pareja-besandose

El sexo oral es una de las prácticas más conocidas por todo el mundo, aunque en los últimos años, se han creado tabúes, mentiras y estigmas e incluso envidias respecto a ello, pese a estar en algunos países bastante normalizado.

Una práctica popular

El sexo oral es una práctica muy placentera si se hace bien. Entre los hombres físicamente y biológicamente hablando, es de las más recurridas, solicitadas y esperadas por la pareja sexual afectiva, y muchas veces, en un solo encuentro casual. Incluso en bromas o en conversaciones atípicas o coloquiales, siempre hay alguna referencia a ello, por lo menos, tengo muchísimos conocidos que son así, independientemente la edad que tengan.  Y claro está, el tiempo no debe ser un impedimento, sea más o menos, suele ser algo que gusta dure más o menos.

Es verdad que muchas mujeres tienen más reparos a la hora de hablar de ello e incluso, enseñar o solicitar a su pareja que hagan esa práctica o cómo les gusta. Por esto hoy en día muchas mujeres no disfrutan con esa práctica por no saber cómo es, tener vergüenza de “no ser tan rápidas” como ellos, cuando está claro que nuestra forma de llegar al orgasmo por naturaleza y en condiciones normales, no suele ser  tan rápida – y menos si las condiciones no lo permiten, padecemos estrés, o tomamos algún medicamento (incluida la propia píldora), o no ha habido estimulación previa, etc.-, aunque en verano o con temperaturas cálidas suele haber más facilidad de orgasmos y de calentamiento corporal. También el temor o el pudor cohíbe a muchas de ellas.

Ha de ser una práctica deseada, no obligada

Sí que es cierto que no debe ser una práctica que se haga por obligación hacia el otro. También es verdad que en una aventura de “una noche” muchas personas se niegan a tener sexo oral con la otra parte por desconocimiento, falta de confianza mutua, o por simplemente, no ser la práctica que nos interese realizar en un encuentro, o porque ni esté en sus planes ni les guste. Y todo es aceptable, porque las relaciones sexuales nunca se deben forzar.

Muchas mujeres se han negado a practicar sexo oral a sus parejas por no satisfacerles o no resultarles agradable o divertido, o porque no ha sido un tipo de práctica mutua. Desgraciadamente todavía un gran número de hombres les encanta que sus mujeres les satisfagan a ellos y sin embargo, no son capaces de corresponderles a ellas por pereza, por cansancio, o porque ellos no se divierten, o no son bastante empáticos, aunque muchas veces sí deseen una “garganta profunda” a su lado capaz de tolerar y hacerles de todo, mientras ellos no dan nada. Y eso frustra, en esta práctica, en otras, e incluso en la relación si se comportan así.

Higiene, sinónimo de salud

La higiene, como siempre, es fundamental en este tipo de prácticas. Limpieza sin obsesionarse y sobretodo, cuidar los momentos en los que el cuerpo está un tanto estresado, digiriendo o lo que queráis decir, la verdad es que recibir ciertos olores y gases en el momento en que se está dando sexo oral no suele ser agradable para mucho/as de nosotros/as, y la diplomacia o respeto hacia la otra parte (aunque el juego sexual sea de sumisión) es fundamental para un cierto éxito y satisfacción. A no ser que así lo acuerden ambas o las partes que formen parte de la interacción.

También son importantes las condiciones de salud. De sobra es sabido que con el sexo oral se puede contagiar de cualquier tipo de infecciones sexuales, aunque siempre suelen ser las mujeres más propensas a enfermar, y los hombres simplemente transmitir algunas enfermedades, como las cándidas. Y cuidado a que luego nos digan “mira lo que te pasa por hacer eso” o “te lo mereces por guarra”, porque hay gente de más de 30 años que aún tiene esos pensamientos.

Tomar precauciones

Está claro que tomar precauciones siempre es necesario en los encuentros esporádicos, y que el condón debe ser un complemento más, no una cosa de tontas y “salidas”, y al existir tantos tipos diferentes hoy en día, debería ser más divertido aprender y jugar con ellos, además de variar.

El semen puede transmitir infecciones como la gonorrea, herpes, etc. e incluso el VIH. Aunque tampoco lo tenemos que ver como algo negativo, ya que ni todo el mundo lo tiene ni es tan malos, ya que se ha descubierto que puede tener efectos beneficiosos en la piel y a muchas personas les excita que su pareja se lo trague, especialmente, en parejas estables.

Déjate llevar y disfruta

Igual que otras formas de dar y recibir, en el sexo oral las hay muy diversas y diferentes en cada persona. Habrá quién le guste de cierta manera o quién quiera probar otras formas. Hoy en día existen múltiples juguetes sexuales que se pueden utilizar. Hay a quién le gusta introducir alimentos y otras tácticas sexuales simultáneamente, y quién prefiere hacerlo en diferentes sitios. Suele ser una de las cosas por las que algunas parejas engañan a sus respectivos, ya que hay muchas personas que se pasean por los vestíbulos o bares buscando a quién le ofrezca esta práctica ya que en casa no la realizan, o quién engaña a su pareja porque no le da lo que necesita o quiere.

La variedad está en el gusto.

Bibliografía

  • Tu cuerpo es tuyo. Sylvia De Béjar. Ed. Planeta 2006
El sexo oral, superando tabúes
4.5 (90%) 4 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.