ya habían aprendido, en las habilidades para comunicarse, el lenguaje, tienden a presentar retraso en el desarrollo y problemas del pensamiento. Otras manifestaciones pueden ser: falta de juicio, discapacidades intelectuales leves, moderadas o graves, problemas para planificar, trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador, hiperactividad y a menudo tienen un desempeño académico bajo, por lo que requieren apoyo psicopedagógico.

La coordinación motora también se puede ver afectada, suelen presentar labilidad emocional, problemas de conducta, irritabilidad, pobre control de impulsos y  falta de regulación emocional, por lo que son frecuentes los berrinches y sus habilidades sociales también a menudo se ven perjudicadas. Es recomendable la  terapia cognitivo conductual, orientar a los padres respecto al padecimiento de su hijo y brindar estrategias que se puedan implementar de acuerdo a sus necesidades específicas.

Factores de protección en el síndrome alcohólico fetal

Los factores de protección ayudan a disminuir  algunos efectos del síndrome alcohólico fetal, uno de ellos es la intervención temprana, que sirve para prevenir discapacidades secundarias que pudieran manifestar y que se han observado que desarrollan algunos pacientes con SAF sobre todo en la adolescencia y la adultez. Lo ideal es que se detecte y se intervenga antes de los 6 años de edad.

Otro factor de protección es que la familia también tome terapia, esto puede ayudar a que haya mayor entendimiento, a “dejar ir” los sentimientos de culpa, enojo y frustración, es aconsejable tratar de que en el hogar exista un ambiente de amor, comprensión y contención. Los familiares pueden buscar grupos de apoyo, dirigidos por un profesional de la salud, el valor terapéutico de compartir experiencias con personas que pasan por las mismas situaciones puede ser de gran ayuda.

La colaboración con los centros educativos representa otro importante factor de protección, así como contar con las redes asistenciales apropiadas que están conformadas generalmente por neurólogos, pediatras, psicólogos y psicopedagogos principalmente, el tratamiento integral representa una gran contribución para que la persona logre su potencial máximo y  para mejorar la calidad de vida del paciente. Los psicólogos pueden ayudar al fortalecimiento de los factores de protección, como las habilidades sociales y colaborar en el establecimiento de estrategias para la  falta de regulación emocional, por citar algunos beneficios de recibir asistencia.

Una investigación que se realizó al respecto con 415 pacientes con SAF en España, mostró que el 61% de ellos interrumpieron sus estudios, el 60% tuvieron algún conflicto con la ley, el 50% estuvieron en la cárcel o algún hospital psiquiátrico, el 49% tenía conductas sexuales inapropiadas y el 35% problemas de consumo de drogas y alcohol (Ismail y cols., 2010). Las personas con SAF pueden ser altamente influenciables, por lo que tienden a desarrollar algunos de estos conflictos, pueden ser presa fácil del  rechazo y la violencia en las aulas, así como establecer  vínculos inconvenientes para su desarrollo óptimo.

Diagnóstico del síndrome alcohólico fetal

En muchas ocasiones el padecimiento puede pasar desapercibido o se puede confundir con otros problemas, ya que algunos de los afectados sólo presentan daños neurológicos leves sin tener graves dificultades y el fenotipo característico, por lo que es necesaria una evaluación multidisciplinar que incluya el apoyo neuropsicológico para valorar y ayudar a mejorar sus funciones cognitivas y ejecutivas.

Cuando los pacientes y la familia se apegan a los tratamientos con constancia esto puede ayudar a aminorar algunos síntomas y desarrollar factores de protección que le serán de ayuda en las distintas etapas de su desarrollo, por lo que es primordial que se realice de manera temprana y oportuna.

mujer-embarazada-alcohol

Es de gran ayuda que la madre tenga una comunicación sincera en cuanto al consumo de etanol durante el estado de gravidez, lo cual a veces también representa un problema pues pueden existir sentimientos de culpa, vergüenza, frustración, enojo y temor por ser juzgada. Es necesario que se trascienda esto y que haya aceptación de la condición del hijo, muchas madres viven en la negación, pues la realidad les puede suponer un gran sufrimiento emocional, mientras los efectos del padecimiento se van acrecentando en sus pequeños sin marca atrás.

Otro desafío es que muchas mujeres no se percatan de que están encinta, hasta la cuarta o sexta semana de embarazo, se estima que la mitad de los embarazos en los países desarrollados no son planeados y más del 80% en los países en vías de desarrollo. Si una mujer embarazada consume alcohol regularmente o una vez por semana, pudo haber generado daño irreversible al feto, los efectos se manifiestan de distintas maneras en los organismos, por lo que el único consumo seguro de alcohol durante el estado de gravidez  es el consumo cero.

Te puede interesar: La Negación, un destructivo tipo de mecanismo de defensa

Prevención del síndrome alcohólico fetal

Ya que es problema de salud pública es preciso que se haga sensibilización acerca de esto, pues la única manera de prevenir el SAF y sus consecuencias es mediante el consumo cero de etanol durante el embarazo. Las mujeres que deseen embarazarse idealmente deberían preparar su cuerpo y cuidar otros aspectos hasta un año antes de la gestación. Si son activas sexualmente es conveniente que busquen métodos de anticoncepción adecuados en caso de que no deseen embarazarse.

Menos de la mitad de los embarazos no han sido planeados, por lo que muchas veces la mujer consume alcohol sin saber que se encuentra en estado de gravidez, es preciso informar a las mujeres sobre los efectos nocivos del consumo de alcohol durante el embarazo.

Te puede interesar:

Links y referencias

El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) y sus graves consecuencias
4.8 (96.67%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.