mujer-deseo-hipoactivo

La respuesta sexual está divida en cuatro fases: Deseo, excitación, orgasmo y resolución. El deseo sexual hipoactivo es un trastorno que enmarcaríamos en la primera fase y se define como un estado reiterado y persistente de falta de deseo y/o de interés o fantasías de índole sexual. La disminución o ausencia de deseo es la disfunción sexual más común en las mujeres, aunque es un problema que aunque en menor medida, también pueden presentar algunos hombres. Su etiología es compleja y puede abarcar elementos biológicos, psicológicos y sociales. Esta disfunción que en el DSM-IV era conocida como Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo, en el DSM-V se denomina como trastorno del interés y la excitación femenina.

Definición del trastorno

A continuación, vamos a analizar el cambio de paradigma en la definición del trastorno:

DSM-IV

El trastorno del deseo sexual hipoactivo se define como deficiencia persistente o recurrente  (o ausencia) de fantasías sexuales y deseo de actividad sexual que causa notable angustia o dificultades intrapersonales.

DSM-V

Se ha reformulado la definición, el trastorno del deseo sexual hipoactivo y los trastornos femeninos de la excitación sexual se han combinado en un único trastorno, ahora llamado trastorno del interés y la excitación sexual femenina. Esta una concepción se ha basado en datos que sugieren que la respuesta sexual no siempre es un proceso lineal y que la distinción de ciertas fases, particularmente deseo y excitación, puede ser artificial.
[themoneytizer id=18808-1]
Este nuevo cambio solo se refiere a las mujeres, para los varones el poco deseo se sigue denominando como hipoactivo. Hay cierta polémica al respecto, como ejemplo, en el número 46 de la revista digital Aperturas en su artículoLa bondad y la ética del cuidado en la subjetividad femenina. Implicaciones del DSM-V para la sexualidad de las mujeres” encontramos visiones contrapuestas, por un lado Brotto defiende esta nueva conceptualización y argumenta que el concepto “interés” describe mejor que “deseo” a las mujeres porque enfatiza un constructo más amplio que impulso, que tiene una connotación más biológica del deseo sexual. Spugas, en cambio, denuncia que esta manera de entender la sexualidad femenina se convierte en normativa. Algo que se puede relacionar con la frigidez  (Cryle and More 2011). Según Spugas, esto sería el producto de la falta de conocimiento de las mujeres y que normalmente supone intolerancia a la formas de gozo que no se conforman a la narrativa del coito heterosexual, dejando el resto de las prácticas sexuales como periféricas.

Nosotros definiremos el trastorno siguiendo el DSM-V, ya que es el manual de uso estandarizado.

Etiología

Hay muchas causas que pueden llegar a producir deseo sexual hipoactivo o trastorno del interés y la excitación sexual femenina, aquí exponemos las más frecuentes.

Causas médicas

  • Enfermedades crónicas, anemias, cardiopatías
  • Alteraciones hormonales: déficit de andrógenos, hipertiroidismo
  • Déficit de estrógenos (climaterio)
  • Enfermedades cardiovasculares y neuroendocrinas (diabetes)
  • Cirugía de mama. útero, ovarios, próstata; que además de problemas hormonales generan sentimientos de castración y desvaloración que abocan a un trastorno del estado del ánimo y de deseo erótico
  • Algunos fármacos (antidepresivos, antiandrógenos)
  • Consumo de sustancias como alcohol, tabaco, marihuana, opiáceos.

Causas psicológicas

    • Individuales: Educación sexual restrictiva, falta de interés sexual por experiencias negativas, orientación sexual no definida o no autoaceptada, alteraciones psicológicas.
    • Secundarias a la relación de pareja: Falta de comunicación, discrepancias en la forma de entender la sexualidad, cambios físicos, psicológicos o estéticos que inhiban el deseo en el otro.
    • Disfunciones sexuales de la pareja: Disfunción eréctil, eyaculación precoz.
    • Tránsito por periodo de pérdidas: Duelos, dificultades económicas y laborales o periodos de crisis vital; casamiento, embarazo, posparto, síndrome del nido vacío.

Evaluación y tratamiento

Dada la gran diversidad de causas que pueden originar el deseo sexual hipoactivo o el trastorno del interés y la excitación sexual femenina, será necesario llevar a cabo una buena evaluación que descubrir cuál es su causa real, pues esto hará variar el tratamiento si es por motivos físicos (en el cual será recomendable el tratamiento con fármacos) o se trata de una depresión o de un momento estresante para el sujeto

En el caso de que exista algún tipo de trastorno, este deberá ser tratado identificando la manera como le está afectando a la persona en su deseo. Así mismo, son muchos los casos en los cuales se debe aportar información sexual, trabajar miedos o fobias, así como la ansiedad anticipatoria.

La terapia de pareja es muy recomendada para este tipo de trastorno. Mejorar las habilidades comunicativas y sexuales para facilitar la superación de miedos u obstáculos también, en muchos casos, es de gran ayuda para abordar el problema.

Bibliografía

Garriga, c  (2014,3 de abril). La bondad y la ética del cuidado en la subjetividad femenina. Implicaciones del DSM-V para la sexualidad de las mujeres. Aperturas psicoanalíticas. Recuperado de http://www.aperturas.org/articulos.php?id=843&a=La-bondad-y-la-etica-del-cuidado-en-la-subjetividad-femenina-Implicaciones-del-DSM-V-para-la-sexualidad-de-las-mujeres

Sandín, b (2013). DSM-5: ¿Cambio de paradigma en la clasificación de los trastornos mentales? Recuperado de: http://revistas.uned.es/index.php/RPPC/article/viewFile/12925/11972

El deseo sexual hipoactivo, causas y tratamiento
4.7 (93.33%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.