hombre-dolor

Puedo desechar aquello que no sea adecuado, y conservar lo que así sea, inventar algo nuevo para lo que haya descartado. Puedo ver, escuchar, sentir, pensar, decir y hacer…. Me pertenezco y puedo construirme”. Virginia Satir.

Cuando el médico ha explicado que algún padecimiento con el que tenga comorbilidad es crónico y degenerativo, tener esperanza tiene efectos positivos sobre la salud, sobre todo cuando motiva a la persona para que haga las adaptaciones pertinentes en su vida para afrontar la situación de maneras convenientes, de otro modo el cuerpo se puede convertir en una cárcel, en vez de un vehículo para el desarrollo de la persona, en las diferentes esferas en las que se desempeña.

Esperanza en Auschwitz

 “Cuando uno se enfrenta a una situación inevitable, insoslayable, siempre uno tiene que enfrentarse a su destino que es imposible cambiar, por ejemplo, una enfermedad incurable, un cáncer que no puede operarse, precisamente entonces se le presenta a la persona la oportunidad de realizar el valor supremo, de cumplir el sentido más profundo, cual es el sufrimiento. Porque lo que más importa de todo es la actitud que tomemos hacia el sufrimiento”. Viktor E. Frankl.

El Dr. Viktor Emil Frankl, fundador de la logoterapia, decía que “la tensión es un requisito indispensable de la salud mental”, vivió cautivo en campos de concentración de Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial (SGM), su mente brillante y noble corazón fueron faro que guió a muchos prisioneros los cuales padecían dolores ominosos e inefables, Viktor Frankl se preguntaba: “¿Cómo puede uno despertar en un paciente el sentimiento de que tiene la responsabilidad de vivir, por muy adversas que se presenten las circuntancias?” (Gordon W. Allport).

Frankl conocía la capacidad del cuerpo para conservarse inmune, observó  repetidamente que cuando el ser humano  pierde la  esperanza y el valor, ello puede ocasionarle la muerte. Moshe Szyf, profesor de la Facultad de Medicina de McGill afirmó: “Nuestros hallazgos destacan el impacto devastador del dolor crónico en otras partes importantes del cuerpo, como el sistema inmunológico”.

La epigenética puede acercarnos un paso más a mejores tratamientos para el dolor crónico, éste puede reprogramar la forma en que los genes funcionan en el sistema inmune, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad McGill publicado en la revista Scientific Reports: “Descubrimos que el dolor crónico cambia la forma en que se marca el ADN no solo en el cerebro sino también en las células T, un tipo de glóbulos blancos esenciales para la inmunidad”.

Ponme como un sello sobre tu corazón… Pues fuerte es el amor como la muerte”. Cantar de los Cantares

La esperanza  de muchos de los que estaban en Auschwitz, residía en la ilusión de poder volver a ver a sus seres queridos: “El amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su significado más profundo en su propio espíritu, en su yo íntimo” afirmaba Viktor Frankl, el que estuvieran o no vivos, presentes o ausentes, no impedía que pudieran tener esa representación mental de ellos en su mente y su “corazón”.

Las personas que padecieron trastorno de estrés post traumático (TEPT), guardan esas experiencias como memorias de dolor en sus cuerpos y pueden manifestarlo posteriormente en otras etapas de su vida.

Cuando existe dolor crónico por mucho tiempo los filtros que procesan la información dolorosa en nuestro cuerpo, comienzan a funcionar distinto, modifican la forma y algunas funciones del sistema nervioso (SN), el estrés, los pensamientos catastróficos, la ansiedad, factores culturales, las creencias vinculadas al autocastigo y la culpa, aquellas personas que adoptan un paradigma “mortificante” ante la vida, las cogniciones que se tengan acerca del dolor y las creencias en general,  juegan un papel importante en el mantenimiento del dolor.

Puede interesarte: ¿Cómo podemos afrontar el dolor crónico?

