¿Qué es la codependencia?

En ocasiones las personas prefieren tener relaciones extremas en donde es más importante tener a una persona que la propia dignidad. Una relación de pares (madre-hijo, esposo-esposa, novio-novia, etc.) debía de ser una forma de crecimiento en donde se practique la interdependencia entre sus miembros. Sin embargo, cuando éste no es el resultado de la sana convivencia se establecen relaciones de dependencia, la cual puede ser hacia las personas o hacia los objetos.

La codependencia puede entenderse como “una conducta orientada a satisfacer una necesidad sin satisfacerla”.

También se ha presentado una discusión en relación a si la codependencia es una enfermedad o es un síntoma.

Quienes la observan como un síntoma, suponen que en la persona adicta a otra(s) persona(s), presentan un conjunto de signos o señales que los identifican. Por otro lado, quienes la suponen como una enfermedad, suponen la existencia de una dependencia o una necesidad no resuelta. Al mismo tiempo suponen que es como toda enfermedad progresiva y genera diversas alteraciones (físicas, psicológicas, económicas, espirituales, etc.), así como ciertos rasgos de autodestructividad y alteraciones en las personas cercanas a quien la padece.

Es probable que la discusión continúe, en ambos planos. Y, puede no ser una enfermedad, pero termina enfermando a quien la tiene, pues se hace dependiente de otras personas.

¿Quiénes son codependientes?

Aquellas personas quienes son adictos a: las drogas (alcohol, coca, tabaco, sustancias sintéticas, marihuana, etc), la comida (anorexia, bulimia, comer por ansiedad), al juego (apostadores), al trabajo (workholic´s), al sexo, a la violencia (física y/o psicológica), a las relaciones con otras personas (madres y padres sobreprotectores), al amor (quienes viven su propia vida a través de la felicidad de los otros, estos pueden ser; los hijos, la pareja, el novio(a), los amigos o familiares y otros). Como en cualquier fórmula química, el hecho de vivir con una persona codependiente hace que enferme la familia completa, luego entonces todas las personas que conviven con ellos, también son codependientes.

Dice un dicho popular: “Nadie da lo que no tiene”. Y, desde la elección de pareja nos vamos inconscientemente condenando muy posiblemente a depender de otras personas.

En el noviazgo, el origen de la pareja influye fuertemente en el destino de la misma.

Así, existen parejas en donde uno de los miembros domina: matriarcado o patriarcado. También las hay en donde uno es el poderoso y el otro se deja rescatar y ayudar. Y, tal como un espejo invertido lo disfuncional de todos los pares posibles se sintetiza en un par: “dominantes y dominados”.

¿Qué características tienen las personas codependientes?

Fundamentalmente dependen de una u otra forma de otros en diferentes formas: Son en extremo amorosos o desapegados; inventan o ponen cualquier pretexto para no salir de la relación, aún cuando el pronóstico es que el otro difícilmente cambiará; temen tomar decisiones y enfrentar los cambios; pueden ser excelentes personas en coordinar o dirigir la vida de los demás, pero no la propia; buscan controlar la vida de los otros e intentan la perfección en sus actos; temen ser realmente como son; se preocupan constantemente por los problemas de los demás, pero no de resolver los propios; son sobreprotectores en extremo; pierden su propia identidad; pueden aparentar una gran fortaleza, aunque carezcan de ella; se olvidan de sí mismos por pensar en los otros; en relación al sexo, se olvidan de él o lo realizan de forma mecánica, todo esto y más independientemente del sexo, edad, o posición social de la persona.

¿Cómo se origina la codependencia?

Cuando en las familias se viven relaciones de apego (sobreprotección) o desapego (abandono). Generalmente son familias disfuncionales en donde las reglas de convivencia son muy rígidas o muy laxas. Cuando se han presentado ciclos de abuso sexual junto con el silencio cómplice que ello conlleva. Ya se mencionó con anterioridad también el hecho de vivir con una persona codependiente.

¿Para qué sirve la codependencia?

Fundamentalmente funciona como una espada de doble filo, hay quienes dicen que: “sirve para protegerse de las heridas y el rechazo y para echar la culpa a los demás y no hacerse responsable de sí mismo”.

Sugerencias para el cambio

  • El primer paso es reconocerse codependiente, “no se puede cambiar lo que no se hace consciente”.
  • Aprender a cuidar y hacerse responsable de sí mismo.
  • Permitir a los otros ser como son.
  • Vivir la propia vida y no la de los otros.
  • Abandonar el pasado y vivir el “aquí y el ahora”.
  • Hacerse responsable de su propio cuidado: físico, espiritual, financiero y psicológico.
  • Se puede acudir también a una ayuda profesional.

Suscríbete a nuestro canal YouTube
Visita nuestra nueva sección de Las 101 mejores frases sobre el Amor

Cuando el amor se convierte en una droga: la codependencia
4.5 (90%) 2 votos

  • considero este articulo que tiene mucho de cierto me parecio muy bueno todo ser ser humano debe de ser lo mas autonomo e independiente pero siempre y cuando pueda recibir atención especializada porque el comportamiento o la coodependencia aveces es por no querer vivir de una forma responsable aunque en el caso de los discapacitados es diferente porque siempre tendran que depender de alguna manera de otras personas y esto puede ser aceptado como una ayuda para estas personas.