Contenido

Influencias socioculturales en la estructura familiar

Los niños no se desarrollan en el vacío, sino en el contexto de su familia, su vecindario, comunidad, país y el mundo. Los niños reciben la influencia de sus padres, hermanos y de otros familiares; de amigos y compañeros; de otros adultos con los que entran en contacto, y de la escuela, la iglesia, y los grupos de los que forman parte. Son influidos por los medios de comunicación; por los líderes comunitarios y nacionales, por la cultura en la que están creciendo e incluso por las cosas  que están sucediendo en el mundo. Los niños son en parte un producto de las influencias sociales.

La familia y la socialización

El papel de la familia

Podemos describir a la familia como “cualquier grupo de personas unida por los vínculos del matrimonio, sanguíneos, adopción o cualquier relación sexual expresiva, en que (1) las personas compartan un compromiso en una relación íntima e interpersonal, (2) los miembros consideran su identidad como apegada de modo importante al grupo, y (3) el grupo tenga una identidad propia.

Competencia paterna y ambiente familiar

No todos los padres tienen una influencia positiva sobre sus hijos, ni son capaces de crear un ambiente familiar positivo y saludable en el que sus hijos puedan crecer. El ajuste psicológico de los padres, el estilo de paternidad y la calidad de su matrimonio son factores que afectan la madurez emocional, la competencia social y el desarrollo cognitivo de los niños.

 Ajuste psicológico de los padres

Cuando los padres exponen a los niños a elevados niveles de ira, el resultado es una alta emocionalidad y reactividad conductual por parte de los niños.

Los padres psicológicamente sanos tienen más probabilidad de tener un efecto positivo sobre el desarrollo de sus hijos.

Calidad marital

La calidad de la relación matrimonial también contribuye al ajuste y al desarrollo de los niños e influye en los problemas conductuales que éstos presentan  en un amplio intervalo de edad.

Modelos de paternidad:

  • Autoritario
  • Permisivo
  • Equilibrado

Familias con un solo padre

Los niños que crecen en familias con un solo padre, en especial aquellos cuyas madres nunca se han casado, tienen una probabilidad significativamente mayor de vivir por debajo de la línea de pobreza. También tienen mayor probabilidad, en comparación con los niños que viven con ambos padres biológicos, de tener un mal desempeño escolar, repetir algún grado escolar o haber sido expulsado. Además, su probabilidad de mostrar problemas emocionales o conductuales también es mayor. Los problemas de salud más comunes son los accidentes, lesiones y envenenamiento.

Desarrollo psicosocial

El desarrollo de la amistad con los pares es uno de los aspectos más importantes del desarrollo social de los niños. En el proceso del desarrollo psicosocial, todos los niños normales pasan por cuatro etapas:

  • Autosocialidad: la etapa lactante y prenatal del desarrollo en que los intereses, placeres y satisfacciones de los niños son ellos mismos. En esta etapa pueden desear la compañía de otros, pero juegan solos al lado de ellos y no con ellos.
  • Heterosocialidad infantil: entre los 2 y los 7 años los niños buscan la compañía de otros, independientemente del sexo.
  • Homosocialidad: entre los 8 y los 12 años, mientras están en la escuela primaria, prefieren jugar con otros niños del mismo sexo, pero no por propósitos sexuales, sino por amistad y compañía.
  • Heterosocialidad adolescente y adulta: de los 13 años en adelante, o en las etapas adolescente y adulta del desarrollo psicosocial, cuando los placeres, amistades y compañía del individuo se encuentran en personas de ambos sexos. Los chicos y chicas adolescentes comienzan a formar parejas, la mayoría inicia noviazgos.

Cognición social

La cognición social es la capacidad para comprender las relaciones sociales. En los niños es la habilidad para entender a los otros, sus pensamientos, sus emociones, su conducta social y en general, su punto de vista.

Es necesario conocer lo que las otras personas piensan y sienten para poder comprenderlas y congeniar con ellas.

A continuación se presentan las cinco etapas del desarrollo de Spelman:

Etapa 0

Etapa egocéntrica indiferenciada (de 0 a 6 años de edad). Hasta alrededor de los6 años, los niños no pueden hacer una distinción clara entre su propia interpretación de una situación social y el punto de vista de los demás; tampoco pueden entender que su percepción pueda ser incorrecta.

