La depresión es la enfermedad de la tristeza

La persona que la padece tiene sentimientos negativos que le agobian. Como pena, melancolía, desencanto, desilusión, abatimiento, falta de ganas, y de energía.

Todos estos sentimientos suelen prolongarse en el tiempo 8 meses, como mínimo,  y su intensidad varia de unas personas a otras. Causando en quienes lo padecen un dolor insoportable, que dificulta cualquier tarea cotidiana, reduciendo la capacidad de control, la autoestima, y la capacidad de percepción.

En muchas ocasiones es endógena, cuyo origen se encuentra en componentes bioquímicos del cerebro, que pueden ser heredados. Otras veces es exógena, cuyo origen tiene lugar en componentes adquiridos, por las experiencias vividas. En cualquiera de ellas, es necesario un tratamiento psicológico acompañado de medicación. Para conseguir un tratamiento adecuado ambos profesionales, psiquiatra y psicólogo deben ir de la mano, acompañando al paciente en todo momento.

No es extraño ver a personas deprimidas y desesperadas al mismo tiempo porque ningún fármaco que les receta su médico les hace el efecto esperado. Siguen encontrándose mal, sigue “doliéndoles el alma”. Estas personas además sienten una gran pérdida de equilibrio, cansancio e insomnio, como consecuencia de los efectos secundarios de la medicación.

En estos casos una solución sería bajar la dosis de medicación y proporcionar otro tipo de terapia psicológica, combinada con Mindfulness. Generalmente los pacientes no desean rebajar la medicación, todavía les produce un mayor temor, por eso es algo que debe hacerse con el apoyo de ambos profesionales.

Algunas pautas que se ha podido comprobar que funcionan y se engloban dentro de la terapia cognitivo-conductual son:

Tener una concepción correcta del tiempo

Centrarnos en el presente, en el único tiempo real que existe. No podemos dejarnos llevar por el pasado, y que nos inunde la pena, tampoco anticipar un daño que no ha ocurrido (futuro),  ni siquiera sabemos si ocurrirá o no. Tenemos que fijarnos metas a corto plazo, que vayan en la dirección de nuestros valores, aquello que es realmente importante para nosotros.

Fortalecer la voluntad

Hacer aquello que sabemos que es bueno para nosotros, aunque de entrada no nos apetezca. Un ejemplo sería combatir la falta de ganas para hacer cualquier actividad, con comenzar hacerlas, sin pensar, simplemente actuando. Es posible que si lo pensamos mucho, al final no lo hagamos nunca.

Aprender que somos mucho más que la depresión

Esto se consigue muchas veces con la ayuda de meditación de Mindfulness. Nos tenemos que dar cuenta de que somos los dueños de nuestras vidas, y que solo nosotros tenemos la capacidad y los recursos necesarios para hacer que las cosas cambien, y vayan a mejor.

Rellenar semanalmente un autorregistro

En él se anotan todas las actividades realizadas a lo largo del día, es una forma de tener claro lo que debemos hacer, y de recompensarnos por ello. Nunca debemos dejar de querernos, y de regalarnos tiempo para nosotros mismos.

Relajación para combatir la ansiedad como efecto secundario a la medicación

Consiste en una relajación muy profunda basada en el método de Mindfulness, dónde la paciente aparte de calmarse, aumenta su concentración y sensación de bienestar.

Lógicamente, todo esto debe desarrollarse dentro de un ámbito terapéutico controlado y con un seguimiento continuo por parte de un profesional cualificado.

Depresión. ¿Qué opciones tengo para curarme si la medicación no me hace efecto?
Vota este artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.