Cada día sabemos más y entendemos menos. Albert Einstein

La complejidad del tema a tratar parte de dos puntos: Educación y salud mental. Sin embargo, es necesario considerar otros puntos más y de complejo entendimiento. Los actores involucrados en esta reflexión son: los maestros, los padres y los niños, los psicólogos, los psiquiatras, las instituciones (familia y organismos gubernamentales), las perspectivas teóricas del desarrollo humano, las políticas de educación de cada país y el entendimiento científico de las enfermedades mentales, entre otras.

Diferentes ángulos para analizar el Desarrollo Humano

El Desarrollo Humano es el estudio científico de los procesos del cambio y la estabilidad durante el ciclo vital humano (Papalia & Martorell, 2017, p. 3).

Actualmente se distinguen al menos cinco perspectivas teóricas e investigaciones sobre el Desarrollo Humano a saber:

  1. Psicoanalítica, explica las causas de todo comportamiento a través de impulsos inconscientes.
  2. Del aprendizaje, existen en su interior diferentes perspectivas, y explican el comportamiento observable y consciente de los sujetos.
  3. La cognoscitiva, tiene diversas variantes también y analiza, las estructuras, procesos y productos de la conducta en sí. “Depende de la forma como piensan las personas actúan”
  4. La contextual que analiza el impacto del contexto histórico, social y cultural que influyen en el comportamiento de los sujetos.
  5. La evolutiva/sociobiológica, la cual analiza los fundamentos evolutivos y biológicos del comportamiento.

Dichas perspectivas parten de supuestos diferentes y hoy día se consideran la base para analizar la conducta de los seres humanos desde antes de su nacimiento hasta su muerte. Analizan los procesos de desarrollo de la conducta y los procesos de cambio o estabilidad desde un enfoque científico.

Actualmente no existe una perspectiva dominante y en este caso el análisis corresponde a una primera aproximación a través de un enfoque transdisciplinar y por ende holístico en donde los límites de un enfoque se superponen o se complementan con otros, solo se presentan algunos lineamientos generales del tema.

Relación con el enfoque Psicoanalítico

Si bien desde esta perspectiva se toman en cuenta las conductas inconscientes del paciente y por supuesto las etapas de su niñez. También pueden involucrar en la gestación de un niño, el pasado resuelto no de los padres, los abuelos.

Existen evidencias que comprueban cómo desde antes de la concepción un ser humano puede llegar a este mundo con algunas ventajas o desventajas que influirán en su momento de nacer y en el desarrollo de toda su vida como ser humano.

Conceptos como la compulsión a la repetición (de origen freudiano), señalan como a nivel de una psicopatología concreta, se puede volver a repetir, una experiencia antigua cuyo prototipo podría venir de los padres o de alguna persona del propio árbol genealógico y repetirse en cada uno de nosotros (APA, 2010, p. 92; Laplanche & Pontalis, 1993, p. 68). Así los conflictos emocionales no resueltos de generaciones anteriores, terminamos repitiéndolos sino los hacemos conscientes.

El psiquiatra Tomas Verny (1981) en su libro La vida secreta del niño antes de nacer, “señala la conexión entre ambos padres con el hijo, haciendo énfasis en los aspectos físicos, emocionales y mentales”. Ha comprobado como el proceso de gestación influye en el desarrollo del feto también para bien o para mal, a través del ambiente sano o tóxico que viven los padres. El estrés negativo que vive la madre, la ausencia del padre, la mala nutrición o los conflictos vividos entre los padres, influyen en el desarrollo fetal de los niños. En esa misma línea, la psiconeuroendocrinoinmunologia comprueba que grandes cantidades de estrés en la madre afectan su sistema inmunológico y en el caso de los niños nacidos también, de hecho, sucede con cualquier persona sometida a grandes dosis de estrés.

Existen evidencias de que desde el vientre materno el feto puede sufrir grandes dosis de estrés que afectará su vida extrauterina como lo ha demostrado también el biólogo molecular Bruce Lipton (Lipton, s/f): “El medioambiente de la madre es el medioambiente del feto. Si la madre está feliz, el feto tiene una química feliz, si la madre tiene miedo el feto tiene la química del miedo, si la madre no desea al feto porque va a interferir con la familia, el bebé tiene la química del rechazo aún antes de nacer. El punto, el 50% de nuestra personalidad se desarrolla con la química del vientre antes de haber nacido, la cual está conectada a la madre y al padre. No solo la madre porque si el padre no actúa bien, afecta las emociones de la madre, que luego afectan las emociones del feto”.