Etapa 1

Etapa de adquisición de una perspectiva diferenciada o subjetiva (de 6 a 8 años). Los niños toman conciencia de que los demás pueden tener una perspectiva social diferente, pero les resulta difícil comprender las razones de su punto de vista.

Etapa 2

Etapa del pensamiento autoreflexivo o de adquisición de una perspectiva recíproca (de 8 a 10 años). El niño desarrolla una conciencia recíproca, se da cuenta de que los demás tienen un punto de vista diferente del suyo y de que también ellos se percatan de que él tiene su propio punto de vista.

Etapa 3

Etapa de adquisición de una perspectiva mutua o de una tercera persona (de 10 a 12 años). Los niños pueden ver su propia perspectiva, la perspectiva de su compañero y asumir además la perspectiva de una tercera persona neutral.

Etapa 4

Etapa de adquisición de una perspectiva a profundidad y social (de la adolescencia a la vida adulta). La gente joven reconoce que existe una perspectiva del grupo, un punto de vista que se refleja en un sistema social.

El desarrollo de los roles

Los roles de género son las expresiones externas de masculinidad o feminidad en escenarios sociales; la forma en que actuamos y pensamos como hombres y mujeres, son nuestros roles sexuales.

Los roles sexuales son moldeados por tres influencias importantes, biológicas, cognoscitivas y ambientales.

Influencias sobre los roles de género

  • Biológicas. Si un óvulo es fertilizado por un espermatozoide que porta un cromosoma X, se concebirá una mujer, pero si es fertilizado por un espermatozoide que porta un cromosoma Y, se concebirá un hombre. La combinación cromosómica es el factor inicial que controla el desarrollo del género. El desarrollo del género también recibe la influencia de las hormonas sexuales. La testosterona es la hormona masculina secretada por los testículos, mientras que el estrógeno es la hormona femenina secretada por los ovarios.
  • La teoría cognoscitiva sugiere que la identidad con el rol sexual se origina en el género asignado cognoscitivamente al niño desde el nacimiento y subsecuentemente aceptado por él o ella  conforme va creciendo. En el momento del nacimiento la asignación de género se hace principalmente sobre la base del examen genital. Esta asignación de género influye en todo lo que sucede luego.
  • Los ambientalistas razonan de manera diferente. En su opinión, un niño aprende la conducta sexualmente tipificada de la misma manera en que aprende cualquier otro tipo de conducta: por una combinación de recompensas y castigos, el adoctrinamiento y la observación e imitación de los demás. Dar a los niños juguetes específicos del género tiene una influencia considerable sobre las elecciones vocacionales. Esos juguetes inclinan a los niños a ser científicos, astronautas o jugadores de fútbol, y a las niñas a ser enfermeras, maestras o aeromozas.

Desarrollo moral

Juicio moral

La investigación inicial más importante al respecto lo realizó Piaget, quien destacaba el desarrollo del juicio moral como un proceso cognoscitivo gradual, estimulado por las crecientes relaciones sociales de los niños conforme van creciendo.

El trabajo de Piaget se desenvuelve en cuatro secciones. La primera sección analiza las actitudes de los niños hacia las reglas del juego cuando juegan canicas. La segunda y tercera reportan los resultados de contar a los niños historias que requieren que éstos hagan juicios morales sobre la base de la información proporcionada. La última sección revisas sus hallazgos en relación con la psicología social.

Conducta moral

El juicio moral es el conocimiento de lo bueno y lo malo.

La motivación moral es la fuerza del deseo de hacer lo correcto, la intensidad de los sentimientos en relación con hacer lo correcto. Otra faceta, la inhibición moral, es la fuerza del deseo o sentimiento de no hacer lo que es incorrecto. La conducta moral depende tanto de la motivación moral positiva como de la fuerza de las inhibiciones en contra de hacer lo incorrecto.

Es necesario que los padres y otras personas encargadas de su cuidado animen a los niños a aceptar sus responsabilidades por las faltas y a la vez a que sientan orgullo por su honestidad. Más aún, los adultos pueden promover el desarrollo de sentimientos autoevaluativos que por medio del razonamiento integran el pensamiento y la acción de los niños. El castigo puede enseñar el temor de hacer algo incorrecto, pero el razonamiento puede ayudar a los niños a desear hacer lo correcto porque se sienten bien consigo mismos.

Ariel Delgado
Suscríbete a nuestro canal YouTube
Todas las Terapias Psicológicas

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here