Lenguaje mental

Todos y todas caminamos con un propósito en la vida: “la búsqueda de la felicidad”, por tanto, de la estabilidad emocional.

Éste es uno de los propósitos fundamentales de la vida. Poder sentirnos bien y que nuestro paso por la vida nos permita construir una historia agradable.

Este proceso es una conquista personal, pero, en medio del barullo con el que corremos todos los días, con frecuencia buscamos la felicidad, como un proceso externo a nosotros, como que, si dependiera de lo que viene de fuera, y se redujera a una simple adaptación al medio en el que estamos insertos.

Creo que, en la vida, es fundamental para alcanzar dicho objetivo, trabajar nuestro lenguaje mental. Es ahí, en nuestra cabeza, donde se gesta nuestra visión del mundo.

Nuestras características de pensamiento determinan, no sólo los conceptos que desarrollamos para filtrar la vida, sino además la forma con la que interactuamos en cada paso a lo largo de nuestra historia.


Aprende qué palabras deberías sacar de tu mente siguiendo este enlace.

¿Cómo es tu lenguaje mental?

El lenguaje mental es el grupo o conjunto de ideas que todos nosotros vamos acuñando a lo largo de la vida.

Se convierten en la estructura desde la cual conceptualizamos el mundo, la vida y la historia.

Por tanto, es nuestra responsabilidad construir un lenguaje mental, positivo, constructivo, que nos permita desarrollar una visión objetiva de todo aquello con lo que nos topamos en nuestro diario vivir.

Esther, es una mujer que constantemente se trata mal a sí misma. su lenguaje mental es negativo.

Ella se piensa fea, torpe y poco agraciada, por tanto, interactúa con el mundo desde la defensividad. Desde esta óptica, Ester no se permite una visión positiva, todo le parece oscuro y cuando hay alguna tonalidad, es siempre en gris.

Esther, estando en un café, sola, nota que un hombre le sonríe, le presta atención y su gesto denota agrado.

Pero ella lo interpreta mal. Recordemos, desde su lenguaje mental, ella se siente poco bonita.

Las miradas y los gestos de atención de este hombre, los cuáles son corteses, para ella representan una molestia. Ella piensa “que hombre más necio”.

Ella no sólo no le corresponde la mirada, sino que su expresión hacia él, esta claramente cargada de apatía y desinterés.  

Él la deja de mirar, ella sigue tomándose su café sola, para luego decirse a sí misma, que le gustaría conocer personas y salir de la rutina.

De esta perspectiva, seguirá cultivando una serie de pensamientos, que le van a dar cuerpo y forma a sus ideas:

  • Nadie me quiere.
  • Yo no soy bonita.
  • Yo no le llamo la atención a alguien.
  • A mí nadie me vuelve a ver, solo cuando me ven como un bicho raro.

Ella debe ser consciente que su forma de actuar la aleja cada vez más de la posibilidad de que esto cambie, pues su lenguaje mental, alimenta el aislamiento y exacerba sus conflictos internos.

El poder del lenguaje mental

¿Estas listo/a para tu transformación personal? Sigue este enlace

El poder del lenguaje mental

Es enorme el poder del lenguaje mental. Nuestros pensamientos determinan las emociones y las interacciones con el mundo.

Esther en el fondo, quiere sentirse amada. Tiene miedo, pero, se piensa a sí misma de forma negativa, por tanto, se defiende de la cortesía de las miradas de este hombre mientras toma café.

Bloqueando de esta manera todas sus posibilidades de desarrollo.  Convenciéndose cada día de que posiblemente se quede sola. Todo esto apoyado en sus ideas, cerrándole las puertas a la vida, al amor, algo que anhela y lleva por dentro desde siempre.

Cuando nuestro lenguaje mental es consciente y claramente negativo, simplemente nos estancamos en hábitos, conductas y situaciones que poco nos hacen crecer.

El poder del lenguaje mental llega hasta donde tú se lo permites, tanto para lo positivo como para lo negativo.