Ámbitos del desarrollo

Los científicos del desarrollo analizan también los procesos de cambio y estabilidad en las diferentes etapas del ciclo vital. Centran su atención en tres aspectos principales: físico, cognoscitivo y psicosocial.

  • Del desarrollo físico analizan: el crecimiento del cuerpo y el cerebro, las capacidades sensoriales, las habilidades motoras, y la salud.
  • Del desarrollo cognoscitivo ponen atención: en el aprendizaje, la atención, los diferentes tipos de memoria (corto plazo, largo plazo, sensorial, icónica, procedimental, autobiográfica, semántica, ecoica y más), el lenguaje, el pensamiento, el razonamiento y la creatividad por mencionar algunas.
  • Del desarrollo psicosocial hacen énfasis: en las emociones (positivas/negativas clasificadas de esta manera como punto de partida de un enfoque pedagógico), personalidad, procesos de socialización, la interacción social y las relaciones sociales.

La influencia imperceptible de las emociones entre los padres y los hijos

Los humanos llegamos al mundo más desprotegidos que cualquier otra especie. Somos el ser que requiere mayor cuidado de sus padres, pero a la vez el que experimenta un aprendizaje mayor, de décadas de duración. Pero en realidad no nacemos desnudos del todo; hay algo que traemos incorporado de “fábrica” y es un inventario de respuestas inconscientes a pasiones, afectos y olvidos de quienes nos rodean: las emociones básicas y universales. Así, al nacer, somos 100% emocionales, pura intuición, y a medida que aprendemos vamos adquiriendo habilidades para afrontar la vida de modo racional, premeditado (Punset & Bisquerra, 2017).

La relación entre el aprendizaje de los niños y las emociones ocurre desde el vientre materno, como lo señalan evidencias mencionadas anteriormente. Este aprendizaje se experimenta también con los estilos de afrontamiento ante el estrés de los padres que les afectan en situaciones de conflicto, e impactan en consecuencia el desarrollo neuronal del niño.

De la misma forma ocurre cuando se analiza el concepto denominado impronta familiar en el cerebro. Alice Graham, investigadora de la Universidad de Oregón, afirma: “el estrés y el desamor en el hogar suponen a los niños un daño evidente durante su crianza. Decenios de investigación han permitido documentar, además, las consecuencias psicológicas en la edad adulta de tales experiencias (entre ellas, depresiones latentes y dificultades para mantener relaciones afectivas). Estudios actuales confirman que una vida familiar conflictiva provoca efectos fisiológicos graves en el desarrollo neural. El cerebro infantil posee una exquisita sensibilidad las discusiones acaloradas afectan a los pequeños incluso cuando duermen. Mediante imágenes por resonancia magnética funcional, se encontró que los niños de familias que informaban sobre fuertes conflictos hogareños (superiores a los habituales), se mostraban más sensibles a voces agresivas o airadas. La excitación cerebral se concentraba en las áreas responsables de la regulación de las emociones y del estrés. Concluyeron que: los pequeños absorben información y aprenden sin cesar, no solo cuando nosotros creemos que les estamos enseñando. Deberíamos tener en cuenta que lo que ocurre en el ambiente puede estar, literalmente, configurando las conexiones físicas en su cerebro” (Chant, 2013, p. 8). Un ambiente estresante cargado de discusiones activa las amígdalas cerebrales, centro de mando de las emociones. Los niños con hogares conflictivos desarrollan en la adolescencia o en la edad adulta problemas mentales y relaciones también conflictivas.

Un dato alarmante al respecto es el del especialista en resiliencia y sobreviviente de los campos de concentración Boris Cyrulnik, en su obra Los patitos feos, menciona que hay familias tan conflictivas que generan más daños en sus integrantes, peores que un campo de concentración (Cyrulnik, 2003, p. 28).

