Contenido

Desarrollo cerebral en la infancia

Crecimiento del cerebro y maduración nerviosa

El cerebro no solo crece en tamaño, sino que también se desarrollan trayectorias nerviosas y conexiones de complejidad creciente entre las células nerviosas, por lo que el sistema nervioso central es capaz de realizar funciones más complejas.

Mielinizacion

Otro cambio importante es el incremento en la mielinización de las neuronas individuales. La mielinización es el proceso por el cual las neuronas son cubiertas por una sustancia grasosa aislante conocida como mielina, que ayuda a transmitir de manera más rápida y eficiente los impulsos nerviosos.

Corteza cerebral

La corteza cerebral es la mayor estructura del procencefalo y contiene los centros cerebrales superiores que controlan las funciones intelectuales, sensoriales y motoras.

Se divide en dos hemisferios, de los que el izquierdo controla principalmente al lado derecho del cuerpo, mientras que el derecho controla al lado izquierdo del cuerpo. Ambos hemisferios están conectados por una banda de fibras conocidas como cuerpo calloso.

Ambos lados del cerebro realizan funciones especializadas. El hemisferio derecho es superior en música, literatura, fantasía, intuición y arte; es mejor en el reconocimiento de patrones, rostros y melodías, así como en la visualización de relaciones espaciales. Así es mejor para arreglar los bloques de un patrón, completar un rompecabezas o hacer dibujos. El hemisferio izquierdo es superior en la lógica, matemática, lenguaje, escritura y para juzgar el tiempo. Alrededor del 95% de los adultos utilizan el hemisferio izquierdo para hablar, escribir y comprender el lenguaje. Además, el 95% de la gente diestra utiliza el hemisferio izquierdo más que el derecho, por lo que se dice que en ellos el hemisferio izquierdo es dominante.

Funciones corticales

El control de las funciones particulares se localiza en diversas áreas de la corteza cerebral. El desarrollo de esas funciones es el resultado de la combinación de la maduración del sistema nervioso con la experiencia y la practica. Las neuronas estimuladas continúan desarrollando nuevas ramas dendríticas y vainas de mielina, lo que incrementa las conexiones sinápticas y la eficiencia de la transmisión nerviosa, de modo que el crecimiento del cerebro y el sistema nervioso recibe la influencia tanto de la herencia como del ambiente.

Desarrollo motor en la infancia

Habilidades motoras gruesas y locomoción

El desarrollo motor de los niños depende principalmente de la maduración global física, especialmente del desarrollo esquelético y neuromuscular. En menor grado, el desarrollo motor también está influido por las oportunidades que los niños reciben para hacer ejercicios y practicar. Los niños pasan mucho tiempo en actividades motoras rítmicas, como patear, hacer movimientos ondulares, brincar, mecerse, golpear, frotar, balancearse, empujar y arañar. Esas actividades rítmicas son una transición entre la actividad no coordinada y la conducta motora compleja más coordinada.

Habilidades motoras gruesas en los niños preescolares

Los preescolares de entre 2 y 5 años hacen progresos importantes en el desarrollo motor. Con huesos y músculos más fuertes, mayor capacidad pulmonar y mejor coordinación neuromuscular entre brazos, piernas, sentidos, y el sistema nervioso central, muestran una mayor habilidad y dominio del cuerpo en la realización de proezas físicas que antes les habría resultado imposible.

Habilidades motoras finas de los niños preescolares

Las habilidades motoras finas incluyen un mayor grado de coordinación de músculos pequeños y entre ojo y mano. Al tener bajo control los músculos pequeños, los niños ganan un sentido de competencia e independencia porque pueden hacer muchas cosas, como comer o vestirse por sí mismos.

Para comer, advierta que el niño de 2 años puede sostener un vaso con una mano, y el de 3 años puede comer con una cuchara y verter líquidos de una jarra. El niño de 2 años puede ponerse ropas sencillas, el de 4 años puede vestirse solo, mientras que el de 5 años es capaz de manejar un cierre, abotonarse y atarse las agujetas de los zapatos. Para otras actividades que requieren de los pequeños músculos, los niños de 2 años pueden garabatear, los de 3 años pueden copiar un circulo o dibujar una línea, los de 4 años pueden hacer dibujos simples, cortar sobre una línea con tijeras y hacer letras toscas, y los niños de 5 años pueden copiar cuadros, que conlleva considerablemente más habilidad manipulativa y coordinación entre ojo y mano que dibujar un circulo.

Cambios durante los años escolares

Los niños en edad escolar gradualmente incrementan su habilidad motora a medida que continúa su crecimiento corporal. Aumenta el tamaño de los músculos y sigue mejorando la coordinación, por lo que la mayoría puede correr, bailar, brincar, y saltar con agilidad. Las habilidades motoras finas también se incrementan. La mayoría de los niños de 8 o 9 años pueden aprender a martillar, aserrar, utilizar herramientas de jardinería, coser, tejer, dibujar en proporción, escribir, estampar y cortar las uñas.

