nucleo-caudado

El núcleo caudado es una estructura del cerebro que conforma el cuerpo estriado junto al putamen y el núcleo accumbens. El núcleo caudado, dentro del cuerpo estriado, forma a su vez parte de los ganglios basales, un conjunto de núcleos subcorticales que son indispensables para el funcionamiento normal del sistema nervioso y el comportamiento.

Anatomía y estructura del núcleo caudado

El núcleo caudado forma parte del cuerpo estriado dorsal y se encuentra en el centro del cerebro, cerca del tálamo. Poseemos dos núcleos caudados, uno en cada hemisferio y su forma es la de una “C” dividida en la zona de la cabeza, el cuerpo y la cola.

El núcleo caudado se conecta con la sustancia negra a través de neuronas dopaminérgicas que esta envía. Además, está conectado a muchas otras zonas cerebrales como el tálamo, putamen, globo pálido o la corteza.

Funciones del núcleo caudado

El núcleo caudado se encuentra altamente implicado en muchas funciones esenciales para nuestra adaptación al medio. Una de estas funciones es la del movimiento ya que, a través de sus conexiones con la corteza cerebral, así como el tálamo, lleva a cabo una importante función a la hora de dirigir los movimientos y contribuir al control postural del cuerpo.

Sin embargo, a pesar de lo que se pensaba en el pasado, el núcleo caudado participa de muchas otras importantes funciones, estando implicado en procesos de memoria de trabajo, aprendizaje por asociación, lenguaje e incluso en respuesta ante estímulos visuales atractivos, entre muchas otras funciones.

nucleo-caudado

El núcleo caudado implicado en la toma de decisiones

Una de las principales funciones, cuyo descubrimiento ha dado lugar a muchos avances en el estudio del comportamiento, es el papel que tiene en la toma de decisiones. Algunos estudios como el publicado en 2008 por Grahn, Parkinson y Owen indican que el núcleo caudado, a diferencia del putamen, consigue activar patrones de acción correctos a través de la selección de objetivos basados en la evaluación de acción-resultado. Por ello, contribuye a que nuestro comportamiento consiga una mejor adaptación al medio y una mejor supervivencia. El putamen, por el contrario, parece contribuir a establecer funciones cognitivas más básicas basadas en el aprendizaje a través de estímulo-respuesta, sin llegar, según este estudio, a la mayor complejidad cognitiva que el núcleo caudado consigue.

Según este estudio, el cuerpo estriado consigue que nuestro comportamiento cumpla con sus funciones adaptativas a través de las conexiones de zonas cerebrales como la corteza prefrontal y las regiones del estriado como el cuerpo estriado ventral, enfocado en la motivación, el núcleo caudado, que influye en la planificación de objetivos y el putamen que asume una función de coordinación sensomotora para la implementación.

El núcleo caudado, responsable del pesimismo

Parece que el núcleo caudado es una estructura que se encuentra muy implicada en las conductas y emociones pesimistas, así como en la depresión. Un importante estudio de Graybiel y su equipo hallaba recientemente las consecuencias directas que la estimulación del núcleo caudado poseía a la hora de tomar decisiones pesimistas. El cálculo del coste-beneficio a la hora de tomar cualquier decisión que antes podría haber sido positiva se tornaba en negativa al ser estimulado este núcleo y las conductas de animales se basaban en una perspectiva pesimista muy vinculada a los trastornos depresivos.

Núcleo estriado

Trastornos asociados al núcleo caudado

Siendo una estructura con tantas implicaciones, el daño o mal funcionamiento de esta se asocia a múltiples trastornos.

El más estudiado en referencia a su conexión con esta estructura es la enfermedad de Parkinson, trastorno en el que se da una destrucción de las neuronas dopaminérgicas desde la sustancia negra que se conectan al núcleo caudado. En esta enfermedad se presentan síntomas que inciden en el movimiento, así como problemas cognitivos y demencia. Estos problemas motores, así como la demencia, se han asociado comúnmente a la perdida de las neuronas dopaminérgicas que llegan a caudado.

Otros trastornos que han llegado a asociarse al núcleo caudado son el Trastorno Obsesivo Compulsivo, en el que parece que el caudado no controla correctamente el procesamiento de toma de decisiones en sus conexiones con el tálamo y la corteza prefrontal, dando lugar a un descontrol de los pensamientos preocupantes e impulsivos.

Además, se han hallado conexiones entre problemas en el núcleo caudado y trastornos como el Alzheimer, en el cual se da una reducción significativa del volumen de esta estructura. Otros desordenes que se conectan de alguna manera a un mal funcionamiento de esta región son la enfermedad de Huntington, la esquizofrenia o el trastorno de déficit de atención e hiperactividad. A través de las nuevas investigaciones, la neurociencia encontrará nuevas implicaciones y funciones que esta importante estructura aún puede revelar.

Referencias

The cognitive Functions of the caudate nucleus https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0301008208001019
https://www.healthline.com/human-body-maps/caudate-nucleus#1
https://www.cell.com/neuron/fulltext/S0896-6273(18)30596-8#%20

El núcleo caudado, estructura y función
5 (100%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.