El mejor estado de la vida

Frecuentemente escuchamos que el mejor estado de la vida es estar tranquilos, y hoy reflexionamos sobre ello porque hay quienes aún consideran que lo mejor es sentir amor o acumular dinero.

Ante la pregunta de qué necesitamos para sentir tranquilidad, muchos responden que el factor clave es el dinero.

Ciertamente, el dinero permite la adquisición de bienes, pero, los estudios señalan que las finanzas no son lo primordial para sentir tranquilidad, así que quienes se adhieren a esta tesis quizá terminen persiguiendo el viento.

¿En qué sentido? En que comenzar a perseguir capital podría llevar a quien lo intenta a perder vida, tiempo valioso y buenos momentos.

En el amor, algunas veces, tampoco hay tranquilidad, sobre todo cuando hay apegos ansiosos o evitativos. Incluso, la persona puede sentir depresión, tal como indican algunas investigaciones.

El mejor estado de la vida ¿cuál es?

Desde el siglo IV a.C ya existían escuelas cuya labor estaba enfocada hacia la búsqueda de la felicidad.

Para algunas de estas escuelas la felicidad de la vida no se encontraba sujeta a la fama, el honor, el amor, ni la gloria, sino al estado de serenidad, tal como dejan constancias los estudios de filosofía.

Cabe destacar que, hoy día muchos han dado una vuelta al pasado y han comenzado a retomar estas concepciones, luego de haber probado que cuando no tenemos tranquilidad, la vida se siente muy agitada.

Autores modernos comentan que el mejor estado de la vida es estar tranquilos, esto es, tener paz interior.

Sorprendentemente, la paz interior no se alcanza con pertenecer a una clase social u otra, ni con el sueldo que se gane.

Estar tranquilos y experimentar serenidad nos lleva a un estado superior en el que nuestras emociones permanecen calmadas o controladas.

¿Cómo podemos alcanzar el mejor esta de la vida?

Siendo que el mejor estado de la vida es estar tranquilos, cabe seguir algunos pasos para lograrlo.

  1. Abandona la idea de que una pareja te dará felicidad. En realidad, ya tienes que estar feliz con lo que tienes. Ya eres una persona completa. Tu felicidad no está afuera. Por lo tanto…
  2. Ni la tranquilidad ni la felicidad se encuentran en páginas para concertar citas. Cuando crees que alguien más te dará felicidad, puede ocurrir que el único objetivo en tu vida se convierta en encontrar a esa persona y termines olvidándote de ti.
  3. Práctica mindfulness. Este tipo de práctica te ayudará a sentir mucha serenidad. El yoga y los pilates también están recomendados para lograrlo.
  4. Suelta el pasado. Esto solo evita que continúes tu camino personal de evolución. Enfócate en tu presente y en todas las cosas grandiosas que puedes lograr por ti y para ti, aquí y ahora.
  5. Despréndete de algunas ideas. Sobre todo, de aquellas que te causen tristeza o te lastimen. Deja de ser tan dura contigo misma.
  6. Cuida tus amistades. Esto implica tomar distancia de aquellas personas que perturban tu tranquilidad.
  7. Atiende tu espacio. En tu hogar, o en tu habitación, evita sobrecargar tus espacios con muchas cosas. No te conviertas en las personas que se enferman acumulando objetos. Trata que todo en tu campo visual sea ligero.
  8. Ve a tu ritmo. Tu trabajo o tu entorno tal vez viva acelerado, pero trata de encontrar tu equilibrio y no dejarte arrastrar por los estados de ánimos de otras personas que viven deprisa.
  9. No te aísles. Estar tranquilos no significa vivir lejos de todo, sino rodearte solo de lo mejor, y esto incluye a las personas.
  10. No te tomes las cosas a modo personal. Si algo salió mal en el trabajo, si un amigo falló, una amiga te decepcionó o las cosas no pasaron como querías, recuerda que tú solo tienes control sobre ti. No eres responsable de lo que ocurre con los demás.

Sigue estas pautas y encuentra el mejor estado de la vida, ese en el que solo predominan los sentimientos de tranquilidad y la sensación de bienestar.

Quizá también necesites examinar tus relaciones y observar si no estás viviendo bajo formas de apego que son nocivas y te restan paz.

Cuando comiences a ver la vida de otra manera, te darás cuenta que “encontrar a la media naranja”, o cumplir con ciertas expectativas que el medio impone sobre ti, no son la mejor fórmula para vivir en calma.

Isbelia Farias
Licenciada y Máster en filosofía (Universidad del Zulia), maestrante en Orientación en Sexología (CIPPSV) su área está enfocada hacia el bienestar y la sexualidad en la pareja. Posee certificación en coaching (Universidad Autónoma de Barcelona), Fundamentos de la escritura (Tecnológico de Monterrey), Sexualidad, mucho más que sexo (Universidad de los Andes), Psicología Positiva (Universidad Metropolitana de Caracas), entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here