Un factor importante en las habilidades motoras es el tiempo de  reacción, que depende en parte de la maduración del cerebro. Así, los niños mayores tienen una decidida ventaja sobre los niños más jóvenes en los deportes que requieren reacciones rápidas. Los adultos son aún mejores.

Niños con discapacidades físicas

Las discapacidades físicas de los niños pueden dividirse al menos en cuatro categorías básicas: desordenes del habla, deterioros auditivos, deterioros visuales y diversos tipos de discapacidades esqueléticas, ortopédicas o motoras.

Los niños discapacitados pueden ser víctimas de comentarios y burlas crueles de otros niños. Pueden sentirse estigmatizados y rechazados, y se les niega oportunidades y actividades abiertas a los no discapacitados. Se ha encontrado que la apariencia física es importante para influir en el deseo de los niños a interactuar socialmente con los demás. La vida no siempre es justa con los niños discapacitados, pero muchos de ellos son capaces de superar la discriminación y realizar ajustes sociales muy afortunados.

Desarrollo perceptual en la infancia

Percepción de la profundidad

La habilidad para ver las cosas en tres dimensiones, distinguir las cosas cercanas de las que se encuentran más lejos, es una habilidad que se desarrolla muy pronto en la infancia.

Los niños no sólo desarrollan la percepción de la profundidad, sino también la habilidad para representar la profundidad y la distancia en los dibujos que hacen. Los preescolares representan adelante o atrás colocando los objetos lado a lado; a medida que van creciendo, los niños dibujan alineaciones diagonales para representar profundidad. Los niños mayores usan más a menudo arreglos verticales en que los objetos en la parte superior son más pequeños y parecen más alejados.

Percepción de forma y movimiento

Durante los dos primeros años de vida cambia la manera en que los niños perciben la forma de los objetos.

La investigación también ha demostrado que existen amplias diferencias individuales en la rapidez con que los niños procesan la información visual. Cuando se les presentan estímulos visuales, algunos niños, conocidos como observadores pausados, se concentran en los estímulos durante tiempos relativamente largos, mientras que otros conocidos como observadores ágiles, concentran su atención por intervalos cortos; estos últimos son superiores en tareas percepto-cognoscitivas porque son más rápidos y eficientes en el procesamiento e interpretación del estímulo. En un estudio, esas diferencias fueron encontradas en niños de apenas 4 meses de edad.

Percepción del rostro humano

Los infantes prefieren ver rostros humanos en lugar de objetos inertes. Esta preferencia es característica de infantes de apenas 5 días de nacidos. Para el mes de edad, los bebes pueden distinguir el rostro de su madre del de desconocidos. A los 3 meses de edad, reconocen el rostro de su madre en fotografías, así mismo reconocen y diferencian rostros de desconocidos. A los 7 meses pueden distinguir expresiones faciales de temor o de felicidad.

Es evidente que a los 7 meses sus habilidades perceptuales ya son muy complejas.

Percepción auditiva

La percepción auditiva depende de 4 factores:

  1. La agudeza auditiva o la habilidad para detectar sonidos de volumen mínimo.
  2. La habilidad para detectar sonidos de diferentes frecuencias.
  3. La localización del sonido o habilidad para detectar la dirección de donde proviene el sonido.
  4. La habilidad para detectar intervalos silentes entre las palabras, conocidas también como agudeza auditiva temporal.

El Sueño en la infancia

Para estar cómodos, casi todos los infantes requieren de comida suficiente, mucho aire fresco y la cantidad de sueño necesaria. En los primeros meses, la mayoría de los infantes duermen entre cada alimentación, aunque desde el principio algunos permanecen despiertos durante ciertos momentos del día. Para el final del primer año, la mayoría solo toma dos siestas al día, después del desayuno y luego del almuerzo, y entre el año y el año y medio deja una de las siestas. Si las siestas en las tardes son muy largas, los niños no aceptan ir a la cama por la noche.

Los infantes duermen el tiempo que necesitan, pero los niños de 2 años no. Pueden permanecer despiertos por sobreexcitación, conflictos, tensiones o diversos temores. La resistencia a ir a la cama generalmente es máxima entre el año y los 2 años. Los niños lloran cuando se les deja solos en la cuna o se bajan de ella para buscar a sus padres. Esto se debe usualmente a la ansiedad por la separación, o a un esfuerzo por controlar su ambiente.

Ariel Delgado

El desarrollo cerebral, motor y perceptual en la infancia
Vota este artículo!