chemsex

El chemsex es un juego sexual que tiene su origen en Inglaterra. Sin embargo, este juego tiene importantes riesgos para la salud de quienes lo practican, por lo que aquí te explicamos en profundidad en qué consiste.

¿Qué es el chemsex?

El chemsex se originó en la cultura Underground de Inglaterra y, poco a poco, su uso se fue extendiendo por Europa central, llegando finalmente a nuestro país, donde es una práctica cada vez más conocida.

Según un estudio llevado a cabo en Inglaterra, el ‘The Chemsex Study’, en los últimos cinco años, una quinta parte de los jóvenes británicos había participado en esta práctica, y una décima parte en las últimas semanas, lo que hace pensar en la rápida extensión de este fenómeno.

Este fenómeno cultural conlleva importante riesgos para la salud de los jóvenes que lo practican ya que, tal y como su nombre indica, el chemsex (chemical + sex) consiste en la mezcla de relaciones sexuales promiscuas con el consumo de drogas.

Las drogas que se usan en el chemsex son drogas sintéticas, con lo que sus efectos modifican enormemente el comportamiento de quienes las consumen, haciendo que a menudo se practique sexo sin ningún tipo de protección.

El objetivo que se busca con el consumo de estas drogas es que los implicados en la práctica de chemsex puedan tener sexo hasta durante 76 horas seguidas debido a los efectos de éxtasis que experimentan gracias a las drogas consumidas.

Esto conlleva un alto riesgo de aparición de enfermedades de transmisión sexual ya que, además, el chemsex se practica con grandes grupos de personas, dando paso a prácticas tales como orgías en las que los jóvenes no tienen ningún tipo de inhibición debido al consumo de drogas.

promiscuo

En cuanto a las causas de este fenómeno, diversos estudios psicológicos han mostrado que el chemsex es mayormente practicado por jóvenes con baja autoestima, que acuden a eventos de gran envergadura como este para no sentirse cohibidos a la hora de relacionarse de formas sexual con otras personas.

Asimismo, muchos jóvenes que ya han practicado este juego aseguran que el consumo de drogas les ayuda, además de a manejar la baja autoestima, a lidiar con el miedo al contagio de SIDA e incluso la homofobia.

Además, la práctica de este juego se asocia generalmente con el colectivo conocido como gay o LGTB, aunque su práctica también se da entre heterosexuales. Por tanto, es un fenómeno que se extiende entre jóvenes de cualquier orientación sexual.

Efectos psicológicos del chemsex

Entre las drogas más usadas para el chemsex encontramos el hidroxibutirato (GHB), la butirolactiona (GBL), la mefedrona y la metanfetamina de cristal, llegando a veces a combinarse todas ellas para provocar un efecto de éxtasis extremo.

De acuerdo con el British Medical Journal, un prestigioso medio del sector sanitario inglés, la práctica del chemsex conlleva diversas consecuencias psicológicas para sus practicantes, debido mayormente al consumo de las drogas que ya hemos mencionado.

Entre los efectos más devastadores de estas drogas, destacan la sensación de euforia y atracción sexual que experimentan sus consumidores debido al aumento del ritmo cardíaco que provocan.

Igualmente, destacan sus efectos desinhibidores además de analgésicos, lo que provoca la práctica de sexo de forma irresponsable debido a los cambios de comportamiento que sufren quienes las consumen.

Efectos fisiológicos del chemsex

El consumo de las drogas sintéticas que se usan en el chemsex tiene efectos demoledores para el cuerpo, ya que estas tienen la capacidad de mantener al individuo despierto hasta 76 horas seguidas sin necesidad de ingerir comida o agua.

Como consecuencia, estas drogas crean una dependencia fisiológica que hace que quienes las consumen basen sus relaciones en mero deseo sexual, lo que lleva a un deterioro de las relaciones sentimentales.

Además, como ya hemos mencionado, el chemsex conlleva un alto riesgo de transmisión de enfermedades sexuales, tales como el SIDA o la hepatitis C, ya que el intercambio de parejas durante la noche es constante y se suele practicar sexo sin protección alguna.

¿Se puede prevenir?

La prevención de este tipo de macro eventos es muy importante pero, precisamente por la forma de convocatoria de este juego y el gran número de personas envueltas en él, es un fenómeno muy difícil de controlar.

Por otra parte, los lugares donde el chemsex se lleva a cabo suelen ser casas privadas, por lo que la convocatoria no es pública, sino que se realiza a través de redes sociales a las que las autoridades no tienen acceso.

Sin embargo, actualmente se están llevando a cabo programas de prevención y concienciación sobre los peligros de este fenómeno así como programas de ayuda para los afectados por este fenómeno.

El chemsex es una nueva práctica sexual que se realiza con el consumo de drogas, lo que tiene importantes consecuencias físicas, psicológicas e incluso emocionales para quienes la practican.

El Chemsex, una peligrosa forma de practicar sexo
4.7 (93.33%) 3 votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here