La importancia de la protección parental

Se ha correlacionado a las víctimas de abuso físico y sexual durante la infancia y a las personas que padecieron trastorno de estrés post traumático con el dolor crónico. La importancia de proteger a los niños, que están siendo mártires de la violencia social debido a factores socioculturales es necesaria, como ciertas políticas migratorias que atentan contra su bienestar integral. Cuando le es arrancado algo tan importante a alguien de manera violenta y traumática, especialmente en etapas tempranas del desarrollo, esto puede coadyuvar desarrollar otros padecimientos físicos y psicológicos, como la historia nos ha enseñado.

La organización más representativa de psicólogos mexicanos,  la Federación Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México, A. C. (FENAPSIME),  la Asociación Americana de Psicología (APA) y muchos profesionales de la conducta humana en el mundo, coincidimos en lo que manifiestan, ya que como señalan: “una experiencia terrible como esa tiene un impacto sumamente negativo en quien lo vive, en éste caso los niños, pero también en sus padres y otros familiares que están muy allegados afectivamente a ambos” (Junio, 2018).

En los campos de concentración familias fueron separadas, padres de hijos, afectando en todos los sentidos su desarrollo y violentando sus derechos, dejando memorias de dolor que perduraron guardadas en sus pequeños e inocentes cuerpos, es vital el cuidado y la psicoeducación para la gestión de las emociones en la infancia, el amor de los padres es un tesoro insustituible, la calidad de tiempo con los hijos es primordial para su desarrollo adecuado, el crecer rodeados de amor contribuye al sentido de pertinencia e interviene en el desarrollo de sus potencialidades, pues:

¿Quién si no los padres, en muchas familias, son los que tantas veces sacrifican y dan todo por los hijos, motivados por el amor, la esperanza y la ilusión?

¿Quién en el mundo podría sustituir ese vínculo de manera inmediata si fuesen separados y evitar las consecuencias para su salud biopsicosocial?

Recordemos que los niños de hoy, son como semillas del mañana:  ¿Qué memorias estamos “sembrando en ellos”?

Cuando los menores de edad son separados de sus padres abruptamente, al carecer de cuidados parentales, se encuentran más vulnerables y expuestos a otro tipo de peligros potenciales para su óptimo desarrollo, pueden ser presas fáciles de otros problemas psicosociales.

 “Divinum opus sedare dolorem est”

“Calmar el dolor es una tarea divina” (Hipócrates), los medicamentos pueden aliviar cierto tipo de dolores, no el sufrimiento emocional, pues no necesariamente modifican las emociones, ni los pensamientos, ni las creencias, es preciso trabajar sobre ellas, para tener un mejor manejo del dolor adoptando estrategias de afrontamiento activas y adaptativas. Existe un principio organizador en dentro de nuestro propio cuerpo, por tanto es posible construir una mejor realidad.

No todo sufrimiento emocional debe ser medicalizado, se puede inicidir sobre los aspectos biopsicosociales para mejor manejo y ajuste en los cuadros de dolor

Muchas personas murieron en medio del dolor crónico debido a diversos padecimientos entre de la confusión y la desesperanza. Aquellos que viven en distintos “cautiverios” a nivel físico, mental y/o espiritual, para mis hermanos guerreros de enfermedades crónicas y degenerativas que luchan todos los días por mantenerse en pie, quiero recordarles que por muy difíciles que puedan ser las situaciones que tengas, es posible modificar tu percepción, hay esperanza para muchos,  porque en la actualidad, la ciencia nos ofrece grandes promesas, espero que sigan luchando cada día, pues la investigación muestra que de la mano de un equipo multidisciplinar de profesionales y tratando la enfermedad del dolor crónico como un padecimiento biopsicosocial, es posible reducir el malestar.

El dolor puede ser un maestro muy cruel, sin embargo, empleando estrategias de afrontamiento adaptativas y funcionales aún ante condiciones adversas, es posible contribuir al bienestar general del individuo. Para muchos representa una carga tortuosa, pero no tienes que llevarla tú solo -o quien lo padece-, los psicólogos podemos ayudarte.

