El Efecto Pratfall es un fenómeno psicológico por el cual el atractivo de una persona aumenta, si se trata de alguien considerado como competente pero que de vez en cuando comete algún error. Por el contrario, el atractivo de una persona disminuye si: la persona supuestamente “perfecta” no comete errores nunca, o la persona considerada claramente incompetente, comete errores.

¿En qué consiste el Efecto Pratfall?

El estudio de la persona perfecta vs imperfecta

Todo comenzó en 1966, cuando un grupo de psicólogos de la Universidad de Minnesota reclutó a varios estudiantes. Les dijeron que estaban buscando gente para un concurso de conocimientos y les hicieron escuchar una grabación de un supuesto candidato competidor (cada uno de un candidato distinto, o sea que cada estudiante escuchar una sola grabación de las cuatro que habían). La grabación era una entrevista donde se realizaban preguntas muy difíciles.

Los candidatos eran el realidad la misma persona, un actor profesional que representaba un papel distinto en cada grabación.

En una de las grabaciones se presentaba a un candidato extremadamente competente, con un 92 % de acierto en las preguntas, premio honorífico en el instituto, editor del libro de graduados y miembro del grupo de seguimiento.

En otra, el candidato era más bien mediocre, con un 30 % de aciertos en las preguntas, calificaciones bastante normalillas, corrector de pruebas del libro de graduación y se había presentado para el grupo de seguimiento pero no le aceptaron.

En otra grabación salía nuevamente el candidato competente, pero esta vez se le caía el café y se manchaba el traje.

Finalmente, salía el candidato mediocre, que también se manchaba el traje.

Resumiendo, había una grabación con un candidato competente en todo, otro en que se mostraba competente pero torpe, otro mediocre, y otro mediocre y además torpe.

Después de haber escuchado la grabación, los estudiantes tenían que decir cuán agradables y simpáticos les habían resultado los competidores. de este modo fue como los psicólogos pudieron apreciar que cuando el competidor competente se equivocaba al final, su nivel de atractivo y aceptación aumentaba. Sin embargo, este efecto no existía cuando eran los competidores mediocres quienes se equivocaban.

Nos gustan perfectos, pero falibles

De modo que, se ha podido demostrar que la gente en general prefiere al competente sobre el mediocre, y al hábil sobre el torpe, pero cuando se da todo a la vez, la gente prefiere al competente un poquito torpe. Pero ojo, que la gente prefiere al hombre perfecto sobre el mediocre que no se tira el café encima… pero por poco.

Así pues, aunque nos sorprenda, hemos de saber que cometer errores en realidad nos hace más agradables a los ojos los demás. Por tanto, no debes preocuparte por tus tropiezos, caídas o pequeños errores, porque estos pequeños defectos en realidad hacen que te valoren más. Y esto es todavía mejor si además eres alguien capaz de admitir sus errores y hablar abiertamente sobre los pequeños fracasos. Es algo que te hace parecer más humano, porque en realidad, todos cometemos errores.

Las personas que parecen no cometer errores nunca, son generalmente menos agradables, o al menos eso es lo que la gente piensa. En pocas palabras, ser imperfecto te hace ser más querido, mientras que la perfección a menudo crea un sentido de la distancia y la invencibilidad, que a las personas por lo general no les gusta, ya que de alguna forma se sienten amenazadas.

El Efecto Pratfall: mejor si no es perfecto
Vota este artículo!

1 Comentario

  1. Me parece súper interesante este punto a trabajar sobretodo cuyos niveles de exigencia a veces los hace hasta enfermar, hay que ser competentes pero no perfectos.
    Nosotros seguimos una filosofía muy vinculada a esta teoría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.