dolor-mente

¿Cuáles son algunos padecimientos psicológicos comunes asociados al dolor crónico? Se pueden asociar un gran número de ellos, pues regularmente lleva implícito malestar emocional, sin embargo mencionaré aquellas sobre los cuales se ha incidido en cuanto a estudios recientes. Las psicopatologías con más frecuentes entre pacientes que manifiestan dolor crónico son la depresión y los trastornos de ansiedad.

Los investigadores observaron que la falta de información, puede generar desesperanza, confusión y frustración, incrementando así la angustia, factores que inciden directamente sobre el mantenimiento del dolor crónico. La variable que correlaciona en mayor medida el dolor crónico con el suicidio es la depresión que experimentan algunos pacientes con dolor crónico (Fisher, Haythornthwaite, Heinberg, Clark y Reed, 2002).

Peregrinaje del paciente con dolor crónico buscando alivio

La falta de instrucción y de educación en general acerca de los temas álgicos, el hecho de que muchas veces el tiempo de consulta con los especialista suele ser breve… “visita de médico” dicen, haciendo alusión a la brevedad de ellas, al menos así lo perciben ciertos pacientes, quizás debido a cuestiones que tienen en torno a su padecimiento que difícilmente les quedarán claras en la consulta, ya que a veces es tan corto el recurso de tiempo y no de voluntad por parte de los galenos, que el paciente no termina de comprender bien lo que tiene que hacer para mejorar su calidad de vida.

De esa manera el paciente va de un especialista a otro, buscando alivio para su dolor, en muchos casos éste hecho puede incrementar su temor, ocasionarle una desmesurada ansiedad anticipatoria, desconcierto, estrés, tristeza, frustración y un cúmulo de emociones y sentimientos que pueden amplificar la sensopercepción del dolor.

Psicopatología del dolor crónico

Es común que el dolor crónico ocasione sufrimiento, por lo que, en ciertos casos, debido a la comorbilidad con otros padecimientos, la vida como la conocía puede cambiar, es común que las emociones se encuentren a veces “a flor de piel”, Las psicopatologías con más presencia entre quienes padecen dolor crónico son los trastornos de ansiedad y la depresión.

En ocasiones la tensión por el dolor puede ser constante, resultando agotadora y hasta extenuante para el individuo, esa fatiga, también se puede cronificar, en estos pacientes se observa un aumento en la latencia del sueño, muchos de ellos padecen insomnio, creando así un círculo vicioso, que a su vez atrae otras patologías y complicaciones.

En la Universidad de Warwick, Inglaterra, descubrieron que la terapia cognitivo-conductual (TCC) resulta eficaz para combatir el insomnio en pacientes con dolor a largo plazo. También descubrieron que los pacientes con dolor crónico no solo se beneficiaban de un mejor sueño sino que también experimentaban un impacto positivo sobre el dolor, la fatiga y la depresión.

Memorias y crónicas de dolor

A través de varias investigaciones, se ha correlacionado al abuso físico y sexual en la infancia con el dolor crónico  (Lampe y cols. 2003 y Green y cols. 1999),  comprobaron que las mujeres que habían vivido una historia clínica marcada por abusos sexuales padecían mayor grado angustia y dolor.

Así mismo las víctimas de estrés post traumático (Victor May, 2011), los eventos traumáticos se traducen y guardan como más memorias dolorosas, el cerebro aprende a asociar también dichas emociones con el dolor físico. Las memorias de dolor contienen una representación de algunos estímulos nociceptivos, esto de la mano de las percepciones de la persona, creencias, cogniciones y emociones puede producir dolor. Las emociones como la ira, la tristeza, el temor, la angustia y el estrés favorecen la sensopercepción dolorosa.

¿Qué memorias de dolor guardas en tu mente y en tu cuerpo?

Cuando el malestar emocional  no se trabaja se puede derivar en dolor físico, si tienes alguna memoria de dolor que te genere profundo sufrimiento emocional, es recomendable que trabajes con ello, si te resulta muy difícil puedes buscar asistencia psicológica. Se ha observado buen resultado con técnicas de neuromodulación para tratar de disminuir las memorias que conflictúan a la persona.

hombre-dolor

El dolor crónico, generalmente va acompañado de otros padecimientos, por las características del mismo, es común que el paciente tenga trastornos del estado de ánimo, la falta de comprensión de los demás y sobre todo de sí mismo y sus padecimientos, el grado de dependencia para poder realizar ciertas actividades, el preguntarse por qué un día pueden hacer todo lo que planearon y hasta más, mientras que la siguiente jornada puede resultar incapacitante para desempeñar ciertas funciones que “ayer” parecían muy sencillas, es natural que esto genere incertidumbre y ansiedad anticipatoria, en ocasiones pueden mostrarse más irritables e incluso puede provocar que el individuo manifieste agresividad (Fishbain, 2000).

