Coronavirus y pánico colectivo

Verificado Redactado por Xevi Molas. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 10 marzo 2021.

El 31 de diciembre de 2019, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la fecha oficial a partir de la cual se empezó a propagar el coronavirus. Comenzó en la ciudad china de Wuhan y de ahí se expandió, poco a poco, al rededor de numerosos países. Desde que los medios copan sus informativos con este tema, estamos observando conductas como la compra masiva de mascarillas así como un miedo palpable en la población. Pero, ¿es justificable este miedo? ¿Estamos viviendo un pánico colectivo desmesurado? ¡Veamos qué está ocurriendo!

¿Qué es un coronavirus?

Sabemos que existe el miedo a este virus, pero… ¿de qué se trata? La OMS describe los coronavirus como «una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos«. En los humanos puede causar desde resfriados comunes hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). Como detalla la OMS, «la COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente«.

Pánico colectivo vs. Histeria colectiva

¿Se puede hablar de histeria colectiva? El nombre exacto sería el de enfermedad psicógena masiva y se caracteriza «por la aparición de síntomas y signos polimorfos en un grupo cohesionado de personas sometidas a determinado estrés, que se propagan rápidamente a sus miembros, los cuales comienzan a sentirse enfermos al mismo tiempo, aunque no exista una razón física o ambiental para que ello ocurra» (Espinosa Brito, 2018). Como podemos ver, en este caso no se trata tanto de la aparición de síntomas o signos sino de pensamientos y conductas exageradas, por lo que más que de histeria colectiva, podríamos hablar de pánico colectivo. 

Los comportamientos del pánico colectivo evidencian un estado de alarma que empuja a un gran colectivo a prevenir un posible contagio. Sin embargo, es importante tener en cuenta la realidad del asunto, es decir, la probabilidad de contagio. ¿Realmente es tan alta? ¿Estamos ante una epidemia catastrófica? ¿O quizá los medios de comunicación estén influyendo en este pánico colectivo? Sería interesante preguntarse qué ocurriría si los medios comenzasen a informar sobre la cantidad de casos de gripe común que existen y la cantidad de fallecidos.

Coronavirus Sangre

¿Qué está ocurriendo en este caso?

El hecho de que el tema del coronavirus esté ocupando tantas horas en telediarios y tantas noticias en prensa, es importante para entender el pánico colectivo. Desayunamos con el COVID-19, comemos con él y cenamos con él también. Sí es cierto que todavía no existe una vacuna para prevenirlo y este es uno de sus puntos negativos, sin embargo, es importante tener en cuenta la opinión de los expertos. Como afirma la OMS, «si usted no se encuentra una zona donde se esté propagando la COVID-19, no ha viajado desde alguna de esas zonas ni ha estado en contacto cercano con alguien que lo haya hecho y se sienta mal, sus posibilidades de contraerla son actualmente bajas«.

Este dato nos sirve para tener en cuenta que, por ejemplo, el aumento desmesurado de mascarillas es un síntoma de un alto miedo colectivo. De hecho, la OMS se pronuncia sobre ello y ofrece varias recomendaciones:

  • Las personas que no manifiesten síntomas respiratorios tales como la tos, no necesitan usar mascarilla médica.
  • Se recomienda su uso en el caso de las personas que presenten síntomas del virus y en el de quienes cuidan a personas que tienen síntomas como tos o fiebre.

Medidas de protección del coronavirus

Para aquellos que busquen medidas de protección contra el COVID-19, la Organización Mundial de la Salud ofrece una serie de pautas:

  1. Lavarse las manos a fondo con desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. De esta forma se eliminan los virus que podamos tener en nuestras manos.
  2. Mantener una distancia mínima de un metro con alguien que tosa o estornude. Cuando se tose o se estornuda se desprenden de la nariz y de la boca pequeñas gotículas de líquido que pueden contener el virus (en caso de que lo tenga). De esta forma también se puede contagiar una gripe común.
  3. Evitar tocarse ojos, nariz y boca. Si hemos estado en contacto con muchas superficies públicas es aconsejable intentar evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca para que el posible virus no se transmita.
  4. Cubrirse la boca con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser. De esta forma, se evita que se esparzan gotículas y se previene el contagio de virus como resfriado, gripe común o el COVID-19.
  5. En caso de presentar tos, fiebre y dificultad para respirar, permanecer en casa y llamar al médico.
  6. Mantenerse informado sobre las últimas novedades con respecto al COVID-19.
Coronavirus Virus Gripe
Coronavirus

Es importante tener en cuenta que estas medidas de prevención también son aplicables a resfriados y a la gripe común, por lo que no debemos tener ningún comportamiento extra en cuanto al coronavirus. De ello se desprende que nuestra conducta ha de ser la habitual sin caer en pánico o en un miedo excesivo.

Reflexión final

Es importante recordar que los expertos aseguran que el mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en su forma grave la poseen los mayores y aquellas personas que padecen afecciones médicas preexistentes como enfermedades cardiacas o diabetes. Así pues, es conveniente tener estos datos en cuenta para no caer en el alarmismo innecesario y llevar una vida lo más tranquila posible.

Sintomas Covid19
Sintomas Covid19

Bibliografía

  • Espinosa, A. (2018). Enfermedad psicógena masiva. Reporte de tres episodios no recientes. Medisur, 16 (6), 980-987.
  • Organización Mundial de la Salud (OMS): https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

Licenciado en Psicología por la Universidad de Granada. Psicólogo Sanitario. Máster en Inteligencias Múltiples por la Universidad de Valencia. Instructor en Meditación Budista por el Centro Internacional de Estudios Budistas.

Deja un comentario