El lenguaje mental negativo encierra temas emocionales sin resolver

  • Esther tiene una posición profundamente apática para la vida, en el fondo ella debe revisar su autoestima, seguridad, modificar su percepción de sí misma, entre otros temas y procurar una resolución de estos temas de fondo.
  • Ahora esto es como un círculo, si ella se piensa mal, actúa mal y tiene una perspectiva negativa, que la lleva a actuar en conflicto con la vida, refuerza su pensamiento negativo.
  • De ser así, posiblemente su lenguaje mental, sigue siendo el mismo. El reto es que ella logre enfrentarlos para desarrollar nuevas categorías de pensamiento, que le permitan ver la vida desde otra perspectiva.

Todo empieza en el pensamiento, pasa por nuestras emociones y se expresa en nuestras conductas hábitos y decisiones.

Aprende a administrar tus emociones.

Modifica tu lenguaje mental

  • Es un reto fundamental de la vida, y para hacer esto se requiere identificar las categorías de pensamiento poco productivas.
  • Analizar el impacto negativo o positivo de nuestras estructuras de pensamiento.
  • Cuestionar a fondo el cómo pensamos en nosotros mismos y a los demás.
  • Reconocer los efectos nocivos de nuestras estructuras de pensamiento.
  • Abrirse a la posibilidad de crear un nuevo software mental, mediante guía y apoyo profesional.
  • Reconceptualizar e integrar nuevos aprendizajes que funcionen como filtros positivos.

Es posible que, para hacer este proceso, se requiera una guía terapéutica. La terapia posibilita y permite comprender el origen, el impacto y el cómo se ha estructurado nuestra psicología, derivando este lenguaje negativo, que es el factor mantenedor, precipitante de muchos de nuestros conflictos.

Rompe con tu historia

Muchas de nuestras categorías de pensamiento se derivan de procesos psicológicos, que están asociados a historias de infancia, adolescencia y nuestro momento actual.

Es posible que nos descubramos repitiendo patrones aprendidos que, a partir de situaciones específicas, cuyo resultado ha sido negativo, le han dado forma a un asidero negativo desde el cuál este patrón mental se ha nutrido.

Ningún ser humano está determinado para siempre por su historia. Ésta se convierte en un punto de referencia, desde el cual podemos desarrollar herramientas para la vida positivas o convertirse en una fosa de lodo, en la cual nos estancamos, dando vueltas por años, tristemente algunos para toda su vida.

Es posible identificar y modificar nuestro lenguaje mental

Realmente hemos creído que modificar nuestras estructuras de pensamiento es un proceso profundamente complejo, pero esto no es así.

Cuando nosotros somos capaces de medir el efecto limitante que tienen nuestras ideas, puesto que le damos cabida al miedo, a la inseguridad, al desinterés, etc. Negándonos la oportunidad de crecer y disfrutar la vida. Todos podemos palpar, sentir y evaluar las limitaciones que se crean en nuestra mente, por nuestra complicada posición ante la vida.

Desde aquí, podemos darle un giro a nuestra historia. Se debe pasar a la acción para regular nuestras reacciones emocionales y caminar con más esperanza.

El poder del lenguaje mental

Esto requiere un esfuerzo importante, no obstante, la premisa es que sí podemos ver en nosotros mismos efectos psicológicos diferentes, cuando nos permitimos accionar desde lo positivo, y de esta forma cambiar nuestro lenguaje mental, casi de forma permanente.

Ayúdate en el cambio observando diferentes niveles de interacción social, en otras personas con una visión del mundo y de la vida más optimista, que denotan alegría, tenacidad, empatía, afabilidad y demás, de esta forma tomar la decisión de incorporar estos modelos para crear un cambio en nuestras categorías de pensamiento.

La experiencia se convierte en un referente para el cambio

Muchas personas se preguntan:

  • ¿Cómo hago para modificar todo esto?
  • ¿Cómo hago para construir mi felicidad?
  • ¿Cómo hago para sentirme diferente?