Las condiciones adversas de la niñez influyen fuertemente en la presencia de enfermedades mentales posteriores entonces, ya sea por: un proceso de gestación conflictivo, la ausencia del padre, el mal manejo de la emociones de los padres cuando nacen, el ambiente familiar que rodea a los niños, aun cuando ellos están durmiendo y todo este caldo de cultivo que conforman las familias tóxicas, es peor que vivir en un campo de concentración, con consecuencias todas ellas negativas que repercuten en la niñez o en la edad adulta de los hijos.

El entendimiento incomprendido de las enfermedades mentales

Desde la prehistoria del hombre, no hemos entendido los padecimientos mentales. ¡No había curación!. Quien tenía algún padecimiento era estigmatizado y torturado.

En la prehistoria de la Psicología, los enfermos no tenían la esperanza de ser entendidos y atendidos saludablemente, y por ende curados.

El estigma de “enfermo”, se presentaba con diferentes condiciones:

  • Se les llamaba lunáticos y se suponía una gran influencia de la luna en su comportamiento. No existían las enfermedades mentales, todo se clasificaba bajo el concepto de “locura”.
  • La locura se debía a fuerzas externas (demonios o dioses malos). Las personas eran consideradas como animales. A los locos se les privaba de la interacción social.
  • Las personas consideradas locas, presentaban un comportamiento diferente en lo social, lo individual, lo cultural y lo contextual.

Los primeros tratamientos fueron radicales, se curaba con:

  • Aire: se trepanaba el cráneo de los pacientes para que entrara aire al cerebro y se liberaban los demonios. Por supuesto al realizar un hoyo en el cerebro o trepanación, no existía la garantía de que solamente se perforaría el cráneo, casi siempre el daño terminaba con un traumatismo físico mayor. Por supuesto implicaba dañar la masa encefálica en diferentes grados, con las consecuencias neurológicas que ello implicaba.
  • Fuego: los demonios dentro de las personas se neutralizaban con fuego y terminaban quemadas en la hoguera.
  • Agua: la locura era curada con baños de agua fría, casi se les ahogaba y mucho tiempo después, se les practicaron baños con agua magnetizada, o caliente y relajante. Estos últimos los experimentaban las personas realmente afortunadas.
  • Implantación de manos: para la época de Jesucristo era el método más usual.
  • Encadenamiento: por el tipo de conductas desordenadas que presentaban algunas personas eran inmovilizadas y encadenadas.
  • Se probaron; latigazos, puntapiés, desangramiento (aplicando ventosas o sanguijuelas) y muchos procedimientos más radicales para “el bien del paciente”.

Cada cabeza es un mundo. No hay dos cerebros que piensen exactamente igual. Y, es un hecho que nuestro cerebro puede enfermarse como cualquier otro órgano. De hecho, el estigma de aislar al diferente se sigue conservando y más en las escuelas en donde difícilmente el maestro, el orientador, el psicólogo o el doctor de la escuela si los hay, saben exactamente de qué se trata. Incluso, esto sigue sucediendo muchas veces, aun cuando se le turna al niño a sitios especializados de las instituciones educativas.

Convirtiéndose este acontecimiento en un desmedido ejercicio de violencia, mediante el aislamiento, el bullying o la ineficacia para establecer un diagnóstico adecuado y por ende recibir un tratamiento.

El concepto de anormalidad

En la actualidad se consideran varios criterios para “clasificar” una conducta diferente de la “normal” a saber (Halguin & Krauss, 2004):

  • Perturbación: Es la experiencia de dolor físico o emocional. Algunas veces el nivel de dolor es tan grande que a la persona le cuesta mucho trabajo funcionar. El dolor psicológico, como la depresión profunda o la ansiedad intensa, es tan grande que algunas personas no pueden sobrellevar las tareas de la vida diaria.
  • Deterioro: Implica una reducción de la habilidad de la persona para funcionar a un nivel óptimo o incluso a un nivel promedio. En muchas circunstancias la perturbación intensa conduce a una reducción de la habilidad de la persona para funcionar; sin embargo, también existen situaciones en las que el funcionamiento de la persona es deficiente, pero esta no se siente alterada.
  • Riesgo para los demás y para sí mismo: Algunas veces las personas generan un riesgo para sí mismo o para los demás. En este contexto, riesgo se refiere a un peligro o a una amenaza al bienestar de una persona.
  • Conducta social y cultural inaceptable: es la conducta que está fuera de las normas del contexto social y cultural donde sucede.

