pareja-baila-mar

El enamoramiento se define como un estado emocional en el cual una persona se siente poderosamente atraída hacia otra. Si lo analizamos a partir de sus bases bioquímicas, podremos ver que se trata de un proceso que se origina en la corteza cerebral, posteriormente se dirige hacia el sistema endocrino, donde se modulan ciertos cambios fisiológicas y químicos en el hipotálamo por la acción de la dopamina.

Amor y enamoramiento no son lo mismo, y es fácil confundirlos. El enamoramiento es como un estallido emocional, mucho más intenso que el amor que conocemos, pero por el contrario es un estado pasajero.

Helen Fisher, antropóloga de la universidad de Rutgers y experta en la biología del amor, ha determinado que durante la fase del enamoramiento que experimentamos los humanos, el cerebro pasa por un proceso que se considera único, ya que no se experimentan esos cambios en otros momentos de la vida.

Cuando nos enamoramos los efectos que podemos experimentar son

  • Sentimiento intenso de alegría y felicidad.
  • Aumento de la energía.
  • Sensación de euforia y de ser capaz de todo.
  • Pérdida del ritmo normal biológico de sueño e incluso insomnio.
  • Temblor generalizado.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

Se estima que las personas que están enamoradas gastan de media más del 85% de las horas del día pensando en la persona a la que aman. Y lo curioso es que no piensan en ella de forma consciente, sino que el propio cerebro elabora pensamientos intrusivos, los cuales aparecen de pronto y sin ser evocados.

Los pensamientos intrusivos forman parte de la base de una determinada obsesión. Es algo así como no poder quitarte una determinada idea o imagen de la mente aunque quieras. Puede ser comparable a como cuando se nos “pega” una canción y la cantamos un sinfín de veces a penas sin darnos cuenta.

La razón biológica de la obsesión en el enamoramiento parece estar relacionada con una disminución del nivel de serotonina en el cerebro. De hecho, las personas diagnosticadas de trastorno obsesivo compulsivo, a nivel orgánico padecen la misma disminución de serotonina y tienen también durante el día pensamientos de corte intrusivo.

Uno de los descubrimientos más chocantes de los muchos que se han realizado sobre la neurociencia del amor es que, en nuestro cerebro, el enamoramiento tiene un efecto muy similar al de una droga.

Si alguna vez has pensado que el amor hace que nos volvamos adictos a alguien en concreto es porque has experimentado un fenómeno que los neurocientíficos han comprobado en ambientes de laboratorio.

Cuando nos quedamos prendados de alguien, nuestro cerebro aprende a segregar por sí mismo una gran cantidad de sustancias que producen un estado de éxtasis agudo, que llega de repente.

Enamorarse es como lanzarse de un precipicio. Tu cerebro grita que no es una buena idea y que el dolor y el daño inevitablemente llegarán a ti. Pero tu corazón cree que puede elevarse, deslizarse y volar”, de Marie Coulson.

El enamoramiento y sus efectos
4.6 (92.5%) 8 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.