Cuando la persona no comprende lo que le está sucediendo puede generar sentimientos de culpa, vergüenza y autocastigo, afectando la propia valoración de sí mismos y su autoestima, lo que contribuye a que la persona perciba con mayor intensidad el dolor. Para evitarlo, muchos recurren al aislamiento, limitando las  actividades que solían disfruta.  Si bien es cierto, que se deben seguir indicaciones, ser prudentes y tener cuidados, la investigación ha mostrado que el aislamiento afectivo, es un tipo de estrategia evitativa que a largo plazo en pacientes con dolor crónico coadyuva a su malestar.

La interacción social es un factor de protección importante, es común que ante estos eventos se experimente temor, no es conveniente ni adaptativo permitir que el miedo domine y termine incapacitando, en la medida de lo posible es bueno tratar de seguir realizando actividades placenteras.

Factores psicológicos en el mantenimiento del dolor crónico

Los aspectos psicosociales tienen repercusión en el dolor persistente, la Asociación Americana del Dolor (2004) afirmó que los aspectos psicológicos del dolor persistente, proporcionando evidencia de la relación de dichos factores con el ajuste al dolor que perdura tras largo tiempo. (Keefe, F.J., Rumble, M.E., Scipio, C.D, Giordano, L.A. y Perri, L.M., 2004).

¿Qué factores psicológicos intervienen en el mantenimiento del dolor crónico? Su investigación abordó factores psicológicos vinculados con un aumento del dolor y una pobre adaptación o ajuste ante el dolor, menciona los siguientes:

  • Catastrofismo del dolor.
  • Ansiedad asociada con el dolor.
  • Miedo al dolor.
  • Impotencia

Algunos factores asociados con una buena adaptación ante el mismo fueron:

  • Aceptación.
  • Autoeficiencia
  • Afrontamiento cognitivo consciente.
  • Disposición para cambiar.
  • Cogniciones optimistas
  • Autocontrol mental.
  • Reinterpretación de las sensaciones de dolor.
  • Búsqueda de Información.
  • Apoyo Social.

Las investigaciones mostraron que es preciso poner más atención y estudiar a fondo el contexto social del dolor, evaluar el vínculo de los factores psicológicos con la activación cerebral relacionada con él e identificar  patrones de conducta que intervienen con la percepción del dolor.

Indicadores que pueden vaticinar la cronicidad del dolor

  • Rasgos de neuroticismo.
  • Manifestaciones histéricas.
  • Estrés excesivo o distrés.
  • Ansiedad anticipatoria.
  • Catastrofismo
  • Rumiación de pensamientos desiderativos.
  • Angustia y ansiedad desmesurada.
  • Negación.

Ciertos rasgos de la personalidad pueden hacer que el dolor se intensifique, se mantenga o perdure, las personas que manifiestan rasgos de neurotismo e histeria, presentan mayor ansiedad y ésta última se ha asociado directamente con el dolor.

El catastrofismo puede ser muy pernicioso, se refiere a las valoraciones realizadas por los pacientes respecto al sentimiento de autoeficacia y su capacidad de hacer frente a las adversidades que les presupone el dolor crónico, implica rumiación de pensamientos, que aumentan la ansiedad anticipatoria, cuando es así, son generalmente desiderativos, más que enfocarse en realizar adaptaciones y actividades encaminadas a dar solución a los problemas y retos que se les presentan en la cotidianeidad, tampoco se asocian con conductas y estrategias de afrontamiento ante el dolor  adaptativas y consistentes para procurar un mayor bienestar. Grisart y Vanderlinden  (2001), encontraron que el catastrofismo puede afectar ciertos procesos cognitivos como la memoria y la atención,

“A mayor catastrofismo puede haber mayor discapacidad y no sólo eso, sino que también un incremento en la intensidad del dolor”. Bishop y cols. (2001)

La negación del padecimiento, por lo regular trae consigo una pobre adaptación, quizás la persona debido a su enfermedad, su nivel de actividad tiene que verse de alguna manera impactado, pero esto también puede suponer sólo un cambio más para un mejor ajuste y adaptación a sus nuevas condiciones, cuando hay aceptación y dejamos ir la negación, puede empezar el cambio.

Conclusión

Los pacientes con dolor crónico que tienen otros padecimientos graves y se ven limitados en algún aspecto, pero a pesar de ello superan los sentimientos de impotencia, les resulta más sencillo cambiar el ritmo y sintonizarlo al son de que la vida les presenta.

Disminuir los niveles de estrés y ansiedad  para que los mecanismos contra el dolor funcionen adecuadamente. El aceptar que las condiciones te han hecho diferente, moverte de acuerdo a tus facultades y pensar en otras oportunidades para desarrollar tus talentos, quizás salir de tu zona de confort y arriesgarte a hacer algo que nunca habías hecho antes, es una buena oportunidad para explorar nuevas cualidades, otras capacidades y talentos que no te habías dado oportunidad de desarrollar.

Puede interesarte

Links

Dolor crónico y factores psicológicos
5 (100%) 4 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.