Dormir elimina los deshechos y toxinas que se acumulan en el cerebro

pareja-duerme


Dormir es fundamental para nuestro correcto funcionamiento. Mientras dormimos, conseguimos un equilibrio tanto físico como cognitivo y no solo recuperamos energía, sino que los órganos y sistemas del cuerpo trabajan hasta controlar todas las funciones vitales, manteniendo un buen nivel de homeostasis, es decir, una correcta tendencia a la autorregulación interna que consigue estabilizar el organismo.

De hecho, aún queda mucho por descubrir sobre la importancia que el acto de dormir tiene para nuestra supervivencia y las investigaciones de los últimos años van desvelando cada vez más información. Una de estas investigaciones pone en relieve la importante capacidad del sueño para conseguir eliminar las toxinas y deshechos acumulados en el cerebro.



Al dormir eliminamos los desechos cerebrales

Durante siglos, los científicos se han preguntado cómo el sueño afecta al cerebro mejorando capacidades cognitivas como la atención, la memoria o la concentración. No ha sido hasta años recientes cuando se han empezado a desvelar las propiedades que el sueño posee a nivel cerebral. Esto es lo que hizo el equipo de investigación de la Universidad de Rochester liderado por la Dra Nedergaard que consiguió hallar cómo el acto de dormir conseguía que el cerebro se limpiara a sí mismo de moléculas tóxicas.

Los miembros del equipo estudiaron el cerebro de ratones mientras dormían y comprobaron como, en palabras de Nedergaard, los fluidos cerebrales bombeaban y se eliminaban a un ritmo muy rápido. Usando la técnica de la microscopía de excitación de dos fotones, técnica que permite visualizar imágenes de tejidos vivos con gran profundidad, los investigadores pudieron observar como el líquido cefalorraquídeo fluía a través del cerebro con mayor fluidez, consiguiendo eliminar sustancias nocivas e incorporándolas a través del torrente sanguíneo al hígado, lugar en el cual estos elementos serían posteriormente deshechados.

El líquido cefalorraquídeo es un fluido transparente que además de servir como eliminador de deshechos, actúa como amortiguador de los impactos que el cerebro pueda recibir.

Para este proceso de limpieza, las células gliales, células que juegan un papel clave en el soporte y funcionamiento cerebral, también poseen funciones muy importantes. A través del sistema glinfático, las células gliales controlan el flujo de líquido cefalorraquídeo hinchándose o encogiéndose para el mejor paso de este.

cerebro-duerme

Los investigadores decidieron comprobar si el sistema glinfático en el cerebro dormido sufría a alguna modificación y a través de la inserción de electrodos para medir el espacio entre las células, comprobaron como estas se encogían hasta reducirse en un 60%, permitiendo una mayor fluidez de este líquido y consiguiendo una mejor eliminación de toxinas.

Cuando los animales despertaban, las células volvían a agrandarse y el líquido cefalorraquídeo limpiador se redujo hasta convertirse prácticamente en un goteo. “Es casi como abrir y cerrar una llave” explicaba el líder del estudio. “Nos sorprendió la poca circulación que había en el cerebro cuando los ratones estaban despiertos. (…) Esto sugiere que el espacio entre las células cerebrales cambia mucho entre los estados conscientes e inconscientes”.

Según Nedergaard, este proceso no puede llevarse a cabo durante la vigilia debido a que requiere mucha energía, lo cual haría que nuestras capacidades no funcionaran correctamente.

La importancia de la eliminación de las toxinas cerebrales

Este proceso es importante, porque permite que el cerebro elimine proteínas que son tóxicas para él. Esto podría explicar por qué cuando no dormimos bien, nos cuesta tanto mantener nuestras funciones cognitivas de manera adecuada. “Es como como un autolavado” explica la Dra Maiken Nedergaard, autor del estudio publicado en la revista Science.

Los resultados de la investigación de Nedergaard también se relacionan en cierta medida con la conexión entre los trastornos de sueño y enfermedades como el Alzheimer. Durante esta enfermedad, existe un péptido llamado beta amiloide que se produce de manera exacerbada en el espacio extra celular formando placas seniles. Durante la eliminación de toxinas que se producen en el sueño, la proteína beta amiloide que ha aumentado durante la vigilia, también es eliminada. Esto sugiere que la eliminación de beta amiloide no es efectiva durante el sueño en el Alzheimer y puede animar a la investigación sobre la conexión que esta enfermedad, como muchas otras, tiene con muchos trastornos del sueño.

Enlaces de interés

Brain may flush out toxins during sleep. (2013). https://www.nih.gov/news-events/news-releases/brain-may-flush-out-toxins-during-sleep

Brains Sweep Themselves Clean Of Toxins During Sleep (2013) https://www.npr.org/sections/health-shots/2013/10/18/236211811/brains-sweep-themselves-clean-of-toxins-during-sleep?t=1549904085728

Dormir elimina los deshechos y toxinas que se acumulan en el cerebro
5 (100%) 3 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here