un psicópata y un sociópata

Psicópata y sociópata son términos psicológicos que se utilizan para denominar un tipo de Trastorno de la personalidad antisocial.

Según algunos expertos existe una diferencia clave entre un psicópata y un sociópata, pero para otros no hay diferencia alguna entre ambos más allá de su nomenclatura. Los que apoyan esta distinción sostienen que la diferencia radica esencialmente en su origen.

Psicópatas vs Sociópatas

Para algunos expertos los psicópatas «nacen» y los sociópatas «se hacen». Mientras que una psicopatía parece ser un trastorno de la personalidad con origen genético o innato, la sociopatía se considera un rasgo adquirido resultado del entorno y la educación recibida por el individuo.


En cualquier caso, ambos tipos de personalidad tienen un patrón general de desprecio por la seguridad y los derechos de los demás. El engaño y la manipulación son características centrales en ambos tipos de personalidad. Y, contrariamente a la creencia popular, tanto un psicópata como un sociópata, no son necesariamente violentos.

Las características comunes entre un psicópata y un sociópata, según la reciente versión del DSM-V, define la personalidad antisocial como alguien presenta 3 o más de los siguientes rasgos:

  • Regularmente transgrede la ley
  • Constantemente dice mentiras y engaña a los demás
  • Es impulsivo y no planifica el futuro
  • Puede ser propenso a la lucha y la agresividad
  • Tiene poca consideración por la seguridad de otros
  • Es irresponsable, no cumple con las obligaciones financieras
  • No siente remordimiento o culpa

Los síntomas suelen aparecer antes de los 15 años, de manera que cuando estos individuos llegan a la edad adulta, ya están en camino de convertirse en psicópatas o sociópatas.

Rasgos de un Psicópata

Como hemos dicho, algunos investigadores creen que los psicópatas tienden a nacer con esta característica, o lo que es lo mismo, que es una predisposición genética, mientras que los sociópatas se generan debido a su entorno. Por este motivo se cree que la Psicopatía podría estar relacionada con las diferencias cerebrales fisiológicas. Los estudios han demostrado que los psicópatas tienen menos activas ciertas áreas del cerebro, aquellas que se cree  que son responsables de la regulación emocional y el control de impulsos.

Los psicópatas, en general, tienen dificultades para generar vínculos emocionales reales con los demás. Por el contrario, sus relaciones suelen ser artificiales y superficiales, diseñadas para ser manipuladas en su propio beneficio. Ven a las personas como peones para ser utilizados con la intención de conseguir sus objetivos. Estas personas raramente sienten culpabilidad de sus comportamientos, no importa lo mucho que lastimen a otros.

Curiosamente, los psicópatas a menudo pueden ser vistos por los demás como seres encantadores y dignos de confianza, suelen tener un trato muy educado, además se muestran muy estables, trabajan, etc. Algunos incluso tienen familia y relaciones amorosas aparentemente normales.

Cuando un psicópata se involucra en conducta criminal, tiende a hacerlo de una forma muy cerebral,  minimizando en gran medida el riesgo hacia ellos mismos. Saben planificar cuidadosamente sus actos para asegurarse de que no los atrapan, y tienen planes de contingencia para todas las posibilidades.

Tenemos numerosos ejemplos en el cine y la televisión sobre “psicópatas”: Dexter, Anton Chigurh (en No es país para viejos), Henry Henry (retrato de un asesino en serie), Patrick Bateman (en American Psycho) y un largo etcétera.

Rasgos de un Sociópata

Por su lado la sociopatía es el resultado de factores ambientales, como el caso de un niño o  adolescente en un hogar muy negativa, con pautas de educación disfuncionales como el abuso físico, abuso emocional o trauma infantil severo.

Los sociópatas, en general, tienden a ser más impulsivos y erráticos en su comportamiento que los psicópatas. Aunque también tienen dificultades para formar apegos con los demás, algunos sociópatas pueden ser capaces de formar apegos fuertes con un grupo o una persona de ideas afines. A diferencia de los psicópatas, sociópatas la mayoría no tienen puestos de trabajo a largo plazo y realizan gran parte de una vida familiar normal en el mundo exterior.

Cuando un sociópata se involucra en comportamiento criminal, suele hacerlo de una manera tremendamente impulsiva y en gran medida no planificada, con poca consideración por los riesgos o consecuencias de sus acciones. Puede llegar a mostrarse enfadado y agresivo fácilmente, a menudo presenta estallidos de violencia. Este tipo de comportamiento aumenta las posibilidades de que un sociópata sea atrapado por las autoridades y encarcelado.

Algunos ejemplos de sociópatas de la pequeña y la gran pantalla son: El Joker de Batman, JD en Heathers, Alex DeLarge en La naranja mecánica.

¿Quién es más peligroso?

Evidentemente ambos, psicópatas y sociópatas, presentan riesgos para la sociedad, ya que a menudo a tratan de vivir una vida normal, mientras que hacen frente a su enfermedad. Pero la psicopatía es probable la enfermedad más peligrosa, porque experimentan mucho menos culpa con sus acciones.

Un psicópata también tiene una mayor capacidad de disociarse de sus acciones. Sin la implicación emocional, cualquier dolor que sufren los demás, no tiene sentido para un psicópata. Muchos asesinos en serie famosos han sido psicópatas.

Pero cuidado, no todas las personas psicópatas o sociópatas tienen por qué ser violentas. La violencia no es un ingrediente necesario (ni es para un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial), aunque a menudo está presente.

Indicios de un psicópata o sociópata en la infancia

Los primeros indicios de psicopatía y sociopatía suelen estar presentes en la infancia. La mayoría de las personas que más tarde pueden ser diagnosticados de sociópatas o psicópatas, han tenido un patrón inicial de comportamiento antisocial, en el que violan los derechos básicos de los demás de forma recurrente. A menudo rompen las reglas (o incluso leyes) y normas de la sociedad, aunque sean menores de edad.

Estos trastornos de conducta antisocial en la infancia y la adolescencia incluyen cuatro categorías de comportamiento problemático:

  • Agresión a personas y animales
  • Destrucción de la propiedad
  • Engaño o robo
  • Violaciones graves de las normas

Resumen

La psicopatía y la sociopatía son diferentes etiquetas culturales aplicadas al diagnóstico de trastorno de la personalidad antisocial. Hasta el 3% de la población se considera que puede padecer un trastorno de la personalidad antisocial.

Este trastorno es más común entre los varones y en su mayoría se ve en personas con antecedentes de abuso de alcohol o drogas, y, lógicamente, en entornos como prisiones.

Los psicópatas tienden a ser más manipuladores, por lo que pueden ser vistos por los demás incluso como personas encantadoras, llevando una vida casi normal, además saben minimizar los riesgos de sus actividades delictivas.

Los sociópatas tienden a mantener conductas mucho menos calculadas y más erráticas, son propensos a ataques de rabia e incapaces de llevar una vida normal. Cuando los sociópatas se involucran en actividades delictivas, suelen hacerlo de una manera imprudente sin tener en cuenta las consecuencias.

Test de Robert Hare de Psicopatía

Referencias

American Psychiatric Association. (2000). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4a ed., text rev.). Washington, DC: American Psychiatric Association.

Hare, R. D. (1980). A research scale for the assessment of psychopathy in criminal populations. Personality and Individual Differences, 1(2), 111-119.

Hare, R. D. (1991). Manual for the Revised Psychopathy Checklist (1a ed.). Toronto, Ontario, Canada: Multi-Health Systems.

López M., & Núñez M. C. (2009). Psicopatía versus trastorno antisocial de la personalidad. Revista Española de Investigación Criminológica, 7, 1-17.

Patrick, C. J. (2000). Emociones y psicopatía. In A. Raine & J. Sanmartín (Orgs.), Violencia y psicopatía (pp. 89-118). Barcelona: Ariel.

Pozueco, J. M. (2010). Psicópatas integrados: Perfil psicológico y personalidad. Madrid: EOS Psicología Jurídica.

Hare, RD (1993). Sin conciencia: el inquietante mundo de los psicópatas. Nueva York: libros de bolsillo.

Stout, M. (2005). El sociópata de al lado: el despiadado contra el resto de nosotros. Nueva York: libros de Broadway.

Walsh, A., y Wu, HH (2008). Diferenciar el trastorno antisocial de la personalidad, la psicopatía y la sociopatía: consideraciones evolutivas, genéticas, neurológicas y sociológicas. Criminal Justice Studies, 2, 135-152.

https://www.victoria-andrea-munoz-serra.com/COACHING_INTEGRAL/EL_PERFIL_DEL_PSICOPATA.pdf
http://masterforense.com/pdf/2014/2014art7.pdf
https://aidepsicologia.com/wp-content/uploads/2016/11/3-psicopatia.pdf
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-76062011000300004
http://dehesa.unex.es/bitstream/handle/10662/5820/0100-8692_67_2_105.pdf?sequence=1&isAllowed=y

39 Comentarios

  1. La humanidad camina en dos direcciones: hacia la animalidad, dejando que el Complejo R le gobierne o hacia el salto evolutivo, hacia más ser donde el neocortex en sintonía con el sistema límbico gobiernan por encima del ello.

  2. Los psicólogos llaman a este tipo de conductas infantiles de un trastorno de la conducta antisocial, en esta parte, no entraria mejor el Trastorno Disocial de la personalidad, ya que va mas acorde a la «edad infantil»? . Saludos

  3. Excelente articulo, muy claro y preciso, sin tantos tecnicismos, hacen que cualquier persona que no estudie nuestra bella carrera (psicología), pueda entender y eso es bueno, ampliar el conocimiento de la sociedad.
    Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here