Para poder explicar cada una de las causas de la anormalidad se toman generalmente como referencia sus causas: biológicas, genéticas, bioquímicas, psicológicas, socioculturales y hoy día de las neurociencias. La etiología multifactorial de los padecimientos mentales, requeriría un trabajo interdisciplinario que involucre a muchos especialistas, los cuales no están en las escuelas. Y, en primera instancia los niños con algún tipo de padecimiento son detectados por el maestro, pero no necesariamente es así.

Los docentes pueden observar un comportamiento diferente el cual en general está asociado a niños problema, que no hacen sus actividades, que no obedecen límites, que son demasiado nerviosos, que son agredidos o que agreden, que son callados, o demasiado ruidosos, que presentan una conducta sexual precoz, que distraen a sus compañeros, pero donde no existe la posibilidad de establecer una especie de diagnóstico inicial, sobre todo si esto se les comunica a los padres y ellos mismos lo toman como una ofensa y ello simplemente tensa las relaciones entre todos e interrumpe un posible diagnóstico y atención posterior.

El punto de vista de la OMS

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades» (OMS, 2013).

Algunas consideraciones globales sobre la salud permiten identificar que la salud mental forma parte de la salud integral, y la medicina psicológica forma parte de la medicina general.

Se estima que los trastornos neuropsiquiátricos representan el 14% del peso global de las enfermedades en el mundo (De la Fuente & Heinze, 2015). Durante el transcurso de su vida el ser humano se enfrenta a cambios internos y externos, equilibrios y desequilibrios. Algunos de ellos provocan la aparición de problemas psicopatológicos inmediatos y mediatos. Es de particular interés poner énfasis en los periodos que corresponden a la infancia y la adolescencia pues siguen considerándose como la base para entender diversos problemas que se ven reflejados en estas etapas, pero también en la edad adulta. Aunque no todas las dificultades o psicotraumas (divorcio de los padres, muerte de un familiar o una mascota, un accidente o una enfermedad en la familia, el cambio de escuela o de domicilio, acoso o abuso sexual, consumo de drogas de los niños o de los padres y más) se volverán enfermedades mentales, desafortunadamente en otros casos si lo serán.

Los trastornos mentales hacen referencia a las alteraciones significativas en el funcionamiento cognitivo, emocional, conductual, del lenguaje y comunicación, e incluso en su capacidad de relacionarse con su entorno. Existe una amplia variedad de trastornos mentales y su prevalencia en los países está en aumento. Las personas que padecen algún tipo de trastorno mental atraviesan por ciertas dificultades en el ámbito social, económico, educativo y de salud, dificultades que vulneran sus derechos humanos.

Los docentes enfrentan este tipo de situaciones en su salón de clase, sin ser conscientes de la ingente cantidad de variables relacionadas con las condiciones de salud mental de sus alumnos, pues ellos en el mejor de los casos están orientados a la atención educativa y del reto que representa mostrar un aprendizaje significativo en el aula. Una parte de este gran reto puede ser revertido creando algunos manuales con información de trastornos mentales de niños o adolescentes para repartir a los maestros y a los padres o incluso conferencias informativas.

Trastornos relacionados con el desarrollo

Existen una gran cantidad de enfermedades mentales, en los manuales especializados. Sin embargo, los contemplados a continuación solo aparecen por primera vez al nacer, durante la niñez o en la juventud temprana. Y, desafortunadamente en algunos casos son motivo para que aparezcan nuevas enfermedades en su comorbilidad. En algunos casos, simplemente no pueden revertirse. Otros más pueden tener una intervención por parte de los especialistas logrando la plena incorporación de los pacientes a su vida cotidiana resultando en una vida funcional, siempre y cuando se acompañen de una atención temprana.

Un trastorno de la personalidad implica un patrón desadaptado y duradero de experiencia interna y conducta, que data de la adolescencia o de la adultez joven, y que se manifiesta en al menos dos de las siguientes áreas: 1) cognición, 2) afectividad 3) funcionamiento interpersonal y 4) control de impulsos.

