nina-estudia-cansada-galatea

El Efecto Galatea es un es un fenómeno que deriva del Efecto Pigmalión. Por tanto, para explicar el Efecto Galatea, podemos hacer un breve repaso a lo que es el Efecto Pigmalión.

El Efecto Galatea y su relación con Pigmalión

El Efecto Pigmalión es un efecto que se produce cuando una persona confía en que somos capaces de alcanzar un determinado objetivo de rendimiento y, al hacerlo, nos condiciona para que, finalmente, alcancemos ese objetivo, dándose una profecía autocumplida.

Por ejemplo, imagina un alumno que está en clase y su profesor, sin ningún motivo aparente, considera que es un estudiante que va a conseguir mejores notas. Al considerar eso, empieza a estimularle más, le da más tiempo al responder preguntas, etc.

Con el tiempo, ese cambio en la actitud del maestro respecto al alumno hace que el alumno, efectivamente, obtenga unos resultados superiores… ¡Porque ha recibido un trato distinto! Sin ese trato distinto, los resultados habrían sido semejantes a los de los demás alumnos.

Pero, y entonces… ¿Qué es el Efecto Galatea? Pues por Efecto Galatea entendemos el mismo fenómeno, pero de la propia persona sobre sí misma, sin necesidad de que sea un tercero el que pone sus expectativas en nosotros y nos afecta en base a ellas.

¿Qué pasa con el Efecto Galatea?

Ateniéndonos a lo anterior, podemos entender con bastante facilidad que, si una persona se siente segura y capaz de obtener un determinado resultado, aumentará sustancialmente su probabilidad de lograr dicho objetivo.

Esto, que puede parecer discurso de coach de cuarta división, lo cierto es que es evidente por sí mismo: Una persona que se considera capaz de lograr un objetivo, naturalmente, orientará su conducta hacia la consecución de ese objetivo.

Por el contrario, si consideras que un determinado objetivo está fuera de tu alcance, ni siquiera te pondrás a intentarlo. Y, si lo intentas porque las circunstancias te obligan (estudiar para un examen, por ejemplo), lo harás con tal desgana que no serás capaz de conseguir el más mínimo resultado.

Al fin y al cabo… ¿Te has parado a pensar por qué Cristiano Ronaldo, independientemente de la opinión que tengas de él como persona, se comporta de una forma tan soberbia? Siempre diciendo que es el mejor, que es capaz de todo, etc.

Seguramente haya algo de soberbia infantil, pero no olvidemos que es un deportista de élite, y un deportista de élite no solo tiene un físico excepcional y un gran talento, sino también una gran fortaleza mental.

Cuando Cristiano Ronaldo está hablando así, lo que está haciendo es autosugestionarse. Decirse a sí mismo que es capaz de cualquier cosa. Y, evidentemente, eso le ayuda a llegar a lo más alto en su área de especialización (el fútbol).

El Efecto Galatea en nuestra relación con los demás

Por lo que hemos explicado, podría parecer que el Efecto Galatea solo afecta a uno mismo, y nada a los demás. Sin embargo, lo cierto es que esto es incompleto. El Efecto Galatea sí que tiene efectos en los demás y, sobre todo, en nuestra relación con los demás.

La autoconfianza que tengamos en nosotros mismos será proyectada al exterior, y, por tanto, las demás personas basarán su imagen de nosotros en esa proyección de la confianza que tenemos en nosotros mismos.

Dependiendo de cómo nos tratemos a nosotros mismos, proyectaremos una imagen u otra, y las demás personas se formarán una imagen u otra de nosotros. En consecuencia, nos tratarán de un modo u otro, y eso a su vez, repercutirá en nosotros.

Por ejemplo, una persona que tiene muy claro que va a mejorar su posición social y, por ejemplo, terminará siendo rica, proyectará esa imagen en los demás. Esto puede hacer que otras personas de una clase social mayor que la suya estén dispuestas a hacer tratos con él, a pesar de que, por las características objetivas que tiene la persona, jamás lo harían.

Como consecuencia, esa persona, efectivamente, será capaz de ascender socialmente, cumpliendo con el objetivo que se había marcado previamente, en una suerte de profecía autocumplida tanto por él mismo como por la colaboración de esas otras personas.

Lo mismo puede decirse de los estudios, de las relaciones amorosas y sexuales o de cualquier otro ámbito. Por eso es tan importante la confianza en uno mismo.

Como puedes ver, la confianza que tenemos en nosotros mismos y en nuestras capacidades para conseguir ciertos objetivos, acaban condicionando los objetivos que finalmente alcanzamos.

Te puede interesar: El Efecto Golem o Pigmalión Negativo

Efecto Galatea y su relación con el Efecto Pigmalión
4.7 (93.33%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.