¿Sirve emplear la “fe” para aliviar dolores? Las investigaciones muestran que tiene un buen efecto por el elemento esperanzador que puede resultar, se puede liberar cierto grado de ansiedad, sin embargo, se muestran pobres resultados cuando no se combina con las acciones adecuadas para procurar la salud, como seguir recomendaciones médicas, pues la simple creencia sin acciones puede ser perjudicial, puede fomentar en la persona la idea de que será curada aunque no mejore su estilo de vida, así mismo sucede con las afirmaciones positivas sin conductas encaminadas al bienestar.  Frankl decía que: “la voluntad de sentido para muchas personas es cuestión de hechos, no de fe”.

Los desafíos, las adversidades y los retos que nos presenta la vida muchas veces suponen cierto grado de estrés, cuando se mantiene a niveles óptimos puede resultar benéfico, el eustrés nos puede brindar esa energía extra para desempeñar  nuestras actividades, como afirma la ley de Yerkes-Dodson, puede obligarte a salir de la zona de confort, a esforzarte y a luchar por una mejor calidad de vida en la medida de lo posible.

Lo que hombre realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que merezca la pena. Lo que precisa no es eliminar la tensión a toda costa, sino sentir la llamada de un sentido potencial que está esperando a que él lo cumpla, su validez es más aun patente entre individuos neuróticos”. Viktor E. Frankl

El neurólogo Arturo Goicoechea (2018) dijo: “El individuo aunque no sea consiciente de ello, colabora con sus creencias y expectativas, a mantener vigente la conectividad neuronal que sostiene su dolor”, el síndrome álgico, es realmente experimentado por el paciente, su tratamiento representa un derecho (Organización Mundial de la Salud, 2017), los expertos sugieren que la intervención sea multidisciplinar, pues al contemplar aspectos biopsicosociales, el paciente puede procurarse mejor calidad de vida.

Psicoeducación emocional

¿Se puede transmitir el dolor de padres a hijos? Se ha estudiado el modeling” o aprendizaje social  en dolor crónico pediátrico, observando alta incidencia de problemas álgicos en sus padres. Las neuronas espejo también están implicadas,  el niño “reproduce” y aprende los dolores de alguna figura de autoridad como los padres o los abuelos  y pueden aparecer en etapa adulta, cuando el cerebro aprende a responder de cierta manera ante estímulos dolorosos y automatiza esa respuesta. ¿Qué memorias queremos que nuestros hijos guarden?

Mediante la psicoeducación en la gestión de las emociones,  es posible ayudar a los niños a construir paradigmas más adaptativos a la realidad”.

El cerebro amplifica las sensaciones dolorosas debido a una
percepción de amenaza, muchas veces se adquiere a través del “modeling” o el
aprendizaje social, ocasionando que se refuercen sesgos cognitivos y
provocando que se mantengan y evolucionen las memorias dolorosas, debido a la
clase de evaluación cognitiva que se aprendió.

 “Enseñarles a los niños a gestionar sus emociones desde etapas
tempranas de desarrollo, puede representarles un factor protector ante muchos
retos que tendrán que enfrentar en la vida, coadyuva a su bienestar físico y
psicológico
”.

Puede interesarte: La Fragilidad Emocional, qué es y cómo afrontarla

Conclusión

Muchas veces el dolor es algo con lo que tenemos que lidiar todos los días, mas no significa que se tiene que sufrir de más. Las estrategias evitativas de afrontamiento pueden contribuir a que la persona caiga en el conformismo, algunos tienen la firme creencia que debido a que ya no pueden realizar las mismas actividades que antes o se ven limitados en algunos aspectos, deben resignarse a una vida llena de sufrimiento emocional y malestar, sin embargo, es posible encontrar nuevas maneras de construirse, si los viejos paradigmas que rigen tu vida ya no son útiles y te generan más dolor, es necesario modificarlos.

Links

Creencias y paradigmas socioculturales sobre el dolor crónico
4.8 (95%) 4 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.