hipererotismo

El hipererotismo es un término desconocido para muchos que, además, resulta controvertido y es objeto de debate a la hora de hacer un diagnóstico, ya que el espectro del hipererotismo no está aún bien definido.

¿Qué es el hipererotismo?

El hipererotismo (o hiperestesia sexual), de acuerdo con Richard Von Kraff Ebing (1840-1902), se caracteriza por “un vigor anormal de las sensaciones y representaciones sexuales”, lo que se conoce comúnmente como un estado de hipersexualidad.

Como hemos dicho, los límites del umbral del hipererotismo no están aún definidos. No obstante, es importante aclarar que este concepto de hipererotismo es el sustituto de lo que antes llamábamos ninfomanía y satiriasis.

La ninfomanía es un trastorno sexual que solo se da en mujeres, y que se caracteriza por el desarrollo de problemas psicológicos que derivan en una obsesión por el sexo y por una libido excesivamente activa.

Por otro lado, la satiriasis se refiere al mismo trastorno, solo que su diagnóstico es para hombres. Hoy en día, el debate se centra en la capacidad de determinar a partir de qué punto se podría diagnosticar hipererotismo con seguridad.

Sin embargo, diagnosticar hipererotismo es una tarea complicada, ya que el deseo sexual puede variar tanto de una persona a otra que es prácticamente imposible establecer un punto a partir del cual el deseo sexual sea excesivo para cualquier persona.

Una de las curiosidades de este trastorno es que las causas de su aparición son desconocidas, aunque esta puede estar provocada, en algunos casos, por el consumo de ciertos medicamentos o por distintos problemas médicos.

Así, el consumo de alcohol y drogas son factores que pueden influir en la aparición de este trastorno. Igualmente, personas con trastornos psicológicos, como el trastorno bipolar, pueden experimentar la aparición de hipererotismo.

Además, el hipererotismo aparece con más frecuencia en individuos en la edad adulta que experimentan un rechazo a la pérdida de actividad sexual y en personas que, de alguna forma, fueron reprimidas sexualmente durante su adolescencia.

Normalmente, la hipersexualidad se entiende como una adicción, pero recientes estudios en sexología muestran este trastorno como un mero comportamiento compulsivo, aunque aún no se ha llegado a un consenso.

Por último, es importante tener en cuenta que, junto con el hipererotismo, aparecen a menudo sentimientos de culpabilidad así como de malestar, por lo que no debemos olvidar que este es un trastorno psicológico que requiere de tratamiento.

sexy

Características de las personas que padecen hipererotismo

Aunque, como ya hemos dicho, no hay un acuerdo sobre el diagnóstico del hipererotismo, se considera que una persona padece este trastorno cuando interfiere con su funcionamiento social normal.

Por esto, las personas con hipererotismo pueden experimentar problemas familiares y laborales, ya que su excesivo deseo sexual los hace incurrir en prácticas tales como asistir a prostíbulos o buscar un constante contacto sexual con el uso de internet.

Por tanto, el hipererotismo se convierte en una conducta sexual que queda fuera del control del individuo que puede acarrear serias consecuencias, tales como problemas médicos así como de tipo legal.

Igualmente, el hecho de que las personas con hipererotismo experimenten sentimientos de culpa, hace que estos individuos intenten, sin éxito, evitar esta conducta. La consecuencia de esto es que la hipersexualidad va también ligada a sentimientos de frustración.

Asimismo, debido a la excesiva actividad sexual, las personas que padecen hipererotismo sufren cambios drásticos de humor, yendo de la euforia a la depresión después de cada relación sexual.

Tratamiento del hipererotismo

El tratamiento de este trastorno requiere de atención tanto psicológica como farmacológica, variando estas según la intensidad y duración del trastorno. Además, su tratamiento se realiza a largo plazo ya que, como cualquier adicción, requiere de la máxima prevención y atención posibles.

El objetivo de su tratamiento consiste en evitar recaídas y la reaparición de comportamientos compulsivos, así como el desarrollo de conductas que permitan al paciente un desarrollo normal en sociedad.

Además, como en el tratamiento de cualquier adicción o trastorno, es imprescindible una actitud receptiva por parte del paciente. Para esto, existen diversos grupos de ayuda para las personas con hipererotismo.

Por otro lado, hoy en día destaca el uso de la psicoterapia, con la que se intenta esclarecer las causas de la aparición de este trastorno y controlar la conducta sexual del individuo con el desarrollo de técnicas cognitivas-conductuales.

Sin embargo, como hemos mencionado antes, a veces la hiperestesia sexual se deriva de otros trastornos psicológicos más graves. En estos casos, el tratamiento ideal requiere el ingreso del paciente en un centro asistencial donde este reciba ayuda en todo momento.

En conclusión, el hipererotismo es una disfunción sexual, que puede afectar a la vida diaria, social y laboral de la persona que lo padece, por lo que es importante entender sus causas y su tratamiento.

El hipererotismo: Todo lo que debes saber
4.4 (87.5%) 8 votos