Como puede observarse tan solo en los trastornos que corresponden a los relacionados con el desarrollo infantil, la niñez y la adolescencia es muy amplia la clasificación la cual contiene tres aspectos de suma importancia en su análisis: etiología (el origen de la enfermedad), diagnóstico (los síntomas y signos que se presentan en una enfermedad) y tratamiento (los métodos terapéuticos o medicamentosos de intervención).

La educación inclusiva

A nivel mundial se considera que la educación es un derecho y no un privilegio. Desde mi punto de vista es importante se sigan haciendo grandes esfuerzos porque nadie quede fuera de la educación como derecho, pero aún hay mucho trabajo por delante, pues implica llevar una sinergia de gran calado para unificar, entender y transformar la participación de todos los implicados en esta gran labor.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) es un organismo especializado del Sistema de las Naciones Unidas (ONU), define la educación inclusiva como: La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación. Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niño/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niño/as. Se basa en el principio de que cada niño/a tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje distintos y deben ser los sistemas educativos los que están diseñados, y los programas educativos puestos en marcha, teniendo en cuenta la amplia diversidad de dichas características y necesidades. Se ocupa de aportar respuestas pertinentes a toda la gama de necesidades educativas en contextos pedagógicos escolares y extraescolares (Educación Inclusiva, 2006). Será necesario en las Reformas Educativas de cada país incorporar un apartado orientado a la atención de las enfermedades mentales y su capacitación a los docentes, alumnado y padres de familia.

Reflexión final

Entender la relación entre educación y salud mental es una labor titánica que requiere entender a todos y cada uno de los protagonistas implicados. Cobrar consciencia de la ingente cantidad de información en estos dos grandes rubros del conocimiento, así como entender los hoyos negros de cada una de las áreas implicadas, será un primer paso para ir avanzando en conformar estrategias más realistas y efectivas para entender hoy día esta realidad por momentos amorfa, y por otros esperanzadora para lograr la incorporación de personas más sanas a nuestra sociedad.

Bibliografía

APA (2010) Diccionario conciso de Psicología, México, Editorial El Manual Moderno.

Cyrulnik B. (2003) Los patitos feos (La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida), Madrid, Editorial Gedisa.

Chant I (2013) Neuroimagen: Impronta familiar en el cerebro, Revista Mente y Cerebro, Investigación y Ciencia, Núm. 59 Marzo-Abril, España, Prensa Científica

De la Fuente J. R. & Heinze G. (2015) Salud mental y medicina psicológica, México, Editorial McGraw Hill

Educación Inclusiva (2016) ¿Qué significa Educación Inclusiva? consultado el 21 de septiembre del 2019, En red: http://www.inclusioneducativa.org/ise.php?id=1

Halguin R. & Krauss S. (2004) Psicología de la anormalidad, México, Editorial McGrawHill.

Laplanche J. & Pontalis J.B. (1993) Diccionario de Psicoanálisis, Barcelona, Editorial Paidós.

Lipton Bruce (s/f) Vivimos bajo programación subconsciente, consultado el 19 de Septiembre del 2019, en red: https://www.youtube.com/watch?v=xW_eF0Y6Z3U

OMS (2004) Invertir en Salud Mental, Suiza, Editado por el Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias.

OMS (2013) Salud mental: un estado de bienestar, consultado el 21 de septiembre del 2019, en red: https://www.who.int/features/factfiles/mental_health/es/

Papalia D. & Martorell G. (2017) Desarrollo Humano, México, Editorial McGraw-Hill.

Punset E. & Bisquerra R. (2017) Universo de Emociones, Valencia, Editorial PalauGea Comunicación S.L

Verny T. & Kelly J. (1981) La vida secreta del niño antes de nacer, Barcelona, Editorial Urano

Juan Antonio Barrera Méndez
Psicólogo terapeuta individual y de pareja. Ha sido, durante más de 16 años, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México D. F.) en el área de Psicología. Participa como conferenciante en su país y el extranjero, también destaca como especialista en televisión, radio y otros medios. Es escritor de varios libros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here