multitarea

Nuestro actual ritmo de vida requiere que llevemos a cabo múltiples tareas, tanto diarias como laborales, en ocasiones al mismo tiempo. Pero, ¿es realmente posible dedicar nuestra atención a varias cosas al mismo tiempo?

¿Qué es el multitasking?

Originalmente, este término se usaba en el ámbito informático para referirse a sistemas operativos capaces de ejecutar varias tareas a la vez. Sin embargo, hoy en día el término multitasking se aplica también a personas.

Este término se refiere a la capacidad de llevar a cabo distintas tareas de forma simultánea y con eficacia. Sin embargo, debemos preguntarnos si esto es realmente factible y si funciona para todo el mundo.

En la actualidad, diversas empresas buscan empleados con un perfil multitask, ya que se considera que los empleados con este rasgo proporcionan a la empresa el beneficio del ahorro de tiempo en la realización de las tareas.

No obstante, diversos estudios han mostrado que el término multitasking es un mito, ya que los seres humanos no cuentan con la capacidad ni la atención necesarias para realizar varias tareas al mismo tiempo.

Así, si leemos emails a la vez que hablamos por teléfono, nuestro cerebro no se emplea a fondo en ninguna de estas dos tareas sino que, mientras realiza una, presta menos atención a la otra.

¿Funciona?

Según diversos estudios científicos y el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, entre otros, el cerebro humano es incapaz de llevar a cabo varias tareas simultáneamente, ya que esto disminuye su rendimiento.

Lo que en realidad sucede cuando intentamos hacer varias cosas a la vez, es que nuestro cerebro cambia rápidamente el foco de atención de una tarea a otra, lo que reduce drásticamente la productividad e incrementa la posibilidad de errores.

Además, el cerebro humano funciona de forma que, cuando se enfrenta a varias tareas, este secuencia y prioriza su realización, lo que significa que primero completa una actividad y después pasa a otra.

Por tanto, cuando cambiamos constantemente de tarea, lo que nuestro cerebro hace es dedicar atención en distintos grados y en fases separadas entre estas actividades, con la consecuencia de que las tareas no se realizan de forma eficiente.

Igualmente, el cerebro necesita cierto tiempo de reacción en pasar de una tarea a otra, lo que provoca, además de una pérdida de la atención, despistes (neurológicamente llamados interferencias) durante el proceso.

¿Su eficacia depende de la persona?

Aunque, en general, los estudios llevados a cabo sobre la eficacia del multitasking muestran que no es realmente posible ni eficaz, se han llevado a cabo estudios cuyo objetivo es probar si esta capacidad puede darse en ciertas personas.

hombre-trabajo-cansado

Una investigación hecha por dos universidades estadounidenses, que fue publicada en PLoS One, se basaba en el estudio de las interferencias en el proceso de multitasking, y en si era posible reducirlas para así ser capaces de realizar varias actividades simultáneamente.

Sin embargo, esta investigación demostró que la mayoría de las personas ejecutando el multitasking era víctimas de estas interferencias y, por tanto, no eran capaces de realizar las tareas de forma eficiente y al mismo tiempo.

Por otro lado, también se ha demostrado que hacer varias cosas a la vez puede tener diversas desventajas y no es recomendable. Las razones que se dan para evitar el multitasking son las siguientes:

En primer lugar, el intento de realizar varias tareas a la vez disminuye nuestra productividad, ya que perdemos más tiempo pasando continuamente de una tarea a otra que si dedicamos toda nuestra atención a completar una actividad y después pasamos a otra.

Este hecho también disminuye la calidad de nuestro trabajo ya que, como hemos mencionado antes, el continuo cambio de una tarea a otra hace que seamos más proclives a cometer errores.

Igualmente, una persona intentando hacer multitasking suele experimentar estrés, ya que esta forma de trabajo hace que liberemos cortisol, que es la hormona que lo regula, al no ser capaz de realizar la tarea tranquilamente mientras nos centramos en una sola cosa.

Esta forma de trabajo también nos lleva a una disminución del disfrute, ya que quienes usan el multitasking están constantemente bajo presión. Además, esta es una forma de trabajo que disminuye los niveles de atención en cualquier faceta de nuestra vida.

Por tanto, la falta de atención puede llegar a afectar no solo a tu vida laboral, sino también a tus relaciones personales y sociales, ya que el cerebro tendrá más dificultad a la hora de centrarse en una sola cosa.

Por último, intentar realizar varias tareas a la vez puede acarrear peligros, sobre todo si hablamos de actividades tales como conducir o cocinar, que requieren de toda nuestra atención.

Como conclusión, no es apropiado usar el término multitasking, ya que no es algo que el cerebro humano pueda realizar. Por tanto, sería más adecuado hablar de una secuenciación eficaz de las tareas para incrementar nuestra productividad.

Referencias

https://www.gwern.net/docs/psychology/2017-kirschner.pdf
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0054402
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0079583
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4946337/
https://www.nsc.org/road-safety/tools-resources/infographics/great-multitasking-lie
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1364661303000287

El mito de la multitarea: ¿Es cierto que funciona el multitasking?
4.5 (90%) 2 votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here