La experiencia del día a día nos puede impactar ¿Eres una persona que frecuentemente piensa en negativo? Si no abres las posibilidades, nada pasa en tu vida.

Empecemos a cambiar patrones, por ejemplo:

  • Tus compañeros de trabajo te invitan a almorzar, vos nunca vas. Todo el tiempo decís que no. Nada de esto, tienes que ir.
  • Estás atrapado en la rutina y la monotonía. Tienes que permitirte explorar tus intereses, romper tus actitudes pasivas.
  • Evitas un examen final para poder graduarte, tienes que prepararte más, buscar apoyo y enfrentarlo.

El poder del lenguaje mental se experimenta cuando cambias tu conducta y te permites integrar nuevas ideas a partir de los cambios realizados, esto crea circularidad positiva, productiva, en el tanto modificas acciones y pensamientos.

Empieza modificando la experiencia. El cambio se inicia cuando identificas todo aquello que te está limitando o que no te has permitido explorar a fondo.

Simplemente porque vives en clave de “No”. Hay que pasar por encima de esta estructura de pensamiento, en la que, por encima de la emoción negativa o una idea paralizante, te permitas dar lo mejor y experimentar cosas nuevas.

Dejar que la experiencia y su efecto positivo te impacten es tu responsabilidad en la medida en que vas modificando patrones. Estas nuevas acciones se convierten en la norma de vida, que te permite crear nuevos conceptos para abrazar la vida con esperanza, motivación, compromiso y determinación.

La escucha, un elemento esencial para modificar nuestro lenguaje mental

Hay quienes caminan en la vida esperando poder hacer cambios. Otros viven de la lamentación, explicándose a sí mismos y al mundo lo triste que su vida, su historia o lo mal que lo han pasado.

Pero más allá de esto, también la vida nos pone frente a personas que nos dan un buen consejo, nos hacen ver nuestros errores, nos motivan a hacer cambios de estrategia, nos orientan para trazar nuevas rutas. Pero si insistes en cerrarte, desarrollando un círculo vicioso, en el que sólo ves el mundo en gris, hablando de tristezas y rindiéndole tributo a tus complicaciones, entonces no se produce el cambio.

Escuchar a otros seres humanos es muy valioso ¿Para qué lo haces?  Cuando pides consejo es para integrar nuevas perspectivas, reorganizar tu vida, de lo contrario no pasa nada y vas a seguir viviendo como esclavo de ese pesimismo crónico, que te ha caracterizado a lo largo de tu vida.

Hay que apropiarse de nuestro lenguaje mental

Es tu vida, es tu historia, es tu mundo, es tu cerebro. Todos podemos hacer este esfuerzo por cuestionar y modificar nuestros pensamientos.

Esto te ayuda a caminar con una sensación de esperanza ¿por qué convertirnos en nuestros propios enemigos? ¿por qué estar sujetos a la tristeza o vivir esclavos de la negatividad?

Todos somos gestores de lo bueno en la vida. Nadie está programado para la tristeza, a no ser que, a partir de sus vivencias, decida quedarse ahí.

No se trata de vivir en un optimismo iluso, debe ser realista, haciendo un balance entre lo positivo y lo negativo.

Viviendo conscientes de nuestro potencial, pero fundamentalmente comprometidos con el autoanálisis, el crecimiento y la capacidad de sentirnos los escritores de nuestra historia y los gestores del cambio.


Dr. Rafael Ramos
DR. Rafael Ramos, psicólogo, psicoterapeuta, escritor, conferencista, director Centro CEDHI. Autor del Libro Simplifícate, y el “Ascenso”. Autor de diversos ebooks: El amor y tus enredos mentales. Hablar para joder comunicarse para crecer. Guía práctica para construir un amor sano. Vos lo podés cambiar. No pasa nada, pero pasa mucho. Hablá con vos mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here