hombre-ventana-triste

La tristeza es un estado emocional transitorio que generalmente se asocia con estados de ánimo negativos y sentimientos infelices.

En qué cosiste la tristeza

La tristeza es considerada como una de las emociones humanas básicas y se encuentra profundamente arraigada en la vida de todas las personas. Puede aparecer cuando no logramos nuestros objetivos, cuando perdemos a una persona o pertenencia valiosa para nosotros, o básicamente en cualquier situación que implique un dolor psicológico, físico o emocional.

La tristeza afecta a todos sin excepción en algún momento de la vida, y es claramente discernible a nivel conductual y fisiológico. La expresión facial seria, el llanto y la soledad social temporal son características de la tristeza. Sentirse triste puede desencadenar reacciones observables específicas tanto en el cerebro como en el sistema nervioso periférico.

Aunque la tristeza se relaciona habitualmente con circunstancias negativas, en realidad es una emoción muy válida y útil, ya que nos alerta sobre cómo debemos tratarnos a nosotros mismos, y también sobre cómo queremos ser tratados por los demás, en determinados momentos de crisis.

De alguna forma, la tristeza puede provocar que nos alejemos de otras personas o que perdamos el interés por ciertas actividades, pero también puede generar comportamientos de búsqueda de placer. De hecho, rasgos positivos de la personalidad como el estado de alerta, la reflexión y la capacidad de recuperación, pueden incrementarse a través de las experiencias tristes.

Diferencia entre tristeza y depresión

La tristeza como emoción se caracteriza, entre otras cosas, por su plazo de duración, que es limitado, pues suelen ser transitoria, aunque llegue a durar algunas semanas. Pero cuando el sentimiento de desolación y desesperación se instala en nosotros de forma permanente, lo que podríamos llamar como una “tristeza a largo plazo”, ciertamente esto ya no es sólo una emoción, estaríamos hablando de algo más.

La depresión no es simplemente una forma aguda de tristeza; hay diferencias significativas entre los dos estados. La principal de ellas es que la depresión es una condición de salud mental diagnosticable, mientras que la tristeza no.

Las personas que se sienten tristes a menudo pueden identificar la causa de su tristeza, sin embargo, muchas personas que experimentan depresión informan que tienen dificultades para identificar la razón por la que están deprimidas. Mientras que una persona triste puede mantener la esperanza de un futuro mejor y puede decidir conscientemente cambiar en ciertos momentos un estado de ánimo infeliz, una persona que experimenta depresión suele ver la vida sin esperanza, y puede no ser capaz de sobrellevar o superar los síntomas de la depresión mediante una elección consciente.

Todos y cada uno de nosotros experimentaremos sentimientos de tristeza en varios momentos de nuestras vidas. Pero a diferencia de la depresión, la tristeza generalmente no interfiere con nuestro funcionamiento normal, en especial en el de interacción social con amigos, familiares, etc. Un período de tristeza puede durar horas, días o semanas, sin embargo, los sentimientos de depresión pueden continuar durante meses o incluso años sin mejora alguna. La depresión afecta a aproximadamente 350 millones de personas en todo el mundo, y las mujeres tienen el doble de probabilidades de desarrollar esta condición que los hombres.

Te puede interesar: Frases depresión y motivación para superarla

Tristeza y salud mental

Algunas personas tienen dificultades reales para identificar y aceptar esta emoción debido a vivir en una cultura que valora las emociones “positivas” por encima de las más negativas. Esto es un error porque, como humanos, necesitamos apreciar y entender todas nuestras emociones para ser capaces de responder apropiadamente a nuestras propias necesidades y las de los demás. Como la tristeza no siempre es aceptable en nuestra cultura y muchas personas se sienten incómodas al presenciar la tristeza de los demás, a menudo la sustituimos con la ira.

La tristeza es una emoción normal y como tal hemos de aceptarla. En algunos casos, como ya hemos dicho, puede ser un síntoma de ciertos trastornos de salud mental, como la depresión, ansiedad, personalidad antisocial, anorexia y bulimia. Si no sabemos cómo gestionar la tristeza, los sentimientos negativos pueden terminar afectándonos de una forma poco saludable, con lo que podríamos necesitar ayuda para volver a nuestro estado habitual.

Aceptar la tristeza

Sea cual sea tu propia experiencia de tristeza, recuerda que esta emoción forma parte de ser humano y nos permite hacernos conscientes de la situación, además nos ofrece un espacio íntimo para la reintegración personal. Por otro lado, necesitamos el contraste que nos ofrece la tristeza frente a la alegría para reconocer nuestras propias vulnerabilidades y las de los demás y para poder apreciar nuestras ganancias y pérdidas. La capacidad de reconocer y responder correctamente a nuestras emociones y las de los demás, nos mantendrán bien integrados personal y socialmente. Será más probable que entiendas a los otros y que ellos te entiendan a ti.

Intenta abarcar todas las emociones que tienes a tu disposición, incluso las que puedan parecer “débiles” o “vergonzosas”, estas son solo las etiquetas nos hemos puesto a nivel social y cultural. Después de todo, estos sentimientos son los que nos permiten experimentar la vida al máximo y, en última instancia, son parte de lo que nos hace humanos.

Superar la tristeza de forma efectiva

Cuando te sientas triste, lo primero que debes saber es que es saludable responder apropiadamente a esta emoción, y esto es algo que debes poner en práctica tanto para ti  como si observas tristeza en los demás. Déjate llevar, no tienes por qué estar “positivo” todo el tiempo. Si te sientes triste explora los sentimientos y descubre lo que necesitas. A muchos les va bien poder hablar de ello con un ser querido, otros por el contrario prefieren tener tiempo para estar a solas, para de este modo superar sus sentimientos y aceptarlos. A veces, con tan solo tener a alguien sentado a tu lado mientras experimentas estos sentimientos previamente inaceptables, puede ser muy curativo.

Otras estrategias para sobrellevar la tristeza pueden incluir comer de forma nutritiva y adecuada habitualmente, hacer ejercicio físico, practicar ejercicios de respiración o escuchar música positiva. Si aun así no eres capaz de superar tus sentimientos y éstos son muy duraderos, tal vez deberías acudir a un profesional para solicitar ayuda.

Te puede interesar: Frases de tristeza, pena y melancolía

Referencias

Ekman, P. (1999). Emociones básicas. Manual de Cognición y Emoción, 45-57. https://www.paulekman.com/wp-content/uploads/2013/07/Basic-Emotions.pdf

Goldberg, J. (2012). ¿Es depresión o simplemente tristeza? http://www.webmd.com/depression/is-it-depression-or-the-blues

Schimelpfening, N. (2014). Más allá de la tristeza: ¿es depresión clínica o tristeza? http://depression.about.com/cs/amidepressed/a/sadness.htm

Shirai, M. Suziki, N. (2017). ¿Es la tristeza solo una emoción? Respuestas psicológicas y fisiológicas a la tristeza inducida por dos situaciones diferentes: “pérdida de alguien” y “falta de logro de un objetivo